Veritas Online

Desarrollo y Capacitación

Liquidación de empresas, marco jurídico y fiscal, cuando una sociedad ya no opera como negocio

Liquidación de empresas, marco jurídico y fiscal, cuando una sociedad ya no opera como negocio
junio 24
2020

Los tiempos de incertidumbre han sido parteaguas para que figuras jurídicas como el concurso mercantil y la disolución de sociedades sean temas recurrentes por los dueños de empresas.


Durante el mes de junio, el Colegio realizó cursos en línea relacionados con el concurso mercantil, para apoyar a los dueños de empresas o negocios a continuar con sus operaciones, pero cuando los medios son agotados, y no se puede llegar a ningún convenio, entonces es cuando se acude a la figura jurídica de disolución de sociedades.

Para realizar el curso virtual La liquidación de empresas, la comisión de Apoyo al Ejercicio Independiente del Colegio invitó el 24 de junio a dos de sus exponentes, Joaquín González Chávez (moderador del evento) y al especialista en fiscal corporativo, Mauricio Ricardo Cristante Skinfield, quien con el tema Aspectos fiscales de la liquidación de sociedades, abrió su participación.

Al respecto comentó “que el marco jurídico de la liquidación de sociedades, es entender que no se habla de concurso mercantil, pues éste tiene como finalidad rescatar a las empresas para que sigan operando; sino acudir a la liquidación de sociedad cuando el concurso mercantil no funciona; es decir, es la segunda parte, después del concurso”.

La disolución es la figura jurídica que antecede a la liquidación y se recurre a ésta cuando la sociedad ya no puede producir o ha cumplido con el fin para el cual fue creado. El primer aspecto legal que se debe tener presente cuando la empresa va a dejar de existir, es la asignación de una persona, quien fungirá como liquidador de la sociedad para concluir con las operaciones sociales, vender bienes y practicar el balance final de liquidación.

Con la disolución, que tiene su marco jurídico en la Ley General de Sociedades Mercantiles, la empresa sigue existiendo, pero cambia la forma de operar, ya no busca fines productivos, sino que empieza a gestionar las operaciones necesarias para terminar con la existencia de la sociedad”.

La disolución y sus aspectos fiscales

El entorno fiscal en la liquidación de sociedades tiene su fundamento en el Código Fiscal de la Federación y en la Ley del Impuesto Sobre la Renta; referente a este tema, Cristante Skinfield destacó los aspectos que deben ser considerados previos a la disolución, como los ejercicios fiscales, quiénes son los responsables solidarios, los avisos que se tienen que presentar, la facultad de las autoridades, distribución de utilidades, pagos provisionales y cancelación del Registro Federal de Contribuyentes (RFC), pues aunque la empresa entrará en liquidación, es una empresa en función, que no la exime de la tributación.

Por último, en cuanto al tema del RFC, expuso la importancia de reportar su cancelación ante el SAT, ya que con esta clave se pueden detectar las operaciones simuladas, por lo que exhortó a los asistentes que todos los ingresos y deducciones presentados estén debidamente declarados y documentados para que se pueda llevar a cabo la liquidación de sociedad sin contratiempos.

Noemí García C.
Coordinación editorial

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: