Veritas Online

Affectio Societatis

Nuestras sedes: Dolores 17

abril 29
10:21 2014

En 1953, mientras cursaba el segundo año de la carrera, entré a trabajar a la Comisión Nacional Bancaria, que estaba en Dolores 3, casi esquina con la avenida Juárez.

Las tortas de pavo más sabrosas de la ciudad se podían comer ahí enfrente, en una fonda chiquita que parecía restaurante: Al Guajolote, frecuentado en esa época hasta por algunos famosos cantantes de la ópera internacional, cuyos excelentes programas en el Palacio de Bellas Artes promovía la Asociación Musical Daniel, que vendía los apartados para toda la temporada en sus oficinas de la cercana calle López.

Mi juvenil despreocupación no me anunciaba todavía que algunas noches, varios años después, llevaría –como buen guía de turistas– a una que otra gringuita a Las Catacumbas, famoso centro en la misma calle, más cerca de Independencia, en el que a la hora del clímax –ya todo en penumbra– colgaban del techo en macabros vaivenes tarántulas y esqueletos de peluche, entre densos humos y luces fosforescentes, estremeciéndonos por igual a las güeritas y a los ligadores autóctonos.

En enero de 1971 empecé a trabajar en el cuarto piso de Dolores 17, emblemática sede común del Colegio y del Instituto, inaugurada en 1951

Tampoco había aparecido aún en mi pensamiento la idea de que casi 20 años más tarde don Rogerio Casas Alatriste, Presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) de 1969 a 1971, me invitaría a servir a la profesión como su Director Ejecutivo.

Así, a partir de enero de 1971 empecé a trabajar diariamente en sus oficinas del 4° piso en Dolores 17, emblemática sede común del Colegio de Contadores Públicos de México y del Instituto. En septiembre de 1951 se había anunciado la inauguración de las nuevas oficinas del IMPC y del Colegio como un importante acontecimiento de unidad, luego de algunos vientos disidentes resultantes de la Ley de Profesiones de 1949.

Las instalaciones quedaron muy bien adaptadas; las del Colegio de Contadores, saliendo del elevador a la derecha, más amplias por disponer de una sala para las juntas del Consejo y de un salón mayor en el que se organizaban los primeros eventos técnicos y las asambleas de Socios. A las del Instituto se tenía acceso caminando hacia la izquierda, una vez que el bien uniformado elevadorista deslizaba la rejilla metálica —cuyo sonido puedo recrear mientras escribo estos recuerdos—, y solo constaba de un amplio espacio dispuesto para unos cuantos empleados, mi escritorio al fondo sin mayor privacidad.

El mismo año de 1971, Arturo Díaz Alonso fue nombrado Director Ejecutivo del Colegio, y desde entonces nuestra bella y fraterna amistad se fortaleció año tras año hasta su llorada partida en octubre de 2008. Las inquietudes vocacionales y de servicio a nuestra profesión nos identificaron profundamente y se extendieron, como la Contaduría Pública, a espacios universales de cultura, de geografía, de desvelos académicos; en fin, de preocupaciones por un México mejor.

Mis primeras y frecuentes visitas al Colegio habían tenido lugar años antes como Director del Boletín Semanal, pues con tal carácter era convocado para conocer de viva fuente los acontecimientos más importantes de nuestra vida colegiada, y así tuve el privilegio de apreciar la sabiduría de tan distinguidos maestros como don Alfonso Ochoa Ravizé, Presidente en el bienio 1968-1970, don Carlos Isoard, don Armando Ortega Pérez de León, don Salvador Meljem, miembros de su Consejo Directivo, junto con otros líderes que me distinguieron con su confianza y bondadosa amistad.

Hoy el barrio chino es lo único reconocible de esa calle histórica, siempre ansiosa de misterios, con restaurantes y tiendas olorosas a Cantón en las que se festeja el Año Nuevo Chino, entre enero y febrero, con artes marciales y danzas de leones y dragones. Ya ni siquiera la viva y venenosa calle de San Juan de Letrán —como dijera nuestro poeta urbano Efraín Huerta— se llama así.

Por C.P. Jorge Barajas Palomo

Expresidente del IMCP y Exdirector del Boletín Semanal del Colegio

sarajab@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: