Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Las Finanzas públicas en el primer bimestre del año

abril 17
08:09 2017

Durante el primer bimestre del presente año, las finanzas del sector público reportan resultados favorables y, aunque aún es prematuro afirmar que se lograrán los objetivos planteados para todo el ejercicio, sin duda va en línea con lo programado. Hay que recordar que el ejercicio del gasto público tiene una clara estacionalidad que se acentúa en los últimos meses del año, cuando se ejerce una gran cantidad de los recursos.

De acuerdo con las cifras reportadas por la Secretaría de Hacienda, en el lapso enero-febrero el sector público acumuló un total de ingresos de 759,130.3 millones de pesos (mp), cifra que resultó 6.9% real superior al monto registrado en el mismo periodo del año pasado, lo que en términos absolutos significó 81,497.9 mp más. De estos recursos adicionales, 71.0% provino del incremento de 5.2% en los ingresos no petroleros, especialmente por el alza de 4.7% de los tributarios, que generaron el 52.6% de este aumento en los ingresos.

No hay duda que en materia de ingresos el sector público ha tenido un buen inicio del año, incluso también mejor a lo que se preveía en el programa económico. Según el calendario mensual del pronóstico de los ingresos del sector público para 2017, se anticipaban ingresos por 711,837.9 mp, cifra que finalmente se superó en 47,292.4 mp.

En materia de gasto, aunque se aprecia un mejor desempeño en la asignación de los recursos, las cifras continúan mostrando presiones para las finanzas públicas. El reporte de la Secretaría de Hacienda señala que en los primeros dos meses se asignaron recursos por un total de 797,952.8 mp, lo que significó un avance de 2.2% en términos reales respecto al año pasado, que en términos absolutos representó un aumento de 53,020.0mp. Es importante señalar que este aumento en la asignación de recursos tuvo su origen principal en el incremento de 25.9% en el gasto no programable, impulsado por un avance de 57.1% en el costo financiero de la deuda y por el alza de 19.4% en el rubro de participaciones a entidades federativas, explicado por una mayor recaudación tributaria.

Esto implica que el margen de maniobra de las autoridades hacendarias se concentra en el gasto programable, el cual tuvo una disminución anual de 5.2% en términos reales, lo que es una señal de mayores esfuerzos por ajustar el gasto.

A pesar de esto, un aspecto que puede ser preocupante es que el gasto público siguió estando por arriba de lo aprobado por el Congreso, lo cual abona a la incertidumbre de poder lograr las metas de balance al cierre del ejercicio. Las cifras indican que el gasto total del sector público en el primer bimestre del año superó en 49,380.7 mp lo aprobado para ese periodo. Los ingresos adicionales a lo programado deberían canalizarse a reducir más el déficit y no ser utilizados en gasto.

Las operaciones del sector público en los dos primeros meses del año resultaron deficitarias en 31,543.6 mp, poco menos de la mitad del déficit reportado el año pasado de 70,096.7 mp. Un aspecto que llama la atención y que puede ir generando una percepción más favorable sobre las acciones para fortalecer las finanzas del país, es el registro de un superávit primario equivalente a 39,683.6 mp, casi la mitad del objetivo para todo el año de un superávit de 78,190.6 mp, que como porcentaje del PIB representa 0.4%.

No hay duda de que lograr este objetivo de balance primario es relevante, pero también hay que insistir que no es suficiente para logar que la deuda pública tenga una disminución importante. El CEESP ha comentado en varias ocasiones que para lograr que las deuda del país se mantenga como proporción del PIB, se requiere un superávit primario de aproximadamente 1.4% del PIB, lo que significa 291,841 mp.

Es cierto que los resultados recientes muestran un mejor desempeño de las finanzas pública, pero aún existen factores que puede incidir negativamente en el transcurso del año. Uno de ellos es la tasa de interés más alta, lo que impactará en el costo financiero de la deuda, que es uno de los principales rubros que propician un mayor gasto.

Por otro lado, los efectos del aumento del precio de los combustibles y la depreciación del tipo de cambio a principios del año ya se reflejan claramente en la evolución de los precios al consumidor, lo que es una de las principales preocupaciones del Banco de México y una de las  razones de la decisión del instituto central para elevar las tasas de interés.

De acuerdo con el reporte del INEGI, en marzo los precios al consumidor aumentaron 0.61%, resaltando el alza del rubro de mercancías, especialmente de las no alimenticias, donde incide de manera importante el movimiento del tipo de cambio. En términos anuales la inflación se elevó a 5.35%, la más alta desde 2009. Este comportamiento de los precios aumenta la posibilidad de que al cierre del año la inflación pueda superar las expectativas de los especialistas, que de acuerdo con el más reciente sondeo del Banco de México es de 5.56%. Evidentemente esto podría hacer que la convergencia hacia el objetivo de 3.0% pueda retardarse más allá del 2018, con un consecuente impacto negativo en el poder adquisitivo de los salarios.

MÉXICO

Durante marzo los precios al consumidor aumentaron 0.61%, impulsados principalmente por el alza de 0.57% en el sub índice subyacente, que fue el origen de casi el 70% del aumento del indicador general. Llama la atención el aumento de 0.78% en los precios del rubro de mercancías, que es donde se refleja con mayor claridad el efecto del tipo de cambio. El subíndice no subyacente tuvo un alza mensual de 0.73%, respondiendo al incremento de 2.2% en el segmento de precios agropecuarios, especialmente en el de frutas y verduras, que tuvo un aumento de 5.81%. Por su parte, los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno reportaron una disminución de 0.10%. De esta manera, la inflación anual se elevó a 5.35%, la más alta desde 2009. La inflación subyacente fue de 4.48% y la no subyacente de 8.02%.

Imagen1

Hasta ahora la inversión fija bruta se mantiene débil y no se aprecian señales claras de un mejor desempeño en los próximos meses, lo que puede inhibir el ritmo de crecimiento de la economía. De acuerdo con cifras del INEGI, durante enero la inversión fija bruta se contrajo a una tasa mensual de 1.6%, después de que un mes antes aumentara 1.0%. Este resultado combinó el decremento de 2.9% mensual en la adquisición de maquinaria y equipo, y la caída 0.3% en la inversión en construcción. En términos anuales la inversión volvió a terreno negativo al mostrar una caída anual de 1.3%.

Imagen2

Después de diez meses consecutivos con pérdidas, en marzo los indicadores de confianza empresarial reportaron cifras positivas, lo que puede haber respondido a una posición más relajada de las políticas propuestas por el gobierno de los Estados Unidos y la menor volatilidad de los mercados que ha contribuido a un apreciación del tipo de cambio. Los datos indican que en marzo la confianza del sector construcción se elevó en 2.9 puntos respecto al mes previo, la del manufacturero en 2.7 puntos y la del sector comercio mejoró en 2.1 puntos. No obstante, en términos anuales se mantuvieron las diferencias negativas.

Por su parte, la confianza del consumidor aumentó 1.5 puntos durante marzo, lo que fue su segundo avance consecutivo. La apreciación del tipo de cambio y posiblemente el mínimo ajuste reciente en los precios de combustibles pueden ser la razón de esta mejora. En términos anuales mantuvo cifras negativas al reportar un caída de 3.0 puntos.

Imagen3

ESTADOS UNIDOS

El Departamento del Trabajo informó que en marzo la nómina no agrícola aumentó solo en 98 mil personas, cifra muy inferior a los 219 mil del mes previo y los 180 mil estimados por el mercado. En el sector privado se crearon 89 mil empleos en el mes, especialmente en el sector servicios, donde la nómina aumento en 61 mil personas. El sector gobierno le dio cabida a 9 mil nuevos trabajadores. Este resultado podría poner en duda la expectativas de un mayor ritmo de crecimiento de la economía. En este entorno, la tasa de desempleo se redujo a 4.5%, dos décimas de punto por debajo tanto de la cifra del mes previo, como de la estimada por el mercado.

Imagen4

Después de dos meses consecutivos a la baja, en febrero el gasto en construcción tuvo un repunte de 0.8%, aunque este dato estuvo por debajo del avance de 1.0% que anticipaba el mercado. Este comportamiento respondió a un aumento de 0.8% en el gasto en construcción privada, donde el mayor impulso provino del incremento en el segmento de construcción residencial, toda vez que en construcción no residencial el gasto se contrajo 0.3%. En el caso del gasto en construcción pública se observó un avance de 0.6%, respondiendo a un aumento de 3.8% en el sector residencial y de 0.5% en el no residencial.

Imagen6

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: