Veritas Online

Ejercicio Profesional

La Contaduría Pública a la fugacidad de la globalización

La Contaduría Pública a la fugacidad de la globalización
marzo 31
2014

En un mundo donde la única constante es el cambio, no hay cabida para una actividad contable estancada; hay que seguir el ritmo de una sociedad que necesita profesionales actualizados, con la capacidad de ampliar sus funciones.

Actualmente vivimos en un mundo globalizado, donde la interacción y la integración entre la gente, las empresas y los gobiernos ha aumentado. La ciencia y los avances tecnológicos han permitido una rápida evolución, generando diversas modificaciones en la vida diaria de las personas.

Este tipo de cambios han existido desde tiempos muy remotos, entonces ¿Cuál es la diferencia ahora? Sin duda el crecimiento exponencial del comercio internacional ha sido un factor fundamental. Detrás de esto podemos encontrar componentes como sobrepoblación, pobreza, sistemas económicos y políticos, y desigualdad social, entre otros. El sistema económico de libre mercado ha incrementado el nivel de productividad de los principales países-potencia, impulsando así su economía e incrementando la competitividad entre ellos.

Por su parte, las Tecnologías de la Información (TI) han transformado considerablemente la actividad económica; han ofrecido a todo tipo de actores económicos –consumidores, inversionistas, empresarios o emprendedores– nuevos instrumentos para identi car oportunidades económicas; han implementado análisis más rápidos y eficientes, que ha permitido una amplia comunicación con empresarios de distintos países.

Las transformaciones ocasionadas por la globalización se ven reflejadas desde los cambios a nivel macroeconómico de un país, hasta las modificaciones administrativas de una empresa o en la forma de vida de un ciudadano.

DESARROLLO

El reto en la actualidad está en innovar a la velocidad que las circunstancias lo exigen. Es inherente a los organismos vivos, puesto que su supervivencia depende de la capacidad de adaptabilidad a nuevas situaciones. Esto lo vemos en cada uno de los entes económicos.

La obsolescencia es un detonador para el quiebre de una empresa o para la liquidación de un trabajador. Basta con decir que una empresa no solo debe transmutar conforme los avances tecnológicos, sino anticiparse a ellos, únicamente así sobrevivirá a la competencia. El cambio es un tema obligado de discusión en todas las organizaciones, debido a la constancia del mismo.

Que una empresa necesite renovarse continuamente debe manifestarse en la forma de trabajar de cada uno de sus empleados y en las innovaciones de su administración. Los profesionales ya no solo compiten entre postulantes de sus mismas universidades o carreras, sino a nivel internacional; esto los sujeta a exigirse todavía más para poder diferenciarse.

Es bien sabido que el trabajo de un Contador es fundamental en una empresa. Sin embargo, sus funciones y per les han evolucionado; los ha forzado hacia una rápida adaptación de las nuevas tendencias empresariales.

De acuerdo con las Normas de Información Financiera (NIF), la Contabilidad es una técnica usada para registrar las operaciones que afectan económicamente a una entidad, la cual produce de manera sistemática y estructurada información financiera. Dicha información se ha convertido en la herramienta principal para la toma de decisiones en los diferentes niveles organizacionales, pues con base en esta se planean diversas estrategias para la vida de la empresa. Por lo tanto, la labor de un Contador Público ha sido y es una función básica en cualquier entidad económica.

Anteriormente era muy común que la actividad de un Contador se remitiera a presentar información cualitativa y a producir estados financieros; por lo que su función estaba estereotipada en un trabajador “arrastra lápiz”. Sin embargo, su potencial va más allá de estas actividades básicas, que se pueden considerar como “mecánicas”.

La Contabilidad y el Contador Público han sido sujetos de transformaciones debido a las tendencias actuales: globalización, competitividad y tecnología cambiante. No obstante, su labor dentro de una compañía se ha visto forzada a expandir sus límites más allá de solo registrar información financiera.

La tecnología ha ayudado a la práctica de un Contador. Las TI han evolucionado lo suficiente para solucionar problemas relacionados con los registros contables. Los retos actuales exigen a las empresas tomar rápidas decisiones con base en información veraz, representativa y actualizada.

Se puede llegar a caer en el supuesto de que la función de los Contadores es simplemente registrar las transacciones económicas de una empresa y creer que las nuevas tecnologías cumplen con esa función. Por supuesto que esto es falso. El Contador no solo se ha auxiliado de nuevos programas para facilitar su trabajo, sino que ahora puede darse más tiempo para crear un valor agregado a la información que emite con el fin de contribuir a los objetivos de la empresa.

Su trabajo va más allá de registrar transacciones, ahora el Contador Público es clave porque tiene conocimientos de distintas disciplinas que le permiten entender los negocios desde un enfoque global y estratégico. Es el personaje principal para el proceso de toma de decisiones de la alta administración.

Entonces, ¿Cuáles son los principales cambios?, ¿Cuáles son las causas de estos? Si aterrizamos esto en México, podremos darnos cuenta de que hemos experimentado la necesidad de actualizarnos constantemente.

El reto en la actualidad está en innovar a la velocidad que las circunstancias lo exigen. Esto lo vemos en cada uno de los entes económicos

Visualicemos a México 30 años atrás. La normatividad contable que regía en ese momento eran los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP, por sus siglas en inglés). Pero debido a la situación económica del país, se necesitaban cambios. Se decía que los estados financieros no representaban la situación real de las empresas, principalmente a causa de los problemas inflacionarios que enfrentaba México, lo que llevó a una transformación. Debido a esto, pronto nuestro país evolucionó y cambió a las NIF.

¿Qué pasa en el resto del mundo? México no era el único que contaba con su propia normatividad, cientos de países también tenían sus propios estándares contables. Sin embargo, la globalización y el rápido crecimiento económico regional producen la necesidad de una estandarización de todas estas normativas contables.

Se requiere una homogeneización para un libre comercio y una asertiva comunicación internacional. Es así como surgen las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés). Estas fueron adoptadas en Europa desde 2005, primero por las empresas que cotizaban en la bolsa de valores y después, en 2010, por todas las demás entidades. Asimismo, gran parte de los países sudamericanos han empezado a aplicarlas para poder ajustarse a las nuevas necesidades.

Hoy México está viviendo un proceso de transición a las IFRS. Inició en 2009, cuando la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) anunció en la Circular Única de Emisoras la obligación para todas las empresas públicas de presentar su información financiera bajo las IFRS. Entonces las empresas empezaron a cambiar paulatinamente su normatividad contable con la finalidad de que en el primer trimestre de 2012, las emisoras reportaran bajo estas normas.

El proceso implicó un gran esfuerzo y tiempo, principalmente en el análisis de diversos factores que podían impactar dentro de las compañías (Guillermo Babatz Torres. Proceso de Transición a IFRS en México).

A pesar de que México es uno de los países donde sus principales emisoras están implementando las IFRS, esta obligación se presentó siete años después de que las empresas públicas europeas lo hicieran. Además, México no solo está atrasado en comparación con Europa; Chile, Brasil y Panamá han empezado a adoptar las IFRS para todas sus empresas, públicas, privadas, incluso Pymes.

Estas normas pudieron ser aplicadas a las Pymes a causa de que en 2001 el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés) presentó un proyecto potencial para estas empresas. El objetivo era proporcionar un marco que pudiera ser aplicado por entidades que cumplen con las condiciones de Pyme, para dejar de aplicar el marco completo de las IFRS o los GAAP nacionales. Tras un largo proceso, en el año 2009 se presentó una versión final de las IFRS para Pymes (Gustavo Flores Oviedo. Las NIF para las PYMES en Latinoamérica, 2013).

Con base en lo anterior, podemos ver un México atrasado, con la necesidad de actualizarse. Está claro que los Contadores Públicos deben estar informados e interesados en estos cambios, pues tienen obligación de aprender las nuevas tendencias globales en materia contable. Es evidente que algunos conocimientos adquiridos durante la carrera se vuelven obsoletos, un ejemplo de esto es lo aprendido por Contadores de la generación X.

Estos profesionales egresaron de su licenciatura con la normatividad de los GAAP; sin embargo, tuvieron que actualizarse a las NIF si querían mantenerse en un nivel competitivo. En efecto, ahora, quienes estén especializados en las IFRS tendrán una ventaja competitiva sobre aquellos que ignoren los nuevos requerimientos.

Referirnos a las transiciones en las normativas contables es una clara conceptualización de cómo los Contadores Públicos han ido evolucionando. Pero no es el único ejemplo, dichos cambios también se manifiestan en la vida laboral diaria de estos profesionales.

Los nuevos enfoques de los Contadores pasaron de la preparación de Estados Financieros a la atención y servicio a los clientes

Por ejemplo, los registros contables físicos, es decir, en papel, fueron uno de los paradigmas de la Contabilidad y la auditoría; sin embargo, desde 1980, gracias a la expansión de los medios informáticos, surgen los sistemas de Contabilidad integrados sobre bases de datos, los cuales proporcionan información ya no solo para satisfacer necesidades o requerimientos legales, sino como apoyo para tomar decisiones.

Además, actualmente, a partir de los avances tecnológicos, existen los registros electrónicos, lo que trae como consecuencia ventajas relacionadas con la optimización de recursos físicos y humanos. Por lo tanto, la aplicación de los registros electrónicos y en línea exige un cambio cultural de los actores que elaboran y analizan la Contabilidad.

Todo tipo de organizaciones necesitan, además de la información financiera, información no financiera para medir el desempeño, con el fin de aumentar la productividad en sus procesos. Los diferentes usuarios requieren distintas perspectivas en la información para poder tomar una correcta decisión.

Es menester señalar los nuevos enfoques de los contadores, aquellos que pasan de la exclusiva preparación de estados financieros hacia la atención y servicio a los clientes, a través de entregas de información con un mayor valor agregado. Hay Contadores que aún se aferran a prácticas exitosas en el pasado, pero que hoy no son eficaces y no agregan valor a las organizaciones. Por esto la Contabilidad gerencial ha tomado gran importancia, dicha herramienta une componentes de calidad, costo y tiempo para la generación de valor.

Estos son solo algunos de los ejemplos que explican cómo las tendencias, formas de trabajar y necesidades han ido reemplazando viejos estándares y procedimientos.

CONCLUSIÓN

Hay una ruptura entre el esquema de pensamiento y gestión del profesional de la Contaduría, el cual estaba fundamentado en un estamento cuantitativo, racionalista y objetivista, y el apoyo que la gerencia de hoy demanda a este profesional. Es decir, para no limitarse, ahora el Contador Público debe incorporar elementos cualitativos en la prestación del servicio.

Como resultado de este proceso de cambio, al profesional de hoy se le exige un conocimiento amplio de la organización, un pensamiento integral, complejo y multidisciplinario. Debe considerar la comprensión de la empresa, a partir de una red de relaciones; la globalización de las relaciones empresariales; la minimización en el uso de papel como soporte transaccional, las TI como una variable de cambio continuo, y la actualización de sus conocimientos como un compromiso ante su profesión. Nuestra responsabilidad como Contadores es actualizarnos constantemente para llevar esta profesión a un siguiente nivel.

Por Tania Alfaro Poblano

veritas@colegiocpmexico.org.mx

1ER. LUGAR

‘La Contaduría Pública a la fugacidad de la globalización’, escrito por Tania Alfaro Poblano, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México, obtuvo el primer lugar del 8º Concurso de Ensayo Universitario “Carlos Pérez del Toro”.

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: