Veritas Online

5 minutos de gobierno corporativo

Los tres mosqueteros del gobierno corporativo

Los tres mosqueteros del gobierno corporativo
febrero 01
2020

Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos».
Alejandro Magno

El gobierno corporativo es un todo intangible donde se gesta la estrategia de la compañía. La empresa es un órgano complejo con una gran variedad de capital humano; es fácil caer en la tentación de complicar los procesos estratégicos y administrativos cuando se está al mando de tantos. El éxito del consejo de administración, el órgano de la gobernanza empresarial, dependerá de la eficiencia de su maquinaria compuesta de tres piezas; cada pieza, una función.

Estas tres partes cuidan la empresa al definir su estrategia. Cada una de las funciones que monitorean parten de tres puntos esenciales: la visión (hacia dónde vamos), la gestión (quiénes nos llevarán) y la administración (cómo llegaremos). El presidente, los comités y los consejeros forman el consejo de administración, una de las piezas esenciales del gobierno corporativo. Y este consejo es algo así como los tres mosqueteros empresariales.

Como mosquetero de la gobernanza, el presidente es el líder que sintoniza el trabajo estratégico del consejo con la operatividad del capital humano. Define y cultiva la cultura empresarial. Debe ser eficaz. De manera abstracta, gestiona las tareas del capital humano en el consejo, toma las decisiones cruciales y mantiene la visión general de la empresa. En el terreno de lo pragmático, preside las juntas del consejo y garantiza que sean efectivas; delega la información, según las capacidades y perfiles de su equipo; jerarquiza las prioridades tomando como partida los intereses y necesidades de la empresa, de los socios, del personal y de las partes interesadas o stakeholders.

Los comités son el mosquetero que pone manos a la obra. Ellos conectan la gestión estratégica con el día a día del negocio, como equipos de trabajo ejecutan las órdenes del consejo al interior de la empresa. Los comités son diversos y definidos según los intereses de la compañía; en esencia, se componen de expertos en el área que monitorean (el comité de auditoría es uno de los más comunes) y de un presidente. Éste los representa en el consejo de administración.

No hay registro alguno de un mosquetero que tuviera distintos rostros y habilidades, pero sí en el consejo de administración: los consejeros son la última parte de la tríada, no porque sean menos importantes, sino por la variedad de su perfil. A diferencia de las actividades del presidente o de los comités, que se concentran en tareas más específicas, cada consejero debe tener capacidad de llevar a cabo actividades diversas.

No hay registro alguno de un mosquetero que tuviera distintos rostros y habilidades».

Su perfil tan variado los convierte en una suerte de mediadores; son los creadores de canales de comunicación y acuerdos entre las partes que estén en conflicto; cuidan las relaciones interpersonales; priorizan los proyectos y actividades alineados con las estrategias; conocen y se comprometen con el plan estratégico de la sociedad; detectan desviaciones potenciales y luego proponen acciones para redireccionarlas; realizan la planeación de rutas o acciones críticas para su resolución; participan de la gestión de procesos en la planeación estratégica en, al menos, tres temas clave: objetivos corporativos, operativos y planes financieros.

Si tuviera que resumir el perfil del consejero, quizá lo más esencial de su puesto es que sus aportaciones deben tener valor, proponer soluciones o mejoras innovadoras y auténticas.

Aunque son tres los mosqueteros, siempre hay un aliado externo como D’Artagnan. En el caso de los mosqueteros empresariales, este aliado “que es y no mosquetero” es el secretario. Sus tareas son básicamente de gestión: mantiene informados a todos los miembros; da el seguimiento y el mantenimiento de los registros de reuniones, acuerdos y demás pormenores; tiene el poder de emitir certificaciones de las actas que se gestionen dentro del consejo.

Por supuesto, ninguna fórmula está definida en los consejos de administración. Según el tamaño o necesidades de la empresa, puede haber un vicepresidente, stakeholders involucrados como consejeros o algún otro cargo. Más integrantes, menos o con la triada original: el éxito del gobierno corporativo de una la empresa dependerá en gran medida, pero no únicamente, del trabajo productivo, armonioso y eficiente del Consejo. Algo así como “uno para todos y todos para uno”.

Mauricio Brizuela Arce
Presidente del Consejo de Administración y socio director
de Salles Sainz Grant Thornton
Twitter: @SallesSainz
mauricio.brizuela@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: