Veritas Online

Ejercicio Profesional

Las devoluciones no son un favor, son un derecho del contribuyente

Las devoluciones no son un favor, son un derecho del contribuyente
mayo 15
16:09 2017

Con motivo de la presentación de la declaración anual del Impuesto Sobre la Renta, muchos contribuyentes obtuvieron un saldo a favor. Este saldo puede ser solicitado a las autoridades fiscales, independientemente de la existencia de la facilidad de una devolución “automática” para el caso de las personas físicas.

Es incorrecto pensar que la solicitud de ese saldo a favor es una concesión gratuita sujeta a la voluntad discrecional de las autoridades hacendarias, ya que la recuperación de esas cantidades constituye un verdadero derecho para el contribuyente y es exigible con fundamento en las leyes mexicanas.

Efectivamente, se puede observar primeramente que el Código Fiscal de la Federación (CFF) establece que las autoridades fiscales devolverán las cantidades que resulten conforme a las leyes tributarias, siguiendo el procedimiento establecido en el artículo 22 de dicho ordenamiento.

No obstante, además de esta disposición, desde 2005 existe una ley que contiene específicamente los derechos y garantías básicos de los contribuyentes que deben respetarse y protegerse en todas sus relaciones con las autoridades fiscales. En tan solo 24 artículos, la Ley Federal de los Derechos del Contribuyente, detalla un conjunto de derechos con los que cuentan los contribuyentes, entre los que destaca la posibilidad de obtener las devoluciones que procedan conforme a la legislación fiscal.

Íntimamente vinculado a este importante derecho de los contribuyentes, existen otros tantos protegidos por la ley mencionada, los cuales son sumamente útiles en las solicitudes de devoluciones y en general, en todo tipo de relaciones con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Así, los contribuyentes tienen derecho a ser informados y asistidos por las autoridades fiscales en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, para efectos de poder determinar el contenido y alcance exacto de estas obligaciones.

Por otra parte, los pagadores de impuestos en México tienen el derecho a conocer cuál es el estado de la tramitación de algún procedimiento en el que se encuentren involucrados, así como conocer la identidad de las autoridades fiscales responsables de tramitarlo.

Otro invaluable derecho que no siempre se ve respetado, se relaciona precisamente con la facultad de las autoridades de solicitar documentos. La Ley Federal de los Derechos del Contribuyente establece que los contribuyentes tienen el derecho a no aportar aquellas documentales que ya se encuentran en poder de la autoridad fiscal actuante. Este derecho permite que las personas no tengan que utilizar sus recursos innecesariamente, al relevarlos de presentar copias u originales de documentos que la autoridad ya conoce porque obran en su poder.

Lo anterior se relaciona con el diverso derecho a que las actuaciones del SAT se lleven a cabo en la forma que resulte menos onerosa para los particulares, cuando estos deban intervenir.

Todos estos derechos deben ser respetados y protegidos por las autoridades mexicanas, en los casos en que un contribuyente solicite la devolución de saldos a favor de impuestos federales. Esto significa que la autoridad fiscal no puede ni debe imponer condiciones a los particulares que vayan más allá de la ley. Tampoco debe establecer obstáculos o simplemente detener los trámites de devolución de saldos a favor, apoyados en políticas internas que nada tienen que ver con el derecho a obtener tales devoluciones.

Pareciera que en la práctica, algunas autoridades hacendarias se conducen como si estuviesen realizando un favor a los contribuyentes durante todo el trámite administrativo correspondiente a la devolución. Si se concluye el trámite y se ordena la devolución del impuesto, queda la impresión de que se trata de un acto ex gracia de la autoridad, lo cual es absolutamente inaceptable, pues simplemente es el reflejo del cumplimiento de una obligación de la misma.

En otros casos, a pesar de que el particular cumpla con todos los requerimientos de documentación e información correspondientes, el fisco es renuente a desembolsar dinero de las arcas públicas, por diversos motivos que no tienen fundamento legal. Esto obliga a los contribuyentes a iniciar los medios de defensa necesarios para hacer respetar su derecho a la devolución, con los costos que esto implica. Independientemente del tiempo que lleve un procedimiento jurisdiccional, en caso de que un tribunal falle a favor del contribuyente, la autoridad deberá devolver el saldo a favor y además cubrir la correspondiente actualización e intereses de ley, lo cual también es ruinoso para la administración pública.

Por ello, se reitera que el derecho a la devolución de saldos de impuestos pagados que tenga un contribuyente en su beneficio, jamás debe entenderse como un favor, sino que se traduce en una obligación que en todo momento debe cumplir la autoridad hacendaria.

 

Dr. Juan de la Cruz Higuera Arias
Socio Director de JCH Abogados e Integrante del Consejo Editorial Veritas online

Lic. Juan de la Cruz Higuera Ornelas, LL.M.
Asociado Senior de JCH Abogados
info@jch-abogados.com

 

Related Articles

1 Comment

Write a Comment