Veritas Online

Auditoría

Los flujos ilícitos del tráfico de personas, el reto pendiente en la prevención de lavado de dinero.

Los flujos ilícitos del tráfico de personas, el reto pendiente en la prevención de lavado de dinero.
septiembre 04
14:09 2018

Históricamente, los esfuerzos en la prevención de lavado de dinero se han enfocado en los recursos procedentes del narcotráfico y sus actividades relacionadas, dejando muchas veces fuera del alcance otras actividades que también generan flujos ilícitos y dañan el tejido social.

Considerando que la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) estima que los flujos ilícitos por tráfico de drogas y otras actividades del crimen organizado trasnacional representan el 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) Global[1], cifra que alcanzó 1.21 billones de dólares en 2017, se puede entender la importancia de prevenir el lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas; sin embargo, el crimen organizado ha evolucionado y desde hace algunos años, busca nuevos mecanismos para incrementar sus ganancias.

Por otro lado, el tráfico de personas es una actividad que ha crecido rápidamente y ha incrementado las ganancias de los grupos delictivos, principalmente por estar fuera del enfoque de los modelos existentes y no tener esfuerzos combinados en su detección, combate y prevención.

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), publicó el pasado 2 de agosto un reporte titulado “Flujos financieros del tráfico de personas”[2] , donde destaca el gran reto que aún presenta este delito.

Es conocido que una de las estrategias globales para luchar contra el crimen organizado trasnacional es el menoscabo en sus recursos económicos y por lo tanto, el reporte del GAFI menciona que los países deben desarrollar mayor conocimiento sobre las principales tipologías del tráfico de personas para que las entidades sujetas al régimen preventivo puedan detectar fondos provenientes de este ilícito con mayor facilidad y reportarlo a las Unidades de Inteligencia Financiera (UIFs). Asimismo, las UIFs deben unir esfuerzos con las autoridades encargadas de combatir el tráfico de personas para desarrollar mejores estrategias que permitan un enfoque proactivo en el combate al delito.

Según datos del reporte, en Septiembre de 2017 la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y la Fundación Camina Libre, en alianza con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), publicaron un estudio denominado “Las estimaciones globales de la esclavitud moderna” y se encontró que en 2016, 24.9 millones de personas realizaban trabajos forzados y eran explotadas sexualmente.

En cuanto al tráfico de órganos, no se tiene una cifra, sin embargo, en 2007 la Organización Mundial de la Salud estimó que entre el 5%  y el 10% de trasplantes de órganos del mundo eran ilegales.

Asimismo, en un estudio publicado por la UNODC en 2016, titulado Reporte Global del Tráfico de Personas de 2016, reveló que en 2014 el 28% de las víctimas eran niños y el 71% mujeres. La proporción de hombres y niños entre las victimas creció del 16% en 2004 al 29% en 2014, sin embargo, la mayoría de los hombres que fueron identificados como víctimas (85.7%) se traficaron para explotación sexual.

 Aunque es difícil de estimar la totalidad de flujos ilícitos que genera el tráfico de personas, el reporte menciona algunos estudios que se han realizado al respecto. Por ejemplo, según la OIT, las ganancias obtenidas de uso de trabajo forzado, incluyendo a la explotación sexual, totalizan 150 mil millones de dólares al año. De estos 150 mil millones, 99 corresponden a explotación sexual, y 51.2 a trabajos forzados.

No sólo el crimen organizado se beneficia de este delito, sino también los grupos terroristas, se han visto favorecidos en cifras, a consecuencia de actos de secuestro y venta de personas, los precios oscilan entre los 200 y 1,500 dólares, dependiendo del estado civil, la edad y la belleza percibida.

No hay duda en que además del costo financiero que el tráfico de personas representa y el impacto que tiene en la economía global, el costo humano es invaluable. Los países, las autoridades y las entidades deben generar conciencia y robustecer sus programas de prevención y detección de lavado y financiamiento al terrorismo.

En un mundo globalizado, donde las nuevas tecnologías son parte de nuestro día a día, los riesgos se dejan de percibir en lo conocido y se enfocan en lo que está por venir. Sin embargo, la realidad muestra que aún hace falta desarrollar conocimiento en materia de prevención y detección de flujos ilícitos derivado de la trata de personas.

Únicamente al unir esfuerzos y entendiendo el ilícito, lograremos cortar el flujo de esta actividad que día con día crece y tanto daño hace a la sociedad.

[1] Fuente: http://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/Studies/Illicit_financial_flows_2011_web.pdf

[1] Fuente: http://www.fatf-gafi.org/media/fatf/content/images/Human-Trafficking-2018.pdf

 

L.F.B. Daniel Alberto Ortíz de Montellano Velázquez, CAMS, CFCS
Gerente de la Práctica Forense en KPMG en México.
Vicepresidente y Vocero de la Comisión de PLD del Colegio.
Integrante de la Comisión de Tecnologías Financieras y Emergentes del Colegio.
dortizdemontellano@kpmg.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: