Veritas Online

Información Financiera

Ley Fintech, financiamiento colectivo

Ley Fintech, financiamiento colectivo
febrero 25
2019

Gracias a la aprobación de la Ley Fintech, las entidades financieras podrán desarrollar innovaciones tecnológicas en un ambiente seguro.

La Cámara de Diputados aprobó la ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (LIFT) en marzo de 2018. Conocida como Ley Fintech, su fin es establecer las condiciones para que las entidades financieras reguladas por dicha ley puedan desarrollar innovaciones tecnológicas dentro de un ambiente seguro. En ella se especifican los alcances de las Instituciones de Financiamiento Colectivo (IFC), personas morales autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que buscan poner en contacto a personas del público en general que consideren sus clientes y a quienes denominan inversionistas y solicitantes.

Las IFC pueden actuar como mandatarias o comisionistas de sus clientes para que realicen, entre ellos, operaciones de financiamiento de manera habitual y profesional, por medio de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de Internet o cualquier otro medio de comunicación electrónico o digital.

Además, tienen por objetivo efectuar las siguientes operaciones:

»Financiamiento colectivo de deuda: los inversionistas otorgan préstamos, créditos, mutuos o cualquier otro financiamiento a los solicitantes.

»Financiamiento colectivo de capital: los inversionistas compran títulos representativos del capital social de personas morales que funjan como solicitantes.

»Financiamiento colectivo de copropiedad o regalías: los inversionistas y solicitantes celebran entre ellos asociaciones en participación o cualquier otro tipo de convenio, por medio del cual el inversionista adquiere una parte alícuota o participación en un bien presente o futuro o en los ingresos, utilidades, regalías o pérdidas que se obtengan de las actividades o de los proyectos del solicitante.

Si bien estas operaciones deben denominarse en moneda nacional, ello no excluye el poder referenciar en moneda extranjera o en activos virtuales (éstos últimos deberán apegarse a los lineamientos que establezca el Banco de México mediante reglas de carácter general).

Asimismo, las IFC serán responsables de los daños y perjuicios que causen a sus clientes en caso de incumplimiento de las siguientes obligaciones:

a) Informar a los inversionistas los criterios de selección de los solicitantes, así como los proyectos a financiar y las actividades que se llevarán a cabo, para verificar la veracidad de la información y de la documentación presentada por los solicitantes. Además, tienen prohibido ofertar proyectos que otra IFC esté promoviendo en ese mismo momento.

b) Realizar un análisis de los solicitantes y de los proyectos para que, de manera clara y sencilla, informen a los inversionistas sobre los riesgos de los solicitantes, su comportamiento de pago y desempeño, así como el riesgo de los proyectos y la metodología empleada (según lineamientos de la CNBV) para el análisis.

c) Obtener de los inversionistas una constancia electrónica que establezca que conocen los riesgos a que está sujeta su inversión en la institución.

d) Poner a disposición de los inversionistas, una vez efectuada alguna operación con el solicitante, la información del comportamiento de pago, su desempeño o cualquier otra cosa que sea relevante acerca del solicitante, de acuerdo con los criterios establecidos por la CNBV.

e) Facilitar a sus clientes los medios para formalizar las operaciones requeridas.

f) Las IFC de deuda, además, deben ser usuarias de alguna sociedad de información crediticia, por lo que deben dar información de los solicitantes de financiamiento, en los términos que señala la ley para regular las sociedades de información crediticia.

g) Permitir a los inversionistas retirar sus recursos sin cargo o restricción antes de ser entregados a los solicitantes que hayan seleccionado. Una vez manifestado el consentimiento de la selección, la IFC pondrá a disposición de los solicitantes los recursos y no podrán modificarse los términos ni condiciones del financiamiento.

h) Definir esquemas para compartir los riesgos de operación con los inversionistas, que incluyan el cobro de una parte de las comisiones (el cobro estará sujeto a la liquidación total del financiamiento o al desempeño del proyecto en los términos ofrecidos) u otro esquema que promueva incentivos con los inversionistas. Este esquema deberá acompañarse de la solicitud de autorización para actuar como ITF.

i) No establecer comisiones por mora superiores a las comisiones de financiamientos vigentes.

j) Tener los mecanismos para segregar el tipo de operación, para que los inversionistas tengan la certeza del tipo de las operaciones realizadas por cada uno de los financiamientos colectivos que llegara a tener.

Las IFC tienen la obligación básica de cumplir con los artículos 11 al 14 de la LIFT; en caso de incumplimiento, serán responsables de los daños y perjuicios.”

Las IFC pueden utilizar la interfaz, páginas de Internet o medios de comunicación electrónicos o digitales también para facilitar su campo de acción y desarrollar su objeto social:

• Recibir y publicar solicitudes de operaciones de financiamiento colectivo.

Facilitar a los inversionistas el conocimiento de proyectos y solicitudes de inversión.

Crear canales de comunicación entre los inversionistas y los solicitantes.

Es importante señalar que las IFC, para el cumplimiento de su objeto social, pueden obtener créditos de cualquier persona, pero no podrán emplearlos en proyectos relacionados con las actividades señaladas en la LITF, salvo con la autorización de la CNBV; y tampoco podrán ser obtenidos de persona indeterminada o por medios masivos de comunicación, ni de forma habitual o profesional.

Otras actividades que las IFC pueden efectuar es emitir Valores (aunque no pueden usar los recursos obtenidos para compartir riesgos con los inversionistas de los proyectos); adquirir o arrendar, y en su caso enajenar, los bienes muebles e inmuebles, así como constituir fideicomisos que les permitan cumplir con su objeto social; recibir depósitos en instituciones financieras; realizar inversiones permanentes en otras sociedades que les presten servicios auxiliares, complementarios o de tipo inmobiliarios; y realizar la cobranza, ya sea judicial o extrajudicial, de los créditos otorgados a los solicitantes.

Por otra parte, no serán sujetos de financiamiento, a través de las IFC, las propias IFC, las personas con mandato o aquellas relacionadas con la IFC; pueden ser accionistas de las IFC las instituciones del sistema financiero que autorice la CNBV, mediante reglas de carácter general. Además, las IFC tienen prohibido asegurar retornos o rendimientos sobre las inversiones realizadas, garantizar el resultado o éxito de las inversiones, y no podrán enajenar o ceder a personas relacionadas, con mandato o con poder, de las IFC los créditos, préstamos, mutuos o demás financiamientos celebrados entre los clientes de las instituciones.

CONCLUSIONES

A las características mencionadas, hay que añadir que las IFC deben cumplir con las obligaciones básicas señaladas en los artículos 11 al 14 de la LITF, que por practicidad no se comentan.

Las IFC pueden ser una gran oportunidad de inversión y de financiamiento, ya que los inversionistas tienen de primera mano la información de los proyectos ya analizados por especialistas de las propias IFC y, en circunstancias específicas, éstas asumen la responsabilidad de cubrir los daños y perjuicios que originen. Además, en tanto que tienen la obligación de informar, tanto los riesgos como las bondades de los proyectos, las IFC permiten a los interesados tomar decisiones de inversión, pues les muestran los riesgos y, en algunos casos, las posibilidades de rendimiento de su inversión; y, al no haber mínimos de inversión, el inversionista también elige la cantidad a asignar, y siempre tiene la información del comportamiento del acreditado durante la vida del proyecto.

C.P.C. y C.P.P.L.D. Alejandro Méndez Rueda
Integrante de la Comisión de Prevención de Lavado de Dinero del Colegio
amrcontafis@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Gracias a la aprobación de la Ley Fintech, las entidades financieras podrán desarrollar innovaciones tecnológicas en un ambiente seguro. Un artículo de Alejandro Mendez Rueda

Conforme con lo estipulado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el 15 de enero de 2019, se dan a conocer a los contribuyentes los lineamientos sobre el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Un artículo de Ma. de Lourdes Nabor Cadena.

Si las autoridades pretenden regular el e-commerce, es importante que tengan presente los principios tributarios, para que se permita gravar los pagos en el país de fuente mediante una retención. Un artículo de Lic. Miguel Ángel Alonso Corbiere.

Mediante la utilización de herramientas tecnológicas, la SHCP y el SAT México buscan incrementar la recaudación de los contribuyentes. Un artículo de Mtro. José Luis Zamora Morales.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: