Veritas Online

Entrevista

Dra. Jacqueline Peschard, expresidenta del Comité de Participación Ciudadana: La construcción de cimientos anticorrupción

Dra. Jacqueline Peschard, expresidenta del Comité de Participación Ciudadana: La construcción de cimientos anticorrupción
marzo 01
07:00 2018

Para Jacqueline Peschard no se pueden culminar todas las expectativas de una estructura tan grande como el Sistema Nacional Anticorrupción; sin embargo, sí se pueden cimentar las bases y lograr, con el tiempo, una eficaz colaboración interinstitucional, donde exista la transparencia y la rendición de cuentas.

La Dra. Jacqueline Peschard Mariscal comparte para Veritas una retrospectiva de los avances logrados por el del Comité de Participación Ciudadana (CPC) y de los retos que deja para seguir construyendo el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), a un año de su gestión como Presidenta del CPC, cuyo periodo finalizó el pasado 8 de febrero.

La presencia de la Dra. Jacqueline Peschard en la presidencia del CPC está sustentada por su experiencia en la cultura de la transparencia y el derecho al acceso a la información. El CPC es el órgano mediador entre la sociedad civil y las instituciones de gobierno, que tiene dentro de sus facultades proponer políticas anticorrupción, metodologías e indicadores de evaluación, cuya principal función es vigilar que el SNA implemente dichas políticas.

El CPC trabaja en conjunto con el Comité Coordinador del SNA y la Secretaría Ejecutiva para la integración del componente ciudadano en la conformación de los informes, recomendaciones y políticas públicas que se consideren necesarias para el buen funcionamiento del Sistema.

UN AÑO DE RETOS

El 30 de enero de 2017 la Dra. Peschard fue designada Presidenta del CPC, desde ese entonces hasta la fecha su gestión y sus actividades han sido marcadas por enormes expectativas gracias al marco legal constitucional del SNA. Sin lugar a dudas, lo más trascendente del Sistema es la presencia del CPC, ya que potencia la actividad ciudadana en la toma de decisiones y acciones gubernamentales, a su vez estimula la construcción y colaboración entre instituciones civiles y de gobierno, en la prevención, combate y sanción de la corrupción.

Al respecto, la Dra. Peschard menciona: “Las expectativas no se podían culminar en un año, ya que en un arranque lo que toca es realizar los cimientos del enorme edificio que es el SNA, pues no solo implica tener un orden a nivel federal, sino también contempla a las 32 entidades federativas”.

El CPC tiene muy claro que no solo es necesaria la selección de un Fiscal Anticorrupción y la de un Auditor Superior de la Federación, así como el nombramiento de magistrados en el tribunal administrativo para lograr los objetivos propuestos por el SNA, sino lo imprescindible es que estas designaciones se puedan replicar en cada uno de los estados. En este sentido, para lograrlo se solicitará la colaboración de organizaciones de la sociedad civil, a nivel nacional, estatal, empresarial y de organismos profesionales. “Uno de los retos clave es trabajar en la construcción institucional del sector federal y de toda la estructura nacional; pretendemos como CPC validar la coordinación en todos los ámbitos estatales”, expresa Peschard Mariscal.

Si bien es cierto que la conformación del CPC está basada en las medidas de acción propuestas e implantadas por dicho Comité para el combate a la corrupción, las deficiencias en el funcionamiento del SNA tienen que ver con  la colaboración interinstitucional, cuya principal complicación radica en la falta de normatividad que obligue a las instancias a colaborar; es decir, “se debe plantear en la Ley sentar las bases de colaboración, lo cual llevará tiempo; además de necesitar el apoyo de todos los actores no solamente el CPC”, afirma Peschard.

EL COMITÉ COMO PROPULSOR

El SNA constituye un mecanismo de coordinación entre diferentes órdenes de gobierno para p revenir, detectar y sancionar actos de corrupción. El CPC trabaja en conjunto con la Secretaría Ejecutiva para constituir los informes, recomendaciones y emitir políticas públicas para el combate a la corrupción, durante el periodo se han logrado emitir dichas políticas.

Al respecto, la Doctora Peschardcomenta que el CPC no puede asumir atribuciones propias de los órganos gubernamentales y estatales, pero la participación del CPC debería ser un elemento fuerte para empujarlos en acciones preventivas y punitivas para enfrentar la corrupción; no obstante, detalla que considera preocupante la falta de vinculación con los citados órganos.

TRANSPARENCIA Y RENDICIÓN DE CUENTAS

Como una medida para garantizar la transparencia y un mayor control en materia de uso de recursos públicos, además de ejercer el derecho a la información, se planea la formación de una Plataforma Digital Nacional, herramienta tecnológica que estará a cargo de la Secretaría Ejecutiva del SNA, que la pondrá en operación y la administrará al tener la facultad de solicitar la veracidad y oportunidad de la información a quienes generan los datos. Dicha plataforma estará asociada a la transparencia de las bases de datos del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). La Dra. Peschard advierte que aún faltan muchas piezas por construir, entre otras cosas, el plan nacional, la política anticorrupción y la construcción de indicadores.

El SNA es un mecanismo de coordinación entre diferentes órdenes de gobierno para prevenir, detectar y sancionar actos de corrupción.”

CONSTRUCCIÓN DE INDICADORES

Una de las responsabilidades de la Secretaría Ejecutiva del SNA es generar la metodología para la medición de indicadores de corrupción. Entre las mediciones utilizadas en el país se encuentran las del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); Transparencia Mexicana y su capítulo México de Transparencia Internacional. Debido a que las prácticas de corrupción en el país son muy recurrentes, en el último reporte de Transparencia Internacional (2016), México ocupó el lugar 123 de 176 países.

En opinión de Jacqueline Peschard, los indicadores no reflejan objetivamente los casos de corrupción, pues solo están basados en los índices de percepción de la opinión pública; es decir, los indicadores difícilmente identificarán la magnitud del fenómeno y mostrarán con precisión los orígenes del problema. Al respecto, subraya: “Lo que se mide en todo el mundo son percepciones. Es muy difícil contabilizar la corrupción a menos de que sea mediante un proceso de política pública”.

La Expresidenta del CPC explica que uno de los indicadores podría estar encaminado a hacer que todas las contrataciones públicas sean más transparentes, controladas y vigiladas. “Si tú haces una política pública acerca de procesos y contrataciones —a partir de esta— se construye un indicador con la intención de medir, qué tanto se publica una convocatoria y validar si se cubrieron con todos los requisitos”, ejemplifica.

TRAYECTORIA

LA PREVENCIÓN Y LA CORRUPCIÓN

En México, la corrupción es un problema estructural cada vez más complejo y sofisticado, que se mantiene vivo al amparo del agravante de la impunidad. La corrupción y el incumplimiento de la ley se identifican como los principales obstáculos para el crecimiento de la economía y el desarrollo del país en general.

Sobre prevención de la corrupción, la Dra. Peschard cree que esta se sustenta como una herramienta clave a mediano y largo plazo. “No puede ser una cosa inmediata si no se empieza a poner en claro mediante sanciones específicas”, declara. En este sentido argumenta que, al contar con un modelo de prevención eficaz, se evitará caer en desviaciones y que por medio de la aplicación de sanciones se podrán irrumpir violaciones. “Ese es el verdadero saneamiento de una administración: Construir sistemas de control y cuando se violan hay que sancionarlos”, asevera la extitular del CPC.

La Dra. Peschard enfatiza que la prevención de la corrupción se sustenta como una herramienta a mediano y largo plazos y empieza por poner sanciones.”

CONVENIO ENTRE EL COLEGIO Y EL CPC

El pasado 8 de diciembre la Expresidenta del Colegio, C.P.C. Rosa María Cruz Lesbros, firmó un convenio con el CPC con la intención de compartir las experiencias y los trabajos de investigación que desarrollan las comisiones del Colegio, las cuales trabajan con temas como control preventivo, técnicas y de investigación, contabilidad gubernamental, fiscalización e integración de expedientes de responsabilidad administrativa, entre otras.

De este modo, Peschard Mariscal destaca que el trabajo del Comité se verá favorecido por la experiencia del Colegio en favor del combate a la corrupción, pues concibe que el CPC podrá conocer más sobre los procesos en los que se llegan a filtrar las prácticas indebidas. “La forma en que podemos sacarle el mayor provecho —al convenio— es echando mano de los grupos de trabajo que el Colegio de Contadores tiene establecidos, pues eso es algo con lo que nosotros no contamos. Un ejemplo de ello es que los contadores nos pueden ayudar en la conformación de mecanismos de control, de las funciones que tienen los órganos internos y en las reformas legales que hay que efectuar”.

“La profesión contable puede llegar a combatir a la corrupción, pues el ojo de los contadores es clave para identificar controles débiles, hallar malas técnicas de administración, llevar a cabo auditorías y detectar déficits de cualquier dependencia, ya sea pública o privada”, comenta.

Finalmente, comparte a los lectores de la revista Veritas que seguirá con su vida académica y en la investigación en el Seminario de Transparencia en la UNAM. De igual modo resalta la relevancia de colaborar con los contadores y la oportunidad de transmitir sus ideas en esta publicación.

 

C.P.C. Rosa María Cruz Lesbros
Expresidenta del Comité Ejecutivo 2016-2018
veritas@colegiocpmexico.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: