Veritas Online

Recientes

La inseguridad: una preocupación para el crecimiento

La inseguridad: una preocupación para el crecimiento
julio 15
08:09 2014

En los últimos años el tema de la inseguridad pública se ha fortaleciendo de tal forma que actualmente está considerado como el principal factor que puede limitar el crecimiento de la actividad económica del país, como se desprende de los resultados de la Encuesta Sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado que realizó el Banco de México durante junio, en la que se aprecia que el 20 % de los encuestados la consideran como la principal preocupación.

Esto deja en claro la importancia que tiene la inseguridad como un fenómeno que no solo afecta el patrimonio de las personas y empresa, sino que su incidencia tiene un alcance mucho mayor que pone en riesgo otros aspectos, como la vida, la libertad y la salud de los individuos, además de la supervivencia de empresas, especialmente micro y pequeñas. Al conjuntar lo anterior, es evidente que tiene un efecto negativo sobre el ritmo de crecimiento de la economía, además de ocasionar que constantemente se desvíen de actividades productivas una cantidad considerable de recursos para tratar de prevenir y combatir los problemas de inseguridad.

Recientemente el INEGI dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana para junio de 2014, en la que resalta el hecho de que 70.2% de la población mayor a 18 años sondeada consideró que en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, porcentaje que si bien es 2.2 puntos menor al de la encuesta previa, supera en la misma cantidad el nivel de la encuesta de septiembre de 2013, que fue su primera edición.

Lo preocupante de los resultados es que la expectativa de poco más de dos terceras partes de los encuestados considera que la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal o empeorará. Tal percepción se atribuye en buena medida a que la población es cada vez más testigo de conductas delictivas, lo cual ha llevado a las personas a cambiar algunas de sus rutinas para evitar algún acto delictivo. Evidentemente todo esto nos lleva al siguiente resultado de la encuesta, que es la poca confianza que existe en el desempeño de las policías estatales y municipales.

Cuando se ve todo esto en conjunto queda claro que la inseguridad representa costos importantes para las personas, empresas e incluso para las autoridades. En el primero y segundo casos, los costos se relacionan en buena medida con las medidas que se toman para protegerse, como son sistemas de seguridad, cerraduras más seguras, servicios de vigilancia, pero además los gastos que implican los eventos post-agresión, como son médicos, servicios hospitalarios o incluso funerarios.

El segundo caso se relaciona con el gasto gubernamental en materia de seguridad que cada vez demanda más recursos. La fuerte incidencia de la inseguridad en diversos temas, hace obvia la percepción de que es uno de los principales factores que pueden limitar el crecimiento de la economía, la cual se agudiza cuando se intenta cuantificar monetariamente su efecto.

En este sentido se han llevado a cabo diversos esfuerzos por organismos nacionales e internacionales por saber cuál es el costo de la inseguridad dentro del valor del PIB. Una de las estimaciones y posiblemente la más baja, es la que dio a conocer el INEGI en su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013 (ENVIPE), que señala que en 2012 el costo nacional estimado por concepto de la inseguridad y el delito representó 1.34% del PIB, es decir 215.2 mil millones de pesos, cifra que se antoja reducido dado el contexto en el que incide el problema de inseguridad en el país.

No obstante, esto puede ser positivo si se considera que es una manera en que las autoridades aceptan que este tema sí tiene una injerencia en la actividad económica, contrario a lo que en el 2011 afirmaron las autoridades hacendarias al señalar que “afortunadamente no hay en este momento evidencia de que la recuperación económica de México se esté desacelerando o se esté deteriorando por el tema de la inseguridad” (El Universal 3/Jun/11).

Sin embargo, ya había antecedentes de cálculos que indicaban que el problema era mucho más grave que esto, como los datos que se dieron a conocer en la Encuesta Nacional sobre la Inseguridad elaborada por el ICESI, la que se concluyó que durante 2008 la inseguridad representó un costo de 950 mil millones de pesos al país, lo que fue equivalente a 7.9% del PIB.

Un cálculo más reciente es el que se obtiene del Índice Global de Paz 2014, que elabora el Institute for Economics & Peace, del cual se desprende que durante 2013 el costo de la violencia en México representó 9.4% del PIB, con lo que nuestro país se ubicó dentro de los 25 países con mayores costos por este motivo. Lo preocupante es la rapidez con la que avanza este problema en nuestro país, ya que en el sondeo previo del Índice Global de Paz, el costo fue equivalente al 7% y ocupábamos el lugar número 50 en el ranking mundial.

La economía mexicana seguirá viéndose afectada por la inseguridad en tanto no se logren políticas efectivas que incidan en contra de ella, como una mejora del estado de derecho que estimularía la confianza de la población a denunciar los delitos sabiendo que tendrán una resolución favorable. Hay que recordar que la cifra negra, es decir, la cantidad de delitos que no se denuncian sigue siendo considerablemente alta y en buena medida esto se atribuye a la desconfianza que hay en las autoridades.

Para fortalecer la legalidad y al mismo tiempo combatir la delincuencia y la corrupción, que generalmente operan juntas, es fundamental tener instituciones que hagan cumplir eficientemente las leyes con el objetivo de aumentar la confianza tanto de la población como de quienes tienen pensado invertir en nuestro país.

 

MÉXICO

El INEGI informó que durante abril el Índice Coincidente  tuvo un avance mensual de 0.03 puntos, lo que marca su segundo mes consecutivo con variaciones positivas. Con este comportamiento se aprecia que la economía inició un proceso de recuperación después del periodo recesivo que marco el indicador. En abril todos los rubros que integran el indicador tuvieron incrementos; el más dinámico fue el de la Actividad industrial que mostró una alza mensual de 0.13 puntos. En línea con este comportamiento, se observó un repunte de 0.01 puntos en el indicador relacionado con el Número de trabajadores registrados al IMSS, que resultó ser el primer incremento del año.

La Tasa de desocupación comienza a moderar su ritmo de avance al registrar una alza de solo 0.08 puntos, manteniendo su tendencia a la baja. Por su parte, el Indicador adelantado aumento 0.11 puntos en mayo, marcando su tercer mes consecutivo con datos positivos. En línea con la evolución de este indicador se prevé que el coincidente podría mantener cifras positivas en los siguientes meses.

El INEGI informó que durante junio los precios al consumidor tuvieron un aumento mensual de 0.17%,  que respondió principalmente al incremento de 0.21% en el subíndice de precios subyacente, toda vez que generó el 94% de la inflación mensual. Al interior del subíndice subyacente, los precios del rubro de servicios aumentaron 0.25% y los de mercancías 0.17%. Por su parte, los precios del subíndice no subyacente se elevaron solo 0.04% en el mes, respondiendo a una alza de 0.32% en el rubro de precios de Energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno y de una baja de 0.40% en los precios agropecuarios.

La Producción Industrial registró un incremento anual de 1.6% en mayo, que fue impulsado principalmente por el mayor dinamismo de la industria manufacturera al mostrar un repunte de 3.6%. Asimismo se observó un ligero incremento en el rubro de electricidad de (1.0%). Por el otro lado los rubros de minería y construcción siguen mostrando decrementos, estos fueron de 0.2% y 1.0% respectivamente. Cabe mencionar que al interior de la construcción, el segmento de obras de ingeniería civil sigue mostrando decrementos importantes. En Mayo se contrajo 6.2%.

El IMSS informó que en junio el total del número de trabajadores afiliados aumentó en 43,295 personas, de tal forma que en los primeros seis meses del año se registraron un total de 403,454 nuevos trabajadores. Al excluir los eventuales del campo, se tiene que en el mes el universo de afiliados urbanos aumentó en 76,352 registros, con lo que en el lapso enero-junio se acumularon 448,881 nuevos trabajadores afiliados, esto es 108,167 más que en igual lapso del año pasado.

 

ESTADOS UNIDOS

De acuerdo con los datos liberados por la Reserva Federal de E.U.A., en mayo el crédito al consumo tuvo un incremento anual del 7.4%. En términos mensuales el crédito reportó un crecimiento de 0.6%. De los rubros que componen el crédito, el no revolvente fue el que tuvo un mayor dinamismo al mostrar un avance de 9.3% con respecto al mismo mes del año pasado. Por su parte, el crédito revolvente tuvo un incremento anual de 2.5%.

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FED) señaló que planea completar su multimillonario programa de compra de bonos en octubre, si es que la economía continúa su dinámica.

 

Por Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: