Veritas Online

Ética y Valores

Moral de los servidores públicos

Moral de los servidores públicos
diciembre 01
2019

Treinta y siete años han pasado desde que la política inauguró una estrategía institucionalizada para combatir la corrupción. Análisis de dónde se encuentra México y panorama que enfrenta.

En este tiempo, cada gobierno ha puesto una parte de la estructura, desde la creación de la Secretaría de la Contraloría General de la Federación, hasta el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), todos con un enfoque distinto, pero un mismo fin: acabar con las malas prácticas de personas que se sirven del cargo y de la política para hacer negocios e incrementar su patrimonio mientras defraudan al Estado y la confianza del pueblo. Lo que es evidente hasta ahora, es que ninguna iniciativa ha sido contundente para cambiar la situación.

Al dar una mirada al proceso de construcción de la institucionaliza­ción del combate a la corrupción, se puede ver que no ha seguido las reglas de la lógica y del sentido común, sino que ha sido la respuesta a las crisis políticas y escándalos de cada sexenio. Así se tiene que, en lugar de iniciar por el proceso de rendición de cuentas y terminar por el ejercicio de fiscalización, la política en esta materia empezó al revés.

Alcanzar un Estado desarrollado, libre y democrático debe ser una aspiración de todas las personas, pero demanda la práctica de valores de todos los integrantes de la sociedad, sin importar el ámbito y del papel que les toque desempeñar. No se puede ni debe esperar que el cambio venga “del de enfrente”, la situación amerita reforzar de inmediato los postulados éticos, valores,principios, cualquiera que sea la definición que se quiera dar, a las grandes bases de actuación del individuo en sociedad y no caer en la tentación de burocratizar la ética o moral pública en montañas de regulación, en instituciones disfuncionales y mucho menos en culpar al gobierno.

INSTRUMENTO DE CONTROL DEL SERVICIO PÚBLICO 

Las personas que deciden, ya por vocación o de manera fortuita, formar parte del servicio público tienen un intrincado recetario de principios que en cada reforma legal parece acrecentarse. Los códigos de ética emitidos por la Secretaría de la Función Pública (“Código de ética de las personas servidoras públicas del gobierno federal”. Diario Oficial dela Federación, DOF, 2019) y la Auditoría Superior de la Federación (incluido en su Política Institucional de Integridad), pretenden ser una guía en la labor cotidiana de las personas servidoras públicas, quienes mediante la adopción volun­taria de principios, pero sobre todo del ejercicio de valores garanticen su “más alta probidad y confiabilidad” como si fueran virtudes. Si practicaran esas creencias, tendrían un mejor criterio para la toma de decisiones en cada circunstancia donde se le presente un dilema.

El objetivo de estos valores en el ámbito público es elevar la calidad de la conducta de los servidores para que se refleje en todas las funciones y responsabilidades que aquellos realizan con el fin de avanzar en la construcción de un gobierno de excelencia.

En las leyes generales del SNA y de Responsabilidades Administrativas, se cita un listado de valores que ni siquiera están armonizados, pero que también resultan similares en ideología. Esa lista crece con cada reforma y hace que a quienes prestan su servicio en el sector público les sea difícil memorizarlos y más complicado ejercerlos. ¿Qué pasaría si se simplifican? Sin ser la fórmula mágica para terminar con la corrupción, vale la pena el ejercicio.

CONCLUSIONES

La falta de valores ocasiona que un servidor público se incline a violentar la ley. Por tanto, la ética como ya se ha discutido, es la mejor forma de control a los gobernantes y servidores públicos. Esta disciplina es un instrumento eficaz para lograr el desarrollo y bienestar de sus gobernados.

La ética debe ser el instrumento que demuestre que cuando se rescatan y fomentan los valores en las personas, estos construyen, reconstruyen,fortalecen, motivan, generan integridad y dignidad hacia los gobernantes y gobernados.

Para que el gobierno mexicano avance en el desarrollo económico, social y legal, es necesario que las personas entiendan que no importa dónde se desempeñe, sector público o privado, sólo hay un código de ética, no es necesario un documento per se, sino un código universal:educar en valores.

Mtro. Alfredo Cristalinas Kaulitz
De la comisión de Investigación
en Contabilidad y Auditoría Gubernamental del Colegio
alfredo.cristalinas@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: