Veritas Online

Entrevista

Mtro. Mauricio Antonio González Gómez, Presidente Ejecutivo del GEA. Perspectivas económicas 2018

Mtro. Mauricio Antonio González Gómez, Presidente Ejecutivo del GEA. Perspectivas económicas 2018
mayo 31
08:00 2018

El Presidente del GEA nos comparte su visión y sus principales perspectivas económicas de México y el mundo para el cierre del año con la influencia de temas como la renegociación del TLCAN y las elecciones presidenciales, junto con sus reflexiones.

El Grupo de Economistas y Asociados (GEA) es una empresa que genera información con valor agregado sobre economía y política para compañías y organizaciones públicas y privadas, mexicanas y extranjeras, por lo que se ha vuelto un referente en el mercado mexicano de consultoría en economía.

En entrevista para Veritas, Mauricio A. González Gómez, Presidente Ejecutivo de GEA, declara que la economía mundial se encuentra en un proceso de fortalecimiento productivo que encabeza Estados Unidos de América (EUA) en el que su economía crecerá entre 1.9 y 2.8% en 2018 en su Producto Interno Bruto (PIB), con una estimación de GEA de 2.5%, con una inflación ligeramente arriba de 2% y una tasa de desempleo alrededor de 4%, que es históricamente baja para ellos, pero para México representa dos grandes posibilidades: una positiva, si el sector manufacturero crece, dado que el grueso de las exportaciones se encuentran en ese rubro, beneficiando entonces la planta productiva; y otra posibilidad puede representar una afectación,  inflación moderada son indicadores para que la Reserva Federal de EUA (FED) suba sus tasas de interés de tres a cuatro ocasiones en este 2018 en un cuarto de un punto porcentual cada una de ellas, las cuales han estado bajas derivado de su crisis económica ocurrida en 2009.

“Las tasas de interés americanas que están arriba de 1% pueden llegar a 2% hacia finales de este año. Esto no representa un riesgo, pero sí algo que en lugar de alentar la actividad económica, detenga un poco por el crecimiento de la deuda gubernamental en México, gran parte de la cual está colocada en dólares americanos directamente y al subir las tasas de interés, el gobierno mexicano tendrá que dejar de gastar en otros rubros y tener que pagar más intereses. Este es el escenario básico”, expresa.

Respecto a la reforma fiscal que recientemente aprobó EUA, González Gómez comenta que, con el proyecto de presupuesto para subir los gastos, es previsible que el déficit fiscal de EUA se llegue a elevar a niveles entre 4 y 5% de su PIB e implicará que el gobierno americano emita más bonos y haya una presión adicional a las tasas de interés internacionales incluyendo al mercado mexicano. “Sí estamos en un riesgo a nivel internacional de que ahora las tasas suban con más velocidad de lo que a los bancos centrales en el mundo les gustaría y eso encarece el costo de la deuda para los países deudores”.

Entre los principales riesgos que prevé el Presidente del GEA está la inflación; en 2017 fue de 6.8%, la más alta del siglo. Entre las causas estuvo el alza a los energéticos”.

Sobre la economía mexicana, Mauricio González precisa que de los cuatro motores que impulsan el crecimiento económico, dos están prendidos (los correspondientes al consumo privado y exportaciones), uno apagado (gasto público, con reducciones en el presupuesto federal de gastos) y uno hacia atrás (inversión en maquinaria y equipo). “México tiene un crecimiento económico muy modesto, alrededor de 2%, que es una tasa de interés baja, la cual no permite generar la demanda de empleo suficiente y las empresas no tienen incentivos para invertir”, declara. Asimismo, considera que además hay dos signos de agotamiento económico para México: menor crecimiento de la masa salarial por aumento de inflación y un menor crecimiento del crédito al consumo, por cautela bancaria.

También menciona que tanto el Banco de México como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tienen la visión de que el PIB crecerá más este año, 2.3% cuando el año pasado estuvo en 2.1%, pero en estimaciones del GEA, considera que sea de 1.9% y no cambiará en lo que resta de 2018, tampoco considera que el gasto público crezca. Sentencia puntualmente que “ante la falta de ingresos fiscales suficientes, tendrían que subir el déficit y endeudarse más, entonces las calificaciones de valores volcarían su atención a las finanzas públicas y tendrían una perspectiva negativa en el mundo financiero, elevando el riesgo para México cobrando más intereses”.

Asimismo, nuestro entrevistado precisa que, si observamos el índice de la actividad económica del periodo 2013 a 2017, claramente se percibe que, en los últimos 48 meses, estuvieron abajo del mínimo aceptable de 2.5% y solo 15 meses arriba de ese indicador crucial para medir y evaluar el desempeño económico nacional, por lo que el crecimiento de la actividad económica pierde fuerza.

Y continúa declarando este connotado economista, que si analizamos la contribución en puntos porcentuales al crecimiento del PIB de México por el ejercicio 2017, por el periodo de enero a septiembre de 2017 (últimas cifras disponibles a la fecha de la entrevista del 12 de marzo de 2018), observaremos una contribución en puntos porcentuales o comportamiento muy desigual en todos sus sectores, ya que si bien el PIB se incrementó en un más 2.2% a esa fecha, el sector de consumo privado aportó un más 2.1%, el consumo de gobierno se mantuvo estático en un 0.0%, el IFB tuvo un leve decremento para contribuir con un menos 0.3%, las exportaciones aportaron un más 1.5% al PIB y las importaciones tuvieron una contribución de menos 2.2% anualizadas.

En cuanto a los principales riesgos económicos y políticos, los cuales están entrelazados, que se esperan en México para la segunda mitad del año, el titular del GEA argumenta que podría ser la inflación, pues en 2017 fue de 6.8%, la más alta del siglo por el aumento principalmente a los energéticos, la devaluación del tipo de cambio y el incremento de precios. “Ya está bajando, pero más despacio de lo que debería y se estima que quedará en 4.3% al cierre de 2018; esto deteriora el patrimonio de los mexicanos porque se pierde poder adquisitivo y afecta a las personas de menores ingresos”, manifiesta.

Por otra parte, González considera que las elecciones presidenciales, más que un riesgo representan incertidumbre porque no se sabe quién ganará, pero se percibe que puede haber un cambio en las reglas del funcionamiento de la economía de mercado y que las consecuencias no podrían ser favorables, aunque tampoco se llegaría a niveles de expropiar la iniciativa privada.

Existe el riesgo de que el populismo se acentúe, pudiendo originar: presión cambiaria, discontinuidad en reglas económicas de mercado, relajamiento fiscal, incremento transitorio del crecimiento del PIB y desestabilización en el mediano plazo.

Los comicios también podrían afectar el tipo de cambio; esta es la variable que se mueve con más libertad en el sistema financiero, pero ha estado muy fluctuante. En cifras cerradas, el presidente del GEA expone que a inicios de 2017 el tipo de cambio del dólar llegó a 22 pesos y el punto mínimo a 17.80 pesos con la percepción de si habrá o no un TLCAN hasta ahora, pero en 2013 estaba en 13 pesos. La estimación del GEA es que 2018 cierre en cerca de 17.50. “El precio, en un cálculo técnico, debería estar ubicado en 16-16.5 pesos por dólar, ese es su nivel razonable considerando la inflación en ambos países y otros factores, nada obliga que debe bajar a esos niveles, solo es una referencia y la incertidumbre del tratado y las elecciones hace que fluctúe su precio”, declara. Asimismo, nos indicó que, al cierre del primer trimestre, el peso mexicano ha sido una de las tres divisas que más se han fortalecido este año.

“En este proceso electoral ha habido cosas nuevas, pero los candidatos ofrecen lo mismo y de todo, sin embargo, lo más importante no es lo que ofrecen, sino qué van a hacer y los electores tendrán que distinguir quién puede cumplir con esas promesas de campaña y cómo lo lograrán, pero en materia económica proponen lo mismo”, enfatiza.

Otro de los temas destacados en la agenda económica es la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual ha estado influyendo en la determinación del tipo de cambio, y en su opinión, el lado mexicano cuenta con un buen equipo de negociadores, pese a la complejidad del asunto, pero menciona que es necesario distinguir dos planos importantes: los criterios técnicos y los criterios políticos. Desde el punto de vista técnico, las empresas estadounidenses establecidas en México podrían convertirse en aliados porque el comercio entre ambos países es de 550 mil mdd al año, “el tratado tendría que modificarse, pero tiene aspectos que benefician a ambas partes”, comenta. Sin embargo, afirma que la parte política es la que ha afectado este proceso por las promesas de campaña del Presidente de EUA, Donald Trump.

“Necesita algo que lo fortalezca políticamente, porque no es popular y ha pasado desapercibido que tiene hasta el primero de julio próximo para negociar el Fast Track, los congresistas lo podrían sancionar e involucrarse más en las negociaciones del TLCAN, lo cual ayuda a México y se espera una resolución este año”, prevé González. En la perspectiva del GEA, se espera que el TLCAN concluya la negociación entre los tres países para antes de las elecciones presidenciales de México.

Termina la entrevista con estimaciones y acertados comentarios de otros indicadores importantes como la tasa de Cetes “…se estima que suba y hacia finales del año baje un poco, para ubicarse en 7.3%, dependiendo de diversos factores, tales como la perspectiva 2019, qué candidato gane la presidencia, el control que ejerza el Banco de México sobre la inflación, etcétera”. Aclara también que la cuenta corriente estará ubicada en cerca de 23 mil 100 millones de dólares (mdd), que es un déficit manejable, la inversión extranjera directa se colocará en 16 mil mdd y el balance del sector público como porcentaje del PIB nacional puede subir a 2.5% del PIB.

Como conclusión, se puede afirmar que toda la profesión contable, sin importar su especialidad, debe tener mayor conciencia de la influencia que siempre ha tenido el conocimiento actualizado de los principales indicadores y eventos de la economía internacional y nacional, así como de sus efectos y riesgos, con el fin de prestar un mejor servicio a nuestros clientes y también a la sociedad.

 

C.P.C. Ramón Serrano Béjar
Integrante del Consejo Editorial de la revista Veritas
rserranobejar@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: