Veritas Online

Ejercicio Profesional

NIF D-1: ¿Cómo vas con la nueva NIF de ingresos?

NIF D-1: ¿Cómo vas con la nueva NIF de ingresos?
mayo 01
19:00 2017

En diciembre de 2015, el CINIF promulgó la NIF D-1, Ingresos por contratos con clientes, con fecha de vigencia a partir del 1 de enero de 2018.

Parecía lejana la fecha de entrada en vigor, pero…ya está a la vuelta de la esquina. En realidad, para la adecuada aplicación de la NIF D-1, lo ideal es que las empresas ya estén en plena implementación de la misma o, por lo menos, revisando sus requerimientos para actuar en consecuencia en el segundo semestre de 2017 y estar listos para la aplicación del nuevo criterio al inicio de 2018.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA IMPLEMENTACIÓN?

Porque la NIF D-1 es más que una norma contable, pues requiere a la entidad tener un proceso operativo de generación de ingresos óptimo, de tal forma que no se ponga en riesgo la obtención de los beneficios económicos derivados de la venta de bienes y servicios, a pesar de haber cumplido con el cliente.

Es posible que algunas entidades tengan que hacer ajustes a sus operaciones y a sus controles internos para ser más eficientes en su ciclo de ingresos; nunca debe perderse de vista que el ciclo de ingresos realmente termina hasta que se cobra lo que se vendió, algo que en muchos casos no se logra.

El principio básico de la NIF D-1 es que una entidad debe reconocer los ingresos cuando transfiere a los clientes el control sobre los bienes y servicios acordados a cambio del monto de la contraprestación a la cual la entidad considera tener derecho. Con base en ese principio básico, la NIF D-1 requiere llevar a cabo cinco pasos para el reconocimiento del ingreso:

[1] Identificar el contrato (o contratos) con el cliente.

[2] Identificar las obligaciones a cumplir en el contrato.

[3] Determinar el precio de la transacción.

[4] Asignar el precio de la transacción entre las obligaciones a cumplir del contrato.

[5] Reconocer el ingreso cuando (o a medida que) la entidad satisface una obligación a cumplir.

Especialmente quiero resaltar el paso 1, al cual no siempre se le da la importancia que tiene. Este paso 1 requiere como estrictamente necesario que:

[a] Las partes del contrato aprueben el contrato (por escrito, verbalmente o de acuerdo con otras prácticas de negocios usuales) y estén comprometidas a cumplir con sus respectivas obligaciones.

[b] La entidad haya identificado los derechos de cada parte con respecto a los bienes o servicios a transferir.

[c] La entidad haya identificado las condiciones de pago con respecto a los bienes o servicios a transferir.

[d] El contrato tenga sustancia económica.

[e] Que sea probable que la entidad cobre el monto de la contraprestación al cliente. La probabilidad de cobro debe considerar la capacidad y compromiso de pago del cliente.

Particularmente me parece que atender al paso 1 es fundamental, dado que esto le dará certeza jurídica al derecho que surge para una entidad de cobrar la contraprestación derivada del ingreso. Lo resalto porque, en muchos casos, con tal de “cerrar” una venta, este paso 1 se pasa por alto y se genera un riesgo importante para la entidad por la falta de sustento jurídico para el cobro de la transacción.

De acuerdo con la NIF D-1 una entidad debe reconocer los ingresos cuando transfiera a los clientes el control sobre los bienes y servicios acordados”.

Es importante que las entidades revisen sus procedimientos y controles para llevar a cabo una venta; en resumen, deben cumplir con este paso 1 para tener probabilidad de cerrar el ciclo de ingresos
como es deseable: cobrando el ingreso. Esto coadyuva a no tener objeción para reconocer el ingreso.

C.P.C. Elsa Beatriz García Bojorges
Investigadora e integrante del Consejo Emisor del CINIF
egarcia@cinif.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: