Veritas Online

Capital Humano

La pequeña empresa: cómo dirigir desde atrás

La pequeña empresa: cómo dirigir desde atrás
junio 01
2015

Conducción, humildad, visión colectiva y ver más allá de la superficie son principios básicos para un líder que tiene confianza y que sirve a la empresa, pensando siempre en el interés de los demás.

Dirigir desde atrás constituye la base de la confianza a través de sus principios básicos que consisten en conducción, humildad, visión colectiva y ver más allá de la superficie del potencial de una persona. Estos principios dan soporte a los equipos fuertes y leales.

¿Dar un paso atrás para tomar el control? Parece arriesgado y definitivamente va en contra de la mínima cultura de negocios predominante que consiste en “salir al frente tan rápido como se pueda”. Aun así, los verdaderos grandes líderes entienden este concepto de dirigir desde atrás y hacen uso del mismo para desarrollar equipos de liderazgo dirigido y leal, que estén equipados para llevar a cabo la misión de la empresa a fin de lograr la sostenibilidad de largo plazo.

No es una píldora fácil de tragar. Por ejemplo, considere al empresario exitoso que construyó una empresa desde sus cimientos hasta llegar a ser líder en su mercado. Como un guardián apropiado y administrador del conocimiento, relaciones, sangre, sudor y lágrimas que condujeron hacia ese momento ascendente, el empresario se inclina de manera natural a aferrarse a mantener el control de las operaciones que hicieron que la empresa fuera exitosa.

Lograr una toma de decisión de calidad podría parecer una sabia elección, frente a la riesgosa gestión de confiar en otros bajo con el centro de atención del liderazgo. En apariencia, permitir que otros controlen el timón podría parecer peligroso debido a los errores que podrían traducirse en una nueva dirección desconocida. Este concepto, sin embargo, es en donde yace la mala interpretación cuando el modelo consiste en dirigir desde atrás.

Dirigir desde atrás no significa renunciar al control. En realidad reúne líderes más jóvenes, menos experimentados alrededor de una visión común con el fin de prepararlos para producir el mejor resultado posible. Bajo este modelo de liderazgo, los equipos comparten la propiedad y la rendición de cuentas para el éxito. Al alinear el liderazgo con los empleados para que tengan una visión clara que les permita trabajar juntos con el fin de desarrollar una estrategia transparente para alcanzar las metas, el resultado final es un equipo más fuerte, más leal que resalta el éxito de la empresa por encima de la agenda de una persona.

Considere algunos principios básicos de este modelo y sus méritos

CONDUCCIÓN

Nelson Mandela entendió el concepto de conducir y específicamente señaló en su autobiografía “El largo camino a la libertad”, que un pastor “se queda atrás del rebaño dejando que los más ágiles vayan a la cabeza, mientras que los demás los siguen, sin darse cuenta de que todo el tiempo están siendo dirigidos desde atrás”.

Mucho más que enseñar, la conducción brinda a los demás una plataforma tanto para guiar como para cometer errores. Permite a las personas reconocer la imperfección humana como una realidad y los tropiezos como oportunidades de crecimiento, lo que puede conducir a algo mejor.

La conducción lleva los conceptos de coaching y mentoring al siguiente nivel y de hecho reduce el riesgo desde la perspectiva de la visión general del desarrollo de liderazgo. Al caminar al lado de otros y trabajar en forma colaborativa hacia el desarrollo exitoso, un pastor es más apto para desarrollar líderes alineados con la visión de la empresa.

Con este papel viene una gran responsabilidad de conducir con el ejemplo, y los grandes líderes entienden que la función tiene un efecto de goteo en cualquier organización. Aquellos que dirigen a otros están en ello en el lago plazo para desarrollar una atmósfera de confianza y motivación.

HUMILDAD

Hoy en día, algunos de los más poderosos directores generales CEOs entienden que hacer que otros sigan una visión comienza con una perspectiva desde abajo hacia arriba. Eso significa meterse en las trincheras para escuchar a los empleados que están en la línea del frente y entender los retos que ellos enfrentan. Tener humildad significa que usted admite los errores, que está abierto a las ideas de otras personas, que da crédito cuando se debe dar crédito y que celebra el éxito de los demás.

Los líderes humildes a menudo se comparan con los tapetes de entrada que otros pisan pasando por encima de ellos, pero eso está lejos de una descripción precisa. Los líderes que exhiben una medida verdadera de humildad ponen la agenda de la empresa por encima de la suya propia. Caracterizados por una determinación objetiva, estos líderes carecen del ego que desea ser el centro de atención. En su lugar, cambian el reflector por el trabajo por el bien de la misión, deseando construir algo más grande que sus propias metas personales.

Los conceptos de transparencia y humildad van de la mano. Los ejecutivos que enfocan el desarrollo del liderazgo con humildad entienden que la transparencia de todas las actividades de la empresa crea confianza, lo que conduce a fomentar equipos abiertos y honestos. Este rasgo permea en goteo a todas las áreas de negocios, desde las interacciones de empleado a empleado hasta las negociaciones con clientes para establecer sociedades o adquirir nuevas oportunidades.

VISIÓN COLECTIVA

Los empleados en la actualidad quieren ser valorados. La mejor forma de alinear a un equipo de liderazgo con las metas de la empresa es valorar sus contribuciones para construir una visión. Aquellos que han invertido tiempo y energía en un objetivo de la empresa son los que con mayor probabilidad pueden verla llegar a un resultado exitoso.

La visión colectiva también sienta el fundamento de la innovación y la creatividad. Tome en cuenta que la verdadera definición de la innovación va en contra del concepto de la visión de una sola persona. Para producir algo que sea original verdaderamente, una empresa debe considerar que el mapa de una ruta exacta para el éxito probablemente todavía no se ha definido sino que será una consecuencia natural de prueba y error que implicará una combinación de éxitos y fracasos.

Los grandes líderes reconocen y aceptan que la siguiente “gran idea” muy probablemente será la culminación de muchas buenas ideas. Considere el éxito de la mayoría de las películas de Pixar que representan un esfuerzo colectivo, que se obtiene como resultado del genio y la imaginación de muchas personas que producen algo realmente original en el mercado.

VER MÁS ALLÁ DE LA SUPERFICIE

Nunca subestime lo “no calificado”. Tenemos todas las imperfecciones. Cuando los empleados son guiados para que usen sus imperfecciones al servicio del bien mayor de la empresa, esas “fallas” se convierten en ventajas. En muchas instancias esos empleados que parecen más calificados para el desarrollo del liderazgo pueden ser elecciones erróneas para la sostenibilidad de largo plazo.

Tome en consideración que la persona con encanto, carisma, y todas las conexiones correctas puede hacer un impacto en el corto plazo, pero si esa persona no es un jugador de equipo, el encanto se debilita rápidamente y el carisma del líder se disipa al interior del equipo.  La ambición puede ser un rasgo positivo cuando se dirige a la visión mayor de una empresa, pero algunas veces contratar al profesional con más ímpetu y talento cuyo interés número uno es la auto-promoción puede llevar a una rotación costosa de empleados y a un gasto abrumador.

La longevidad y la lealtad se cotizan alto como características de estrategias exitosas que preparan a la siguiente generación a tomar roles de liderazgo. Elija del grupo de líderes que desean primero ser parte de la misión y el carácter de la empresa y luego deje que el proceso de conducir afine mejor sus habilidades de liderazgo.

EL LIDERAZGO EN LAS PEQUEÑAS EMPRESAS

Muchas empresas empiezan al inicio con operaciones muy magras con un puñado de personas en posiciones ejecutivas de liderazgo y el personal de apoyo apenas suficiente para moverse hacia adelante. Por esta razón, el liderazgo muy a menudo usa muchos sombreros y puede ser desplazado en muchas direcciones. Por ejemplo, un director general (CEO) puede ser responsable no sólo de la visión de la empresa sino también de las áreas de finanzas, operaciones y desarrollo de negocios.

Mientras que este escenario puede ser necesario para mantener el arranque de la empresa inicialmente en negro, no posicionará a la empresa para crecer y triunfar en el largo plazo. Conforme el negocio se construya, se necesitará de manera creciente que el puñado de líderes ejecutivos disponibles para impulsar a la empresa hacia adelante, igualen a menudo el tiempo significativo que dedican fuera de la operación de la casa matriz.

Es crítico que un CEO o propietario de la empresa haga uso del modelo de negocios “dirigir desde atrás” durante esta fase temprana de crecimiento, a fin de identificar con rapidez a los líderes de la siguiente generación que pueden comenzar a adoptar las funciones clave conforme surjan las nuevas oportunidades para la empresa. Esta estrategia es especialmente importante cuando una compañía hace su incursión inicial en el mercado, debido a que las primeras impresiones pueden ser un elemento de “lograr o fracasar” en el camino del éxito.

Mediante el empoderamiento de un equipo para que empiece a tomar mayores responsabilidades, los líderes naturales comenzarán a surgir y se puede poner en acción el proceso de conducción. Conforme se produzcan pasos en falso, el liderazgo ejecutivo puede redirigir con rapidez un nuevo liderazgo hacia mejores opciones y métodos.

Se deben mantener las líneas de comunicación abiertas en relación con la mejora del proceso entre los propietarios y los nuevos líderes, de modo que los empleados no teman por las repercusiones de sus errores. Cuando se cubren los errores, el resultado final es una falta de crecimiento de parte de la nueva dirección y una atmósfera que no promueve la visión colectiva.

LÍDERES EXITOSOS

Los más grandes líderes son servidores dentro de las empresas que dirigen. Ellos entienden que unir a una organización hacia una visión común empieza con la confianza, y la confianza empieza con la creencia de que el líder tiene el mejor interés de los demás en el centro de la agenda de la empresa.

Dirigir desde atrás constituye el fundamento de esta confianza a través de los principios básicos de conducción, humildad, visión colectiva y ver más allá de la superficie del potencial de una persona. Los ejecutivos que están dispuestos a dar un paso atrás desde la cultura elitista de la plana mayor dentro de muchas empresas estarán mejor posicionados para formar equipos sólidos y leales, para lograr el éxito de largo plazo de una empresa.

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.com

>Este artículo es una reseña del original titulado “Leading from behind”, publicado en Strategic Finance, diciembre de 2014. Traducido para Veritas, del Colegio de Contadores Públicos de México, por Pilar Vidal.

AUTOR ORIGINAL: Mitchell Roop (mitchr@mitchroop.com) es un empresario en serie y fundador y director general (CEO) de Mitch Roop Inc. Es miembro del Comité de Asuntos Regulatorios y Financieros de la Pequeña Empresa de IMA2 y miembro del Capítulo de Tampa Bay del IMA.

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: