Veritas Online

Ejercicio Profesional

Norma de Información Financiera (NIF) B-1: Cambios contables y correcciones de errores

Norma de Información Financiera (NIF) B-1: Cambios contables y correcciones de errores
enero 02
2014

C.P.C. José Julio Ortiz Osornio           

Integrante de la Comisión de Apoyo al Ejercicio Independiente del CCPM

mvccontadores@yahoo.com

 

El objetivo de esta norma es establecer normas particulares de presentación y revelación de cambios contables y corrección de errores.

La modificación más importante que se establece en esta NIF, es la eliminación del método requerido por el boletín A-7 “comparabilidad” de principios de contabilidad generalmente aceptados vigente hasta 2005, como el método de efecto acumulado, mediante el cual un cambio en normas particulares se reconocía en los resultados del periodo que ocurría, incluyendo tanto el efecto acumulado de años anteriores como el del periodo actual

Por lo que el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF) A.C. se dio al estudio de la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 8, la cual muestra que los efectos de los cambios contables se deben reconocer mediante la aplicación retrospectiva a perIodos anteriores y la reforzó con la emisión del Financial Accounting Standard Board (FASB) en mayo de 2005, del Statement of Financial Accounting Standards no. 154, en el cual también se adopta el método de aplicación retrospectiva.

Cambios contables son aquellos que surgen por la modificación en la estructura del ente económico, o cuando surge nueva información o cambios tecnológicos, entre otros, que den lugar a mayores elementos de juicio respecto a la información que se considera para hacer estimaciones, o cuando se adopta una NIF diferente a la utilizada en el ejercicio anterior para ese hecho o transacción; y cuando se hacen reclasificaciones por presentación de estados financieros que no modifican los importes de utilidad (pérdida) neta o integral o cambio en el patrimonio.

Los cambios contables pueden ser de aplicación prospectiva (es el reconocimiento, en el periodo actual y en periodos futuros, del efecto de un cambio contable a partir de la fecha en que éste ocurra) y de aplicación retrospectiva (es el reconocimiento del efecto de un cambio contable, en periodos anteriores a la fecha en que esto ocurre, como si el tratamiento o reclasificación adoptado siempre se hubiera ocurrido.

Ejemplo de un cambio contable que únicamente puede ser prospectivo, pero en el cual es importante que la entidad informe en las notas a los estados financieros la naturaleza del cambio, las razones de éste y revelar el efecto sobre el resultado integral, el cambio neto en el patrimonio y, en su caso, la utilidad por acción, cómo es la adquisición en su totalidad de un nuevo negocio y por tanto debe consolidarse de acuerdo a la NIF B-8 “estados financieros consolidados”.

Ejemplo de un cambio contable que debió ser retrospectivo fue la eliminación de la fórmula de asignación (antes método de valuación) últimas entradas primeras salidas (UEPS), en 2011 en la NIF C-4 inventarios.

Corrección de errores son fallas cometidas al preparar los estados financieros de uno o más ejercicios anteriores, que han sido definitivamente aprobados por el órgano competente. Puede tratarse de errores aritméticos en la aplicación de NIF, en la interpretación de hechos económicos, omisiones, etc: cuando el error tiene un efecto significativo en los estados financieros de uno o más ejercicios, los estados financieros correspondientes no pueden ser considerados fiables para la fecha en que se emitieron.

La corrección de errores normalmente es de aplicación retrospectiva. El ejemplo mencionado en este tipo de conceptos normalmente tienen implicaciones tanto contables como fiscales.

En 2013, la administración de la compañía ‘X’ determinó que, en los años terminados el 31 de diciembre de 2012,2011 y 2010, se omitió el reconocimiento de $36 mil correspondientes a la depreciación de un edificio, a razón de $12 mil cada año. La omisión en el reconocimiento de la depreciación también se incurrió en el cómputo y reconocimiento de los impuestos a la utilidad de cada uno de esos años.

Como resultado de las omisiones, los gastos por depreciación y la depreciación acumulada al 31 de diciembre de 2012,2011 y 2010 están subvalorados en $12 mil en cada año, antes de reconocer el efecto de la corrección de estas omisiones en los impuestos a la utilidad.

La tasa de impuestos a la utilidad en cada uno de los años, de 2010 a 2013 inclusive, es de 28 por ciento.

Los ajustes que deben registrarse son:

1.-

Utilidades acumuladas                   $36,000

Depreciación acumulada                   $36,000

2.-

ISR por pagar                                 $10,080

Utilidades acumuladas                       $10,080

 

En el informe anual a sus accionistas, la administración de la entidad, al igual que en años anteriores, decidió presentar comparativamente los estados de resultados de los últimos cuatro años.

Sin embargo, al aplicar un cambio retrospectivo, la administración de la entidad no necesita información de dos o más años atrás o porque ocurrió algún desastre y no se cuenta con la información, por lo que el CINIF consideró estas circunstancias y concluyó que puede ser impráctico afectar los estados financieros de años anteriores y reconocer el efecto en resultados únicamente en el periodo actual, o en aquellos en los que se cuente con la información y en los que no se tenga afectarlo directamente en el estado de cambios en el capital contable (NIF B-4).

Ejemplo de una corrección de error con aplicación retrospectiva es impráctico:

En 2013, la compañía ‘X’, determinó que durante 2012, 2011 y 2010 no se reconoció la depreciación de diversos activos. Con base a opiniones de peritos técnicos internos y externos, la administración de la entidad ha concluido que la depreciación omitida hasta el 31 de diciembre de 2012 asciende a $36 mil de los cuales $4 mil 200 corresponden a 2012 y el resto a 2011 y 2010. Debido a una severa inundación, que recientemente afectó las instalaciones y archivos de la entidad, sólo se conservan los archivos contables correspondientes a 2013 y 2012, y no se lleva ninguna documentación relativa a las cuentas que integran el activo fijo correspondiente a años anteriores a 2012.

La administración de la entidad, debido al alto costo que sería necesario incurrir para intentar reconstruir los registros contables destruidos en la inundación, ha concluido que el hacerlos es impráctico, ya que además del alto costo en el que es necesario incurrir, es probable que no se logre la integración de los registros faltantes correspondientes a los años anteriores a 2012.

Por esta razón, no es posible determinar el importe que por concepto de depreciación debió haberse reconocido en 2011 y 2010, por lo que el total de depreciación acumulada omitida que se ha determinado para los años anteriores a 2012, se debe reconocer afectando el saldo de las utilidades acumuladas al inicio de este último año.

Para efectos del ejemplo, el reconocimiento de la depreciación omitida no tiene efectos en los impuestos a la utilidad.

Como resultado de la omisión en 2012, 2011 y 2010, el gasto por depreciación y la depreciación acumulada quedó subvalorada en $4 mil 200 en 2012 y en $31 mil 800 en los dos años anteriores en que se pueda precisar el monto que corresponde a cada uno de esos años.

El ajuste que debe registrarse en 2013 para corregir la omisión de depreciación por $31 mil 800, correspondiente a años anteriores a 2012 es:

1.-

Utilidades acumuladas                                 $31,800     

Depreciación acumulada                          $31,800

Asimismo, este ajuste sólo será mostrado en el estado de cambios en el capital contable.

Adicionalmente en 2013 debe registrarse el siguiente ajuste correspondiente a la depreciación omitida en 2012, y que debe ajustarse reconociendo retrospectivamente los estados financieros de ese año.

2.-

Utilidades acumuladas                                  $ 4,200     

Depreciación acumulada                           $ 4,200

Este ajuste será reflejado en el estado de resultados integral y en el estado de cambios en el capital contable, debido a no contar con la información anterior.

En mi opinión esta NIF es muy importante que la conozcamos, en virtud de la convergencia que se lleva a cabo por parte del CINIF, de boletines de principios de contabilidad generalmente aceptados (pcga) a NIFS: y por lo tanto podamos entender cuando aplicar un cambio prospectivo de uno retrospectivo.

Facebook Comments


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/veritas/public_html/wp-content/themes/legatus-theme/includes/single/post-tags.php on line 5

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: