Veritas Online

Auditoría

Muestreo de Auditoría: Una prueba confiable

Muestreo de Auditoría: Una prueba confiable
septiembre 01
00:20 2014

El auditor deberá investigar la naturaleza de cualquier desviación y utilizar la herramienta más adecuada, que le permita alcanzar conclusiones y emitir una opinión sustentada.

La misión del Contador Público en su carácter de auditor de los estados financieros de una empresa, es emitir una opinión sobre si los estados financieros presentan de forma razonable, en todos los aspectos materiales, la situación financiera a una fecha determinada.

Con base en su trabajo, el Contador Público se encuentra en posibilidades de poder emitir una opinión sobre el cumplimiento de las obligaciones fiscales, la cual conocemos como dictamen fiscal. A este respecto, el Código Fiscal de la Federación (CFF) y su Reglamento indican que el Contador Público inscrito deberá cumplir con las normas de auditoría vigentes a la fecha de presentación de su dictamen, que son las Normas Internacionales de Auditoría (NIA).

Las NIA indican que el auditor diseñará y aplicará procedimientos de auditoría que sean adecuados, teniendo en cuenta las circunstancias, con el fin de obtener evidencia suficiente y adecuada, para lo cual debe contemplar la naturaleza, oportunidad y extensión de sus pruebas de auditoría.

Como el trabajo del auditor no cubre 100% de las operaciones de la empresa sujeta a su revisión, sino que esta se realiza con base en pruebas selectivas, el muestreo es una buena herramienta para la selección de las partidas u operaciones a revisar, de forma tal que todas las operaciones realizadas tengan posibilidad de ser seleccionadas, con el fin de proporcionar al auditor una base razonable a partir de la cual alcanzar conclusiones sobre toda la población.

Al diseñar la muestra de auditoría, el auditor tendrá en cuenta el objetivo del procedimiento y las características de la población de la que se extraerá la muestra. El auditor determinará un tamaño de muestra suficiente para reducir el riesgo de muestreo a un nivel aceptablemente bajo, cuanto mayor es el número de elementos seleccionados, el riesgo de muestreo disminuye; pero cuanto mayor es el tamaño de la muestra, la inclusión de un elemento adicional disminuye en forma insignificante el riesgo de muestreo, por lo que diseñar muestras muy grandes no garantizará eliminar el riesgo de muestreo.

En el caso de poblaciones grandes, el tamaño real de la población tiene poco o ningún efecto sobre el tamaño de la muestra y, por el contrario, en poblaciones pequeñas el muestreo de auditoría puede ser menos eficiente que otros procedimientos de auditoría, por lo que el auditor, en estos casos, debe analizar detenidamente cuándo es más eficiente el uso del muestreo.

Hay muchos métodos de selección de muestras. Los principales son: la selección aleatoria, la selección sistemática, el muestreo por unidad monetaria, la selección incidental y la selección en bloque, por lo que el auditor deberá seleccionar aquel que sea el más adecuado.

El Contador Público debe evaluar los resultados de la muestra y si la utilización del muestreo de auditoría ha proporcionado una base razonable para extraer conclusiones sobre la totalidad de la población que ha sido comprobada.

El auditor deberá investigar la naturaleza y la causa de cualquier desviación o incorrección identificadas, y evaluará su posible efecto sobre el objetivo del procedimiento de auditoría y sobre otras áreas de la auditoría.

Cuando se utiliza el muestreo en pruebas de detalle, se requiere que el auditor extrapole las incorrecciones detectadas al conjunto de la población probada, con el fin de obtener una visión general de la magnitud de la incorrección; pero dicha extrapolación puede no ser suficiente para determinar el importe que deba ser registrado.

LOS PAPELES DEL AUDITOR

El auditor debe dejar evidencia suficiente de la planificación de su trabajo, la naturaleza de los procedimientos de auditoría que llevó a cabo durante su revisión y de las conclusiones obtenidas en este y que sustentan la opinión que emite como resultado de su trabajo.

Los papeles de trabajo son la única evidencia de la tarea desarrollado, por lo que deben ser completados satisfactoriamente; por lo tanto, cada papel de trabajo o grupo de estos debe indicar claramente cuál es el objetivo del trabajo, su oportunidad y alcance, la naturaleza del trabajo desarrollado, las observaciones o desviaciones detectadas (incorrecciones corregidas, no corregidas e inmateriales), el manejo que se hizo de estas últimas, así como la conclusión obtenida después de haber realizado los procedimientos de auditoría.

Al diseñar la muestra, el auditor tendrá en cuenta el objetivo del procedimiento y las características de la población de la que se extraerá la muestra

Cuando se utiliza el muestreo en la auditoría es necesario que también se encuentren perfectamente revelados el diseño de la muestra, las características de la población, el tipo de muestreo seleccionado, el tamaño de la muestra, los procedimientos de auditoría aplicados a la muestra seleccionada, la naturaleza y causa de las desviaciones e incorrecciones identificadas, los ajustes propuestos sobre las incorrecciones identificadas, la extrapolación de las incorrecciones al total de la población, otros procedimientos de auditoría que hubieran sido aplicados y la conclusión del trabajo.

Debemos recordar que las autoridades fiscales han determinado que para efectos del cálculo y entero de los impuestos no existe la materialidad, por lo que todas aquellas diferencias que se detecten en el desarrollo del trabajo de auditoría y que no fueron corregidas, deben ser compiladas y reveladas en el informe que emita el Contador Público registrado en un párrafo por separado y después de su opinión; asimismo deberá reflejar las diferencias detectadas en la columna denominada “Diferencias no materiales no investigadas por auditoría” del anexo Relación de contribuciones a cargo del contribuyente como sujeto directo o en su carácter de retenedor o recaudador, en el renglón de la contribución que corresponda.

En caso de una revisión del dictamen por parte de las autoridades fiscales, si los papeles de trabajo del auditor fueron preparados con base en las NIA y se encuentran completos, es decir, que sustentan la opinión emitida por el Contador Público, las autoridades considerarán que el trabajo de auditoría fue adecuado; sin embargo, las autoridades fiscales tienen la facultad de solicitar la información adicional que considere necesaria para efectos de su revisión, la cual deberá ser proporcionada ya sea por medio del auditor o directamente por el contribuyente.

C.P.C. Julián Abad Riera

Integrante de la Comisión de Auditoría del Colegio

Julian.Abad@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: