Veritas Online

Finanzas y Administración

Mercado de valores, instrumentos alternativos para el financiamiento

Mercado de valores, instrumentos alternativos para el financiamiento
agosto 01
2020

Ésta es la quinta parte de una serie de publicaciones sobre cómo las empresas pueden obtener financiamiento a través del mercado de valores. En la edición anterior se vieron las acciones y fibras; en ésta serán los CKD, CBFI y proyectos de inversión.

Los certificados bursátiles fiduciarios de desarrollo CKD surgen en 2009 como una respuesta a la necesidad de las Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro (Siefores), entidades con el objetivo de invertir los recursos de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), de diversificar sus portafolios a través de la inversión en activos alternativos como compañías y proyectos de carácter privado, los cuales, antes de la existencia de este instrumento, no se encontraban dentro de las alternativas de inversión de las Siefores.

Uno de los factores más importantes en la toma de decisión en estas inversiones es el historial del administrador (track-record), ya que los inversionistas normalmente buscan que tenga experiencia previa y resultados exitosos en la administración de fondos similares al que se pretende emitir. También esperan que el administrador del fondo coinvierta con recursos propios junto con el fideicomiso emisor de los certificados bursátiles fiduciarios en cierto porcentaje del monto de inversión en las compañías y proyectos; dependiendo del monto del proyecto será el porcentaje conforme las reglas de inversión de las Siefores.

Estos instrumentos alternativos están definidos en el artículo 63 bis 1 de la Ley del Mercado de Valores, “siendo aquéllos cuyos recursos de la emisión se destinen a la inversión en acciones, partes sociales o el financiamiento de sociedades mexicanas, ya sea directa o indirectamente, a través de varios vehículos de inversión” o “se destinen a la inversión en inmuebles para su desarrollo, comercialización o administración, en sociedades que lleven a cabo dichas inversiones, o en títulos o derechos de cualquier tipo sobre dichos bienes inmuebles, o una combinación de cualquiera de las anteriores”, por lo cual pueden ser de Desarrollo (CKD) o Inmobiliarios (CBFI), pero en la práctica operativa ambos se conocen como CKD.

Los Certificados Bursátiles Fiduciarios de Proyectos de Inversión (Cerpis) surgen en 2015, y se definen en el artículo 1, fracción IV, de la Circular Única de Emisoras (CUE), como los “certificados cuyos recursos de la emisión se destinen a financiar proyectos, así como a la inversión en acciones, partes sociales o al financiamiento de sociedades, ya sea directa o indirectamente a través de uno o varios vehículos de inversión”.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) mediante disposiciones de carácter general, determinará las características de las emisiones de cada uno para efectos de la inscripción en el registro, y deberán ser listados y negociados en las bolsas de valores.

Los recursos de los instrumentos listados están invertidos en compañías dedicadas a la infraestructura, bienes raíces, capital emprendedor, capital privado e inversión energética, en proyectos de carreteras, hospitales, escuelas, edificios de usos mixtos, ejemplo de algunas emisiones son ALTUMCK, CAPGLI, CS2CK, SVPI, y se pueden consultar sus particularidades en la bolsa donde se encuentran listados.

Principales características:

  • No hay obligación de principal ni de intereses o rendimientos predeterminados.
  • Los flujos son variables e inciertos.
  • No cuentan con calificación.
  • El administrador del fideicomiso debe contar con un historial de operación y demostrar experiencia de administración (track-record).
  • Los recursos pueden colocarse con una sola aportación “prefondeo”, también mediante llamadas de capital o suscripciones, que le permitan la opción de requerir a los tenedores, después de colocar una parte de la emisión, aportaciones adicionales de recursos al patrimonio del fideicomiso.
  • No se negocian en el mercado secundario, hay restricciones en la transferencia de los valores, se requiere aprobación del comité técnico para incorporar nuevos inversionistas.
  • Sólo los pueden adquirir inversionistas institucionales o calificados para participar en ofertas públicas restringidas.

En la edición de junio se mencionaron algunos participantes de los Certificados Bursátiles Fiduciarios de deuda, que son comunes a estos instrumentos alternativos, pero se requieren otros:

Administrador. Adicionalmente a constituir el fideicomiso emisor, también puede ser el fideicomitente, y es quien presta sus servicios con la finalidad de analizar y seleccionar las que a su discreción sean más adecuadas para llevar a cabo las inversiones, someter al comité técnico y, en su caso, a la asamblea de tenedores, para su aprobación, mantener y administrar las inversiones.

Asesor fiscal. Se debe contar con la opinión de un tercero independiente, facultado para emitir dictámenes en materia fiscal, que se pronuncie sobre si el régimen fiscal revelado en el prospecto de colocación resulta ser el aplicable a dichos instrumentos.

Valuador independiente. Las inversiones que se realizan con recursos de las emisiones deben ser valuadas, con base en la CUE, por lo menos una vez al año por un valuador independiente, contratado por el fiduciario a cargo del patrimonio del fideicomiso.

Proveedor de precios. En las emisiones de instrumentos alternativos se contrata a un proveedor de precios que deberá comprobar su valor, con base en el de las inversiones determinado por el valuador independiente. Esta figura no es requerida por la regulación bursátil, sino que es algo solicitado a las Siefores.

C.P. y P.C.P.L.D. Roberto Córdova Tamariz
Director de Listado en Bolsa Institucional de Valores
Integrante del consejo editorial de la revista Veritas
rcordova@biva.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: