Veritas Online

Recientes

Nuestras sedes: Danubio 69

junio 30
11:10 2014

En su célebre discurso inaugural de la II Conferencia Interamericana de Contabilidad el 12 de noviembre de 1951, don Roberto Casas Alatriste declaró: “Dentro de los números existe poesía cuando se sabe encontrarla en ellos, y representa para todos nosotros un remanso espiritual y una ilusión de cosas mejores”.

¿Puede alguien negar que haya poesía en la inspiración de Johann Strauss al decir que el Danubio se torna azul cuando dos enamorados se abrazan bajo la tibia luz de la luna vienesa?, ¿o que en el vocablo celta Danu, del que proviene su nombre, se encierre el significado poético de levantar el vuelo, como sueña nuestro Duque Job, Gutiérrez Nájera?

Así es que la nueva sede de nuestro Colegio se establece en la calle de Danubio de la Colonia Cuauhtémoc, en los pisos 5 y 6 del edificio señalado con el número 69, que hasta estos días sigue luciendo su fachada de ladrillo rojo y sus ventanas enmarcadas por el aluminio de la época. A partir del primero de abril de 1973, en que nos abre sus puertas, seguirá creciendo y fortaleciéndose durante casi 10 años bajo la magistral orientación de las directivas presididas por Carlos Pérez del Toro (1972-1974), Mario Highland Gómez (1974-1976), Alberto Núñez Esteva (1976-1978), José Carlos Cardoso (1978-1980) y Luis Correa Quintero (1980-1982).

Según podemos leer en la Historia del Colegio de Contadores Públicos de México, excelente edición conmemorativa de nuestros 50 años, realizada por Roberto del Toro Rovira con la colaboración de don Manuel Resa García, Consuelo Vázquez Palomares y Fernando Álvarez Zamudio, “era ya un clamor general contar con una sede más amplia y con mejor presentación”. Y en su celebrado libro Tres décadas y apenas el comienzo, José Manuel Pintado nos da cuenta de que “el sismo que sacudió a la Ciudad de México en febrero de 1973 dañó el edificio en que se encontraba nuestro domicilio oficial, obligándonos a salir de él”.

La nueva sede se estableció en la Calle Danubio 69, en los pisos 5 y 6, que hasta estos días sigue luciendo su fachada de ladrillo rojo

La elección de tan poética calle no fue casual. Entre Arturo Díaz Alonso, Director Ejecutivo del Colegio y yo, del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), la comunicación era cercana y fraternal. El Instituto ya había decidido cambiar sus oficinas porque don Julio Freyssinier, mi Presidente, me lo señaló desde el principio de su gestión: “Director —lo dijo suave y enérgicamente— busca un lugar más digno para nuestras oficinas y que tenga un local adecuado para fundar la Librería del Instituto”. Lo encontramos en Danubio 80 y nos mudamos a principios del 73; el Colegio llegó poco después, ahí enfrente.

La Cuauhtémoc es una colonia de nomenclaturas pluviales que hacen cruzar, en un ideal de entendimiento entre México y otras naciones, al Lerma con el Guadalquivir, al Balsas con el Nilo, al Misisipi con el Volga. Y a nosotros nos tocó seguir enlazados, entre ambas riveras del Danubio, con el Nazas y el Pánuco.

La poesía continuó. Guardo con especial cariño el libro de Manuel José Othón que me regaló Humberto Murrieta en San Luis Potosí y que nos hizo entonar juntos el Idilio salvaje y La estepa del Nazas; con mi buen amigo tampiqueño Valentín Holguera, Presidente de su Instituto y poco después casi del IMCP, recreamos alguna vez el canto del poeta peruano Antonio Cisneros Bajo la luna del Pánuco y el flujo de las aguas tranquilas; con José Manuel Pintado, durante la aburrida conferencia de un X funcionario público, compartimos de otro grande, Salvador Díaz Mirón, aquella estrofa “… No intentes convencerme de torpeza con los delirios de tu mente loca”. Deseo que la combinación de los números y la poesía en el centro de nuestra preocupación, parecida a las crisis del 73, nos acerque un poco de paz; aquí termina esta breve crónica.

 

C.P. Jorge Barajas Palomo

Expresidente del IMCP y Exdirector del Boletín Semanal del Colegio

sarajab@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: