Veritas Online

Atisbos

Mercado laboral, lo que viene

Mercado laboral, lo que viene
septiembre 01
2019

El desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial (CRI) laboral indujo al Foro Económico Mundial a definir cuatro factores fundamentales para abordar el nuevo ambiente de trabajo:

  1. Crecimiento acelerado de los trabajadores independientes. La mayoría de los empleadores ya no ofrecen contratos permanentes, sino que involucran a personal externo. Esto significa que estas personas no cuentan con seguridad social o vacaciones pagadas; es decir, poseen flexibilidad e independencia al mismo tiempo que son muy vulnerables por la falta de prestaciones.
  2. Nacimiento de nuevas profesiones. La tecnología crea buenos empleos, pero los ofrece a competencias que se actualizan a través de un aprendizaje automático permanente. Son los expertos en Inteligencia Artificial (IA), internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), especialistas en ciberseguridad, gobernanza de internet, redes sociales, aprendizaje automático o automatizado, cadena de bloques o blockchain, ingeniería de datos, etc.
  3. Incremento de la expectativa de vida de la población. La edad de retiro debe ser mayor para ajustarnos a esta realidad y considerar la necesidad de mantenerse actualizado a edades que hoy se consideran avanzadas y de retiro.
  4. Mayor participación de la mujer en el mercado laboral. Su papel en la CRI será cada vez más relevante, pues poseen características que las hacen muy competitivas: capacidad de colaboración (en lo que respecta a la formación de equipos), empatía, creatividad y una gran capacidad de escuchar y aprender.

Sobre nuestro país, el Banco de México (Banxico) publicó el estudio La automatización en México desde una perspectiva regional. Este reporte muestra que las ocupaciones con mayor propensión a ser automatizadas son las que requieren menos nivel educativo; representan 68% de la población ocupada y gran parte de ellas se encuentran en la región sur. Las actividades más propensas al reemplazo son la agricultura y la cría y explotación de animales; en segundo lugar, están los servicios de alojamiento temporal y la preparación de alimentos. La construcción ocupa el tercer lugar; el cuarto, la industria manufacturera y el quinto, los servicios financieros. Todos los días se automatiza parte de estas labores.

Con estos y muchos otros cambios, el mercado laboral se transforma en todo el mundo. Es por eso que deben estar en el radar, tanto del sector público como del privado, para rediseñar planes de estudio y formular políticas públicas que formen profesionales mexicanos aptos para insertarse con eficacia en la CRI.

EPÍLOGO

No tenemos idea de cómo será el mercado laboral en 2050, los atisbos son opacos, aunque existe consenso respecto a que el aprendizaje automático cambiará casi todos los tipos de trabajo.

Algunos creen que dentro de poco, millones de personas se volverán innecesarias desde el punto de vista económico. Otros creen que la automatización generará nuevos empleos y mayor prosperidad para todos.

Los temores de que la automatización cree un desempleo masivo se remontan al siglo XIX, pero éste nunca se materializó. Ahora hay buenas razones para pensar que será diferente y que el aprendizaje automático conllevará un cambio real en las reglas del juego laboral.

Habrá que cuidar que las nuevas disposiciones operen a favor de la creatividad de los individuos, para que se conviertan en lo que en esencia son: seres productivos que deben realizarse al identificarse con su producción (material, intelectual o combinada).

Se desterraría la probabilidad de que la rudeza del juego los haga a un lado y los convierta en irrelevantes; algo peor que desempleados.

C.P.C. Roberto Álvarez Argüelles
Expresidente del IMCP
mireyagarza14@yahoo.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: