Veritas Online

Ejercicio Profesional

Mayo: mes de la Declaración y Evaluación Ética

Mayo: mes de la Declaración y Evaluación Ética
mayo 01
11:08 2015

Hagamos un alto en la carrera vertiginosa del actuar profesional y celebremos la reflexión y evaluación de la vida que llevamos. La propuesta es ser capaces de poder declarar y evaluar la consistencia sobre el uso de la consciencia ética y responsabilidad financiera sustentable profesional de lo que debemos asumir en el éxito y satisfacción personal, en el cumplimiento de una definición (unión de preguntas)  y auto calificación de una gestión cotidiana, sobre lo siguiente:

La misión de la Responsabilidad Profesional se caracteriza por el esfuerzo disciplinario que da la constancia del estudio y capacidad de poder otorgar Servicio Apto, Creativo, Útil, Ético y Oportuno, que permita prever y solucionar problemas con Actitud e Inteligencia Competitiva, cuyos resultados aporten Confianza en la toma de decisiones Financieras para el cumplimiento Contable, Fiscal, Legal y Corporativo de una cultura organizacional basada en crear utilidades económicas y nacionales dentro de un marco de Compromiso de planeación presupuestal de previsión estratégica para el desarrollo permanente de Bienestar Social, Sustentable, Seguridad, Sanidad, Cuidado a la Naturaleza y Respeto al medio ambiente.

Además debemos asumir nuestro compromiso con la Comunicación interna con la meditación necesaria para fortalecer el espíritu y Sabiduría Existencial en la inculcación de valores integrales para acrecentar la salud y el progreso Humano, con la Comprensión en la mejora de calidad de vida, con el reconocimiento de la belleza a la libertad de ejercer los talentos con la aceptación de eficacia ganada en la aplicación de criterios conscientes en la observancia al marco legal vigente, así como a las normas técnicas, adaptación tecnológica, innovación de sistemas, principios fundamentales, valores universales, normatividad aplicable, apoyo pro bono para  mentorias a emprendedores, colaboración con la enseñanza colegiada y experiencia compartida en la integración eficiente de personas comprometidas en una visión de mejora continua en los procesos y métodos para crear actos en las más optimas condiciones que ameritan las sanas transacciones de bienes y servicios en los negocios globalizados de los consumidores para la creación de riqueza y diversificación de fuentes de trabajo e ingresos fiscales que procuren la excelencia educativa y progreso social de un país. Donde se combata la corrupción, impunidad e injusticia.

La intención, seguramente, es que se desintegre los párrafos anteriores en todas las preguntas conducentes y se adicionen las que en su peculiar proceder se identifique cada colega, o quizá de incluir conceptos que erróneamente nos sentimos ajenos por falta de ímpetu, consciencia y conocimiento profesional.

La capacidad ética y responsabilidad social de evaluación y pundonor profesional se refiere al nivel de autocritica con el yo interior a través de la meditación  del comportamiento moral, que resulta del Valor e Integridad de Honorabilidad, Humildad, Honestidad, Humanidad y Hechos (VIH5), entendiendo y atendiendo a la consciencia que es la cabida de razonar en paz para distinguir la realidad y la verdad entre lo bueno y lo malo, lo ordinario y lo extraordinario, lo material y lo inmaterial, lo importante y lo urgente.

También se puede considerar como una fortaleza de vida para expresar un enlace con el nivel espiritual que se anhele compartir y colaborar en el conocimiento reflexivo de la vida que deseamos y el cómo lograr las cosas que requerimos para satisfacer nuestras necesidades. En ocasiones la vida le puede resultar satisfactoria cuando podemos cubrir los bienes y servicios, independientemente de la forma de conseguirlos, de forma honorable o no, siendo humildes o no, con legalidad o no, con ayudar o no.

El hecho es que la subjetividad e indecencia con que algunas personas manejan la ética logran tranquilizar su conciencia del ser y exaltar el ego de la superficialidad de sus logros materiales, curiosamente en muchos casos, ese tipo de personas ante la insatisfacción del desarrollo del yo interno, por lo general se la pasan criticando y envidiando incluso a los soñadores que aprecian y viven los verdaderos valores que les permiten ser independientes, extraordinarios y colaboradores con el bien común con alguna forma de actividad, ya sea con algún servicio adicional material, físico, intelectual o emotivo que les satisface en su propia autorrealización y viven en paz cumpliendo con valores éticos y morales de evaluación y pundonor de pertenencia del VIH5.

La “conciencia” y la “consciencia”, algunos poetas dicen que la primera es para el pensamiento de la mente y la segunda para la inteligencia del corazón. La conciencia ética es el mecanismo necesario para justificar profesionalmente la implementación de un código para delimitar el proceder de posibles abusos de las partes que intervienen en los negocios, mediante salvaguardas ante posibles amenazas que atenten los principios fundamentales, de los cuales ya se han señalado en colaboraciones anteriores.

La consciencia ética derivada de la responsabilidad profesional y el compromiso social surge del interior que preside la inteligencia humana, con fines naturales propios sólo del ser humano; pero no lo hace de forma neutra, sino que advierte de la conveniencia o no de actuar de acuerdo a las distintas circunstancias que deben evaluar con pundonor profesional, con vergüenza e integridad personal.

Todo valor ético se presenta de tal manera, que no debe dejar lugar a dudas en el proceder y resolución de una posible consideración evaluatoria, debemos exigirnos integridad, lealtad y poder ver de frente con dignidad del buen actuar.

A través de la historia han surgido todo tipo de adversarios en contra de los valores éticos, morales y los derechos humanos, como la inquisición, el esclavismo, la discriminación racial y las preferencias sexuales, la distinción de género o simplemente la condición física, así como los abusos legales en materia de justicia social y laboral, no podemos cambiar los hechos, allí quedan las miles de advertencias y abusos que han utilizado políticamente seres, que la mayoría, en lo individual repudian y cuando conviven con ellos les aplauden, ante la necesidad de una oportunidad derivada del poder lograr una oportunidad de trabajo o negocio que les permita facilitar el camino de la verdad moral, la comprensión cívica, la lealtad legal y la aplicación de sus destrezas.

El ser humano que cuenta con una educación básica y el desarrollo de sus inteligencias combinadas con sus sentidos de justicia y equidad, de forma inmediata capta que tiene mayor valor ético sobre otro tipo de valor, se siente interiormente satisfecho al elegirlo.

No es una cuestión personal, que derive de su nivel cultural en todos los casos, más bien, forma parte del permanecer alerta entre la capacidad que permiten los sentidos conscientes entre la mente del saber y el sentir del corazón, citemos un simple ejemplo; No es lo mismo oír una sinfonía o una conferencia por el simple estatus que da la presencia del acto de tener la posibilidad de estar en un determinado lugar, a poder lograr escuchar de forma consciente para disfrutar el momento de vida con el interés deseado, es decir que cada quien elige cuál es el sentido del VIH5 que mejor se le ajusta.

Muchas de las cosas que vivimos, son cadenas de milagros de vida correcta consciente y otras más son tan solo cadenas pesadas por la falta apreciación y desarrollo de los múltiples sentidos de protección natural, que por desgracia no todos tienen la dedicación de usarlos para evaluar su actuar ético en los distintos niveles de convivencia, cabe mencionar la medida que tienen actualmente la determinación de los valores en sus distintas apreciaciones y sentidos no siempre es algo que se le impone al ser humano desde fuera, al parecer muchos saben que el buen ser, el buen saber y el buen tener, sin embargo, por qué, en lo personal no nos atrevemos a evaluarnos éticamente con pundonor consciente y atrevernos con valentía a reflexionar sobre nosotros mismos para darnos un momento de vida útil y productiva para re-inventar el VIH5.

Evaluarse asimismo sobre nuestra forma de vida sobre metas nobles alcanzadas; la satisfacción de nuestras relaciones; la emotividad empática; la dicha que proporciona la felicidad sustentada en la paz interna; la armonía externa con el amor como resultado del respeto, comprensión, admiración y comunicación con uno mismo, la familia y la naturaleza; la dedicación al trabajo; la responsabilidad social; el decoro ético y el cumplimiento profesional, no resulta fácil encontrar el camino y prioridades que se deben seguir, salvo las necesidades básicas para dar continuidad a la sobrevivencia.

La complicación al intentar cambios de fondo en la vida humana, inicia al tener que perdonar y perdonarse, como borrón y cuenta nueva, para pasar a evaluar la posibilidad del desprenderse de costumbres de confort y pérdidas de tiempo mal invertidas.

No es posible escuchar a personas apáticas decir que no tienen tiempo, cuando invierten más de veinte horas a la semana frente a un televisor, y quizá otro tanto igual en las pantallas de la computadora, tabletas o teléfono celular, que no siempre son cosas productivas.

Todo cambio humano para mejorar, por lo general, es un acto tan doloroso que tratamos de evitar o postergar sin nos distrae de nuestra rutina, debemos ser capaces de poder observar, que en muchos de los casos, la vida que llevamos no coincide con nuestras aspiraciones, por lo tanto existen actividades que nos imposibilita la creatividad y quedamos insatisfechos a un grado miserable, incluso es como estar muerto y seguir respirando y deambulando por conseguir bienes materiales, posiciones, reconocimientos, poder e influencias, todo a costa de la falta de atención personal en lo espiritual, alimenticio, ejercitación física y mental, en lo familiar y ayuda por el bien común, por citar algunos casos y valores de los muchos que podemos estar ausentes y que requieren de un verdadero autoanálisis que implica establecer un plan de vida e implementación.

El considerar llevar una vida con VIH5, es poder atreverse a una búsqueda que puede ser una oportunidad para tratar de saber cuánto vale, claro no en importe monetario, sino como su característica esencial dónde se ve en que afectan los valores y qué tipo de valores y su jerarquía son asimilables para aplicar a todo sujeto humano de conformidad a su mapa espiritual y geografía ética como tal.

El ser humano con la capacidad de auto exanimación mínima de los valores del VIH5, debe practicar la meditación, yoga o cualquier otra actividad que incluya tener intimidad con su ser, para ir descubriendo habitualmente lo que le hace ser él mismo, de forma más productiva, heroica y aplicar al máximo su libertad inteligente y consciente de ser mejor, mejor y mejor.

Todos los demás valores afectan al ser humano y de forma significativa, pero ninguno como el valor ético y la tradición institucional más importante, que ha sido, que es y que será, lo llamamos honor o dignidad consciente de lo correcto y decente.

Por ello cuando calificamos íntegramente a una persona de buena o de mala, lo hacemos en el orden ético, moral, civil, reglamentario, institucional y legal, determinado por la experiencia aplicada en ese sentido y con base en el grado de valor que nos da la crítica consiente al cumplir con el nivel ganado por los principios del VIH5.

Para auto evaluarnos éticamente debemos asomarnos a la transparencia del alma, tener un acercamiento con los sentidos de la inteligencia. Todos somos justos hasta que se nos demuestra lo contrario, aquí, el caso es nuestro escenario sobre nuestras cualidades, virtudes y dones, para no enredarnos en la subjetividad que todo lo justifica y lo vuelve carente de valor verdadero, pudiendo colocar una desproporción o influencia interna, veamos a donde nos puede llevar las odiosas comparaciones extremas, ya que nos guste o no, nos pueden ubicar ciertas preferencia para inclinar la balanza de comprobación, en los siguientes casos:

Adolfo Hitler (al igual que otros dictadores homicidas) tuvo muchas cualidades: fue un gran orador, un buen estratega, inteligente, con gran personalidad, carácter elocuente y fuerza de arrastre, pero de él decimos “fue malo”, porque lo esencial que define a la persona, es justamente la elección que hace del valor ético, es decir del bien o del mal, ya que se sabe que él fue un parricida que traiciono sus ideales del partido obrero, asesino a sus cercanos que conocían sus fallas y provocó más de 50 millones de muertes humanas.

Ejemplo contrario es lo que se dice de la Madre Teresa de Calcuta. No fue una mujer que deslumbrara por su belleza física, con dotes deportivas o artísticas, ni un genio intelectual,   pero el mundo entero la califica como una mujer buena al entregar su vida a la ayuda de forma honorable, caritativita, honesta, esperanzadora, humilde, constante, humana, espiritual y con hechos incansables por alcanzar el bienestar y resignación de la comunidad por la que velaba.

El  proceso de la historia del ser humano depende fundamentalmente de la VERDAD basada en Valores, Emotividad, Responsabilidad, Democracia, Asertividad y Derechos, este proceso de ideas prácticas que conllevan relaciones e instituciones sociales, también debe considerar mejoras en el comportamiento (comunicación, comprensión, respeto y admiración), en el cual hay que evitar criticar y agredir, o tratar someter la voluntad de otras personas, sin que manifiesten sus convicciones o permitir defender sus opiniones y derechos.

El pundonor profesional también se logra educando a yo interior, para que a través de la meditación se pueda integrar el sentir racional de paz como una forma de expresión consciente, congruente, directa y equilibrada, cuya finalidad debe comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia, la imprudencia o agresividad.

El pundonor profesional debe contar con un criterio propio sustentado en el conocimiento teórico y práctico de la aplicación de los principios universales y los valores éticos surgidos bajo un proceso cognoscitivo de la capacidad de meditar en el sentir vivencial, de la reflexión de la mente, del análisis al hablar y el buen decir, del pensar al actuar que conjuntamente permitan crear un mecanismo de preservación de la auto evaluación ética con firmeza de carácter VIH5, dentro de la decencia consigo mismo, con protección y decoro familiar, vergüenza cívica y nobleza ambiental a favor de la sociedad.

Lo importante entre los seres humanos es mejorar su forma de comunicarse, de hecho es indispensable no gastar energías inútilmente ante la necedad, agresividad e ignorancia por la falta o ausencia de alguno de los elementos básicos del amor (comunicación, comprensión, respeto y admiración), hagamos de los valores que mejoren nuestro estilo de vida, como un nuevo deporte que nos hará alcanzar la cúspide de la felicidad y el éxito, para así comprender que solo es un destino que se descubre como un camino cotidiano bien ganado con satisfacción interna y externa.

Para poder alimentar la autoevaluación ética de manera constante, debemos incluir en el menú de nuestros sagrados alimentos para crecer sanos y fuertes ante una falta de cultura en la aplicación de los valores derivado de las imposiciones y temores, la falta de enseñanza teórica y práctica de los principios morales.

Las expectativas sociales se convierten en necesidades, intereses y capacidades que nos definen como seres humanos, el valor de la esperanza en el que nos hemos formado nos dice que aunque el ser humano está condicionado por su medio ambiente socio-cultural, puede mediante su actitud a mejorar su proceso mental para implementar el uso de los principios VIH5 para entender, criticar y transformarse a sí mismo y su ambiente social.

¿Por qué es importante autoevaluarnos éticamente con pundonor profesional?

Si no somos capaces de escribir nuestra propia historia y reconocer nuestros errores y defectos no podremos encontrar la realidad de dónde venimos, quienes somos y a donde vamos, la importancia del tema que nos ocupa radica en que no podemos seguir viviendo en el autoengaño ético, la marginación ante la imposición de valores anti-éticos, debemos reconocer que existen sobornos, intereses mezquinos, robos, corruptelas, impunidad, asesinatos, secuestros, pobreza, ignorancia y demás abusos de confianza o datos informativos que bien disfrazados pueden pasar como elocuencias en la política o en los negocios.

Estamos lidiando con imposiciones y transformaciones globales económicas, políticas, tecnológicas, educacionales, laborales, financieras, energéticas, ambientales, sociales, culturales, deportivas, profesionales, técnicas, delictivas y asociativas. La situación de ausencia o crisis de valores no es la excepción, lamentablemente confunde a nuestras sociedades en su mapa espiritual de su geografía ética, afectando a la consciencia ética financiera sustentable de los recursos humanos y naturales.

El pundonor profesional de cualquier carrera es atender la educación y evolución de nuestra niñez, dotarlos de las herramientas necesarias para que puedan seguir el camino de la verdad y de los principios del VIH5, debemos impulsar la toma de consciencia de la juventud para rescatar los valores e imponerlos como consecuencia en el desarrollo de aptitudes y actitudes de comportamientos que se acerquen a los valores personales, familiares, morales, éticos, cívicos, ambientales, laborales, profesionales y sociales que requerimos para reconstruir el rumbo de la humanidad a una mejor distribución de la riqueza en beneficio de pueblos y comunidades olvidadas.

La ética económica existe, lo que no existe es buena voluntad, nos obligan a promover la formación de personas y ciudadanos con nuevas capacidades y sensibilidades éticas y cívicas, solo se puede lograr si el tiempo que le destinamos a ver los aparatos electrónicos o los que no tienen mejor cosa que hacer, los cambiamos por una educación intensiva. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) se ha pronunciado, que los cuatro aprendizajes fundamentales para este siglo serán aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos y a ser.

Respetuosamente, estas necesidades educativas para que den mejores resultado debemos invertirlas, si queremos optimizar la calidad humana, empecemos por enseñar a conocer y desarrollar el Ser. En las enseñanzas de Dinámica Mental y la propia experiencia ha permitido fundamentar y establecer de alguna forma la prioridad de optimizar el buen Ser individual para cumplir con el Deber social y dar paso a la responsabilidad del Hacer laboral y lograr satisfacer el Tener  bienes y servicios de forma profesional inspirados en los valores éticos.

Aprender a Ser como en toda transformación, inicia por la convicción y voluntad para obtener una fortaleza en la actitud interna que de naturalidad de un espíritu libre y conectado con la realidad para que de acceso a la capacidad informativa del conocimiento y de una apertura crítica constructiva, debemos ir de adentro hacia fuera y sacar lo mejor.

Aprender a Vivir juntos, si todos contamos con una mejor actitud interna, podemos incurrir en la comunión de valores como el respeto, la tolerancia y la fraternidad necesaria que nos permita vivir en mejores condiciones de armonía entre los seres vivos, obvio incluyendo la naturaleza y su medio ambiente, con la idea de esperar plenamente el desarrollo de nuestras actividades, dones, destrezas y habilidades de interrelacionarse socialmente de forma cordial, educada y segura.

Aprender Hacer, luego entonces lo anterior, se trata de fomentar el desarrollo de nuevas mentalidades; de nuevas formas conceptuales, como la autoevaluación ética; de nuevas actitudes, de seguimiento y pundonor profesional; del desarrollo de sensibilidades en su conocer y proceder; de aquilatar, centrar y ubicar nuevas habilidades competitivas; de saber reabastecer y distribuir la energía humana en pro de la alianza de seguridad educativa y productiva que nos permita ejercer una actividad digna y útil para la comunidad.

Hay que concebir del Hacer un placer para comprender, entender y atender, en forma reflexiva, creativa y crítica constructiva que contribuya una mejor vida en nuestras familias, vecindarios y escuela, trabajos y sociedad en general, la autoevaluación forma parte del desarrollo moral y conducente.

Aprender a Conocer, una vez que asimilé de  mi Ser, que experimenté el Convivir y que desarrolle actividad del Hacer, luego entonces se pasa a ilustrarse para Conocer todas las vicisitudes con que se debe afrontar en el plan de vida que se quiera aplicar y ponerse a estudiar para conocer la vida externa y sus matices del saber y conocimiento humano para dar lo mejor de cada etapa y momento de actuación en que se opte vivir.

Aprender aprendiendo, jugando, formando, experimentando, bailando, explorando, cantando, marchando, tocando, meditando e integrando con la fuerza de los sentidos en la aplicación de los principios que promuevan la emotividad transformadora en cualquier espacio escolar, que permita la reflexión y autoevaluación consciente del desarrollo humano para potencializar sus dones y habilidades a favor de sus talentos naturales y destrezas técnicas.

¿Qué hacer para mejorar nuestro medio vivencial con la autoevaluación ética?

Debemos encontrar las preguntas correctas, ya que de alguna manera sabemos de forma interna la respuesta, hay que tener el valor de escribir esa idea clara de lo que sabemos que nos perjudica moralmente, qué significa y qué pueden llegar a significar moral ética de ayer y hoy; sería poco serio pretender que la moral ética de nuestros padres y en la que nosotros nos educamos va a ser la misma en la que eduquemos a nuestros hijos, luego entonces hay que cambiar de posición de asumir nuestra responsabilidad en cada uno de los papeles que elegimos obligarnos y no tanto en los que nos obligan, ya que en esos casos la Ley se encarga de meternos en cintura.

La clave moral del bienestar personal, familiar, vecinal, escolar, laboral y de negocios en la sociedad es “Saludar amablemente, Sonreír empáticamente, Solidariza atentamente, Solicita las cosas por favor, Siéntete alegre al pedir permiso y Sostiene felicidad en tus ojos al despedirte de forma cortes”.

Los valores éticos y principios deben ser considerados de forma fundamental en lo general, sin embargo es recomendable asumir un respeto personal, cívico y jerárquico  que permita priorizar cualquier contingencia o cambio en las necesidades e intereses humanos que puedan surgir de forma inusual.

Cabe recordar que en los sistemas de dictaduras autoritarios necesitan para sostenerse y encontrar una racionalidad moral que les permita ejercer su autoridad y la coerción subliminal, para coartar la libertad creativa y de pensamiento que pueda afectar los deberes y el cumplimiento de reglas.

Quizá, resulte conveniente inducir la idea clara de la ética y moral investigar cuáles son los factores o las condiciones que hacen que unos seres humanos sean ética y cívicamente honestos y otros deshonestos. ¿Por qué unos seres desarrollan su consciencia ética y moral?, ¿Cómo se manifiestan en nuestros hogares, vecindarios y escuelas?

Tal vez, si descubrimos estas condiciones del desarrollo moral y ético, podemos comenzar a entender dónde es que estamos fallando; entonces podríamos tratar de recrear aquellas condiciones que posibilitan el desarrollo y combatir las que lo dificultan la posibilidad de una clara y transparente autoevaluación.

Hay que adoptar los medios, procesos, métodos y sistemas necesarios que fomenten el estudio, conocimiento y consciencia del buen Ser entre los conocidos y sobre todo en lo concerniente a los niños y jóvenes que aún pueden ser salvados de las garras de los medios electrónicos de control, podemos determinar un modelo de proyección de consciencia ética que de mayor certeza a las futuras generaciones y descubrir nuevas formas de convivencia que mejoren en las diferentes comunidades.

La consciencia usa los sentidos y es sensible, juiciosa, delibera y atiende el poder de la voluntad para emprender una acción noble. Por ejemplo, una vez que no soy indiferente al dolor ajeno y me digo “hay que ayudar a esta persona”, hay un ser humano en necesidad, me siento involucrado afectivamente y compelido a hacer algo. Aquí están operando la sensibilidad y la energía.

Puedo reflexionar antes de actuar y plantearme un problema: ¿Cuál es la forma más apropiada de ayudarla? ¿Qué curso de acción es el más apropiado para hacer el bien? Al hacerme estas preguntas pospongo momentáneamente el actuar para razonar o deliberar, es decir, entro en un proceso de dialogo con otros o conmigo mismo. La consciencia moral implica un proceso de meditación consigo mismo y a veces con su Dios.

Una vez que estoy convencido del curso de acción de lo correcto, debo tener la voluntad para, en efecto, actuar. El sentirse uno involucrado y obligado a actuar sólo se verifica en la acción, eso es lo que significa tener conciencia moral basada en VIH5.

Debemos darnos tiempo para ir evaluando en lo que hacemos mejor para mantenerlo, actualizarlo y compartirlo, el madurar es descubrir el bienestar intrínseco de nuestro Ser.

También debemos aprender a detectar las fallas de aptitud y actitud para tratar de dedicar la energía a la reparación y dedicación de los errores cometidos. Finalmente debemos impulsar y exhortar a la comunidad que se brinden un espacio para que durante un mes se realicen una evaluación ética con el pundonor profesional que siempre ha distinguido y caracterizado a los colegas de la contaduría, total, al menos ya paso la época de las declaraciones anuales de los impuestos del ejercicio fiscal 2014.

Relajemos la conciencia moral y reflexionemos en la consciencia ética que implica una voluntad de acción y devoción por el bien de uno mismo, evalúate y vive con los bienes de Valor e Integridad de Honorabilidad, Humildad, Honestidad, Humanidad y Hechos (VIH5).

 

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez

Consultor en Ética y Responsabilidad Financiera Sustentable, Socio y columnista del Colegio de Contadores Públicos de México

cpcvicenterobleda@hotmail.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: