Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

Criptomonedas: Los activos disruptores

Criptomonedas: Los activos disruptores
marzo 02
12:00 2018

En el último siglo se ha visto la transformación tecnológica más rápida e impactante en la historia del ser humano. Las organizaciones de la sociedad se han vuelto más complejas y los seres se han adaptado para sobrevivir. El humano se encuentra con cambios en cada esfera de su vida cotidiana, varios de ellos hacen que las personas se encuentren más conectadas independientemente del lugar donde viven. Desde su invención hace 47 años, el internet es utilizado por 3, 885, 567, 619 personas alrededor del mundo (Stats 2017), esto quiere decir que aproximadamente el 50% tiene acceso a él.

Sin duda,el internet ha cambiado varios aspectos de la vida cotidiana desde su creación. La relación básica del comercio, vendedor-comprador no ha tenido modificaciones, pero sí ha ayudado a hacer más eficiente la recolección de información, permitiendo que los consumidores obtengan más opciones para comprar sin ser limitados por el espacio físico y de igual forma facultando a los vendedores a recopilar más y de mejor manera información sobre sus clientes. En la última década, el internet permitió que las empresas cambien de forma drástica con el surgimiento de las corporaciones peer-to-peer.

Las empresas peer-to-peer generalmente facilitan una plataforma en la que los usuarios realizan la función de comprador y vendedor; por ejemplo, Uber tiene la opción que la persona sea chofer y usuario a la vez, es decir, las funciones no son mutuamente excluyentes el usuario puede en un viaje ser chofer y en otro ser pasajero; Airbnb cuenta con la opción que la persona sea arrendador o arrendatario de acuerdo con sus recursos y sus necesidades; Ebay le brinda al usuario la opción de decidir si quiere vender o comprar. Cada una de estas empresas genera ganancias por medio del cobro de pequeñas tarifas a las transacciones, por lo que entre más usuarios utilicen sus plataformas, mayores son sus utilidades. Con estas nuevas tendencias en mente, ha surgido otro disruptor tecnológico, las criptomonedas.

Las criptomonedas son monedas digitales en las que se utilizan técnicas de cifrado para regular la generación de unidades de moneda y verificar la transferencia de fondos, que operan independientemente de un banco central (Oxford Dictionary 2017). Existen varias criptomonedas en el mercado, actualmente las más importantes son Bitcoin, Litecoin, Ethereum, Zcash, Dash, Ripple y Monero.

Existen varios puntos de vista respecto al tema, las dos perspectivas principales consisten en que sirven en la práctica pero carecen de fundamento regulatorio y su estabilidad se basa en una combinación desconocida de factores socioeconómicos que es imposible modelar con suficiente precisión (Joseph Bonneua 2015). Para fines prácticos, se tomará como ejemplo  la Bitcoin, la primera de su estilo y la más popular en el mercado.

¿QUÉ ES BITCOIN?

La primera propuesta surgió en 2008 por Satoshi Nakamoto (seudónimo) para realizar un sistema de pagos que fuera directo sin que estos tuvieran que pasar por una institución financiera, puesto que todos los pagos electrónicos dependen de ellas. La principal razón por la que se necesita un tercero, es por problemas de confianza entre el comprador y el vendedor, ya que el vendedor se ve expuesto a que el comprador retire su dinero y el comprador corre el riesgo de que el vendedor no preste el servicio o no mande el bien. Esto conlleva a que se aumenten los costos de transacción, limitando el tamaño mínimo de transacción práctica y eliminando la posibilidad de pequeñas transacciones casuales (Nakamoto 2008). Todo esto se podría eliminar si se pagara en dinero físico, pero resulta imposible sin la necesidad de un tercero que funja de mediador.

Lo que propone Nakamoto es sustituir el sistema basado en confianza por un sistema basado en evidencia criptográfica. Este sistema funcionaría en una base peer-to-peer en la que cada usuario tendría una copia del libro mayor de todas las transacciones del mercado que utilizaron esta moneda. Cuando una persona crea una cuenta, se le otorga un número y una “llave” personal secreta basada en cálculos matemáticos que unen la cuenta del usuario con otra llave específica de la transacción. Para cada transacción es necesaria esta combinación de llaves, ya que es la forma de identificar que el usuario realmente es dueño de los Bitcoins,pero continúan existiendo varios problemas en torno a la transacción como el doble gasto.

El problema del doble gasto es aquel en que el dinero o los tokens se utilizan dos veces para diferentes transacciones. En el mundo físico si un usuario emite dos cheques para diferentes transacciones, en la que la suma del monto de los cheques es mayor a la que tiene en la cuenta de banco, el banco le pagará solamente al primer cliente que exija el pago del cheque. En las transacciones virtuales este problema es más difícil de controlar, dado que un comprador puede enviar dos pagos simultáneos a dos vendedores diferentes y que ambos vendedores crean que su pago fue primero y envíen el producto, aunque después se percaten que el comprador no tenía el suficiente saldo para pagarles.

Para atacar este problema, Bitcoin reúne todas las transacciones en una lista de pendientes a realizar, la cual no tiene un orden específico pues todas las transacciones son integradas posteriormente en bloques y cada bloque se une con otros para hacer lo que se llama un block-chain o cadena de bloques.

Para decidir el orden en que las transacciones se unirán al bloque, los usuarios pueden elegirla de la lista de pendientes y resolver un problema matemático producido por el sistema para unir la transacción de su elección a la última que se encuentre en el bloque correspondiente. El problema matemático es una función de comprobación aleatoria (hash function), la cual toma información original y devuelve un resultado aleatorio. Esto es importante, ya que del resultado no se puede inferir la información original y viceversa. La única forma de descifrarla es a través de varios intentos porque no sigue una lógica como tal. Los usuarios que eligen una transacción alimentan esta función hasta que el resultado tenga ciertas características que iguale un cierto número de parámetros para ligarla a la última transacción en el bloque. De esta forma es muy poco probable que un usuario o un grupo de usuarios puedan gastar la misma moneda dos veces. Las transacciones son públicas, cada usuario puede actualizar su libro mayor dependiendo de las cuentas que vean ligadas a la transacción o simplemente revisando el historial de transacciones en la cadena de bloques.

Dado que el costo de oportunidad es muy alto para realizar una transacción pequeña, Bitcoin recompensa a los usuarios que descifran las funciones aleatorias depositándoles en sus cuentas cierta cantidad de Bitcoins que no estaban en el mercado anteriormente, de esta manera incentivan a usuarios para que hagan que el sistema funcione y que el mercado crezca creando nuevas monedas. Actualmente se estima que la capitalización de mercado de Bitcoin representa $100 mil millones de dólares estadounidenses y que cada Bitcoin vale $6,000 dólares estadounidenses (Bovaird 2017).

En un principio Bitcoin solamente validaba transacciones tecnológicas, pero ahora existen negocios físicos que aceptan esa forma de pago y de igual forma  empezaron a implementar cajeros automáticos que convierten los Bitcoin en monedas respaldadas por bancos centrales (dólares, pesos, euros, etc.).

EL FUNCIONAMIENTO EN LA PRÁCTICA, PERO CON POCO MARCO REGULATORIO

Desde su creación en el 2009, Bitcoin ha probado contra toda expectativa que funciona en el día a día. Aumentó su capitalización de mercado continuamente, incrementando su precio, número de usuarios yla base de los bienes intercambiados,pero a grandes niveles de disrupción conllevan medidas negativas.

La Deep Web se refiere a la parte de la World Wide Web (WWW) que no se puede descubrir mediante motores de búsqueda estándar, incluidas páginas dinámicas o protegidas con contraseña y redes encriptadas (Oxford Dictionary 2017). Por lo general los usuarios que navegan en estas partes la utilizan para llevar a cabo transacciones ilícitas, como la compra de drogas. En un principio Bitcoin era utilizada en un portal de la Deep Web llamado Silk Road en el que se pueden comprar virtualmente todo tipo de bienes o servicios independientemente de su naturaleza legal o ilegal, dada la característica de anonimato que otorga Bitcoin, por lo que los gobiernos se encuentran ante un gran desafío regulatorio.

Los gobiernos de todo el mundo actualmente solo pueden regular la cantidad de moneda que es convertida en Bitcoin y viceversa, pero no han podido intervenir en las transacciones que se hacen dentro del sistema, ya sean de naturaleza legal o ilegal.

 Los gobiernos  se encuentran con grandes desventajas al intentar regular estas transacciones ya que la naturaleza de la web es anónima y mundial, mientras que los gobiernos son locales y funcionan bajo la identidad de sus ciudadanos. A pesar de estas desventajas, su fuerza más grande es la de ser un organismo centralizado bajo un mando único, es decir, no necesita de la coordinación natural que tiene que surgir entre individuos para que esta clase de sistemas funcione. Los gobiernos deben sacar provecho de la infraestructura que ya poseen y adaptarla al mundo cambiante.

LA POCA ESTABILIDAD

Existen dos razones por las que nunca será considerada una moneda sino un activo, la primera es su alta volatilidad y la segunda es que las transacciones son muy lentas por su modelo de negocio (Dorfman 2017). Las monedas funcionan por la confianza que la gente deposita en ellas, pero hasta ahora todas las monedas del mundo tenían una cierta característica que las unía: todas eran creadas bajo la inspección de un banco central u otro organismo de naturaleza gubernamental. Bitcoin solamente es respaldada por la confianza de las personas, no tiene organismos regulatorios para evitar que la varianza en precios sea muy grande y existen otros factores socioeconómicos que la hacen distinta a otros activos.

Una de las dificultades que tiene Bitcoin es la de modelar la demanda, como los usuarios son anónimos y un usuario puede tener más de una cuenta, cabe la posibilidad que uno o varios usuarios tengan distintas cuentas, distorsionando la demanda por la criptomoneda. La oferta no tiene las restricciones comunes de las demás monedas ya que no es conocido el grupo de individuos que toman esas decisiones y en cualquier caso podrían romper las reglas del juego y crear más monedas sin autorización de un organismo superior. Tampoco se puede calcular una elasticidad para el bien creíble, ya que su precio está en función de una demanda ficticia y no tiene un bien tangible.

CONCLUSIONES

El mundo está viviendo una época de grandes cambios, gran parte de ellos se han dado en la esfera del comercio, al revolucionar estructuralmente varios modelos de negocios. Se puede observar durante la última década el nuevo modelo de negocios peer-to-peer, en el que los mismos clientes proporcionan el servicio y la empresa gana por medio de comisiones en las transacciones.

Con este nuevo modelo de negocios podemos ver otras esferas económicas cambiar, especialmente con las nuevas criptomonedas, las cuales tienen como misión prescindir del intermediario en transacciones electrónicas, pero como el sector privado es más eficiente que el sector público por distintas razones, el último se ve rezagado al intentar regular las transacciones en las que se utilizan criptomonedas. Es tan grande la disrupción que causó la invención de estos activos que otras disciplinas se ven de igual forma rezagadas, en especial las disciplinas económicas, ya que al parecer los activos funcionan de manera espectacular en la práctica, pero no existe manera de modelarlo pues no cuenta con los fundamentos básicos económicos de cualquier activo.

Se requiere un mayor esfuerzo de los sectores públicos y privados para lograr entender el impacto económico y legal que implica esta clase de tecnologías. Los gobiernos del mundo deben crear marcos jurídicos para proteger a los consumidores de este tipo de activos, así como incentivar a que se utilice para fines lícitos y ver estos activos como una manera de hacer más eficiente la recaudación del Estado e intentar hacer una inclusión financiera por este medio. El camino no es prohibir algo que claramente funciona en la práctica, sino que la teoría se debe de adecuar a la práctica e intentarla modelar de una forma más confiable. De igual forma el Estado debe impulsar las habilidades matemáticas de programación en los estudiantes ya que la revolución tecnológica así lo requiere.

En el sector privado se deben crear modelos de valuación que se ajusten a esta clase de activos, de igual forma implementar modelos estadísticos que formulen el riesgo de esta clase de transacciones y así tener inversionistas mejor informados, esto para evitar los fenómenos financieros llamados burbujas. Es una obligación moral y de supervivencia el entender estas nuevas tecnologías y modelos de interacción. El sector privado debe de ser inclusivo con estas formas de optimizar las transacciones, pero hacerlo de una manera responsable con fundamento en las ciencias que se encargan del estudio de estas.

REFERENCIAS

  • Bovaird, Charles. Forbes. 20 de Octubre de 2017. https://www.forbes.com/sites/cbovaird/2017/10/20/bitcoins-market-cap-is-now-more-than-100-billion/#5d82add62b8b.
  • Dorfman, Jeffrey. «Bitcoin Is An Asset, Not A Currency.» Forbes, 2017.
  • Joseph Bonneua, Andrew Miller, Jeremy Clark, Arvind Narayanan, Joshua A. Kroll and Edward W. Felten. «SoK: Research Perspectives and Challenges for Bitcoin and Cryptocurrencies.» IEEE Symposium on Security and Privacy. San Jose, California, 2015. 104-121.
  • Nakamoto, Satoshi. «A peer-to-peer electronic cash system.» 2008.
  • Oxford Dictionary. Oxford dictionaries. 2017.
  • Real Academia Española. RAE. 2017.
  • Stats, Internet World. Internet Users. 30 de Junio de 2017. http://www.internetworldstats.com/stats.htm.

 

Joaquín Chávez Muela
Estudiante del Instituto Tecnológico Autónomo de México
Ganador del 1°er lugar en el Décimo segundo Concurso de Ensayo Universitario Carlos Pérez del Toro

 

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: