Veritas Online

Ejercicio Profesional

La carencia, la violencia y el valor ético para reinventarse profesionalmente

La carencia, la violencia y el valor ético para reinventarse profesionalmente
enero 01
00:24 2015

La mayoría de los seres humanos hemos crecido con carencias y recurrentes crisis financieras como parte de nuestra educación, derivada por la falta de una ética económica que permita una mejor distribución del dinero y del trabajo (cabe recordar que el 2% de las personas son dueños del 96% del total de la producción de la riqueza mundial).

En México, la difícil situación económica para muchos profesionistas y sociedad en general, a últimas fechas, ha provocado en algunos casos el distanciamiento ético al incurrir en constantes salvaguardas, algunas inconscientes ante indecisiones propias al querer hacer más de lo que nos corresponde sin dar resultados, o simplemente al ya no tener empleo o clientes que generen recursos financieros que permitan seguir manteniendo el nivel de vida acostumbrado o buscando un nivel con más abundancia y decoro familiar.

En la realidad de la vida muchos de los casos, las estadísticas demuestran que vivimos en una lucha desleal y encarnizada por conseguir crecer a como dé lugar, incluso soportando ineficiencias, corrupciones, impunidades y falta de transparencia de autoridades públicas y privadas, como si esto fuera una virtud natural de las empresas corporativas que persiguen más clientes y más recursos, incluso como el caso del crimen organizado, que de acuerdo a distintas versiones de escritores, analistas y obvio por sentido común que marca la razón de la lógica, se dice que la delincuencia es organizada porque se incluye a esas autoridades, que por un lado siguen permitiendo sus acciones ilícitas y por otro lado encargándose de aparentar la disminución de su lastimosa violencia.

Como dato reciente cabe mencionar que según estudios realizados a 160 países en el mundo, México ocupa el lugar 138 entre las naciones más pacificas. En otras palabras es el país número 22 más violento. Otro dato conocido es que desde 2006 a 2014 se han reconocido más de 120 mil muertes y desapariciones por la violencia, de las cuales dos terceras son de los 2 últimos años. En el mundo la falta de ética económica y el costo del poder financiero han cobrado vidas por más de 100 millones de humanos por violencias y guerras en la historia.

La carencia de oportunidades en el mercado económico dificulta el otorgamiento de los servicios independientes y de empleo de trabajadores y profesionales por las propias circunstancias financieras de las crisis, por su indefinición ante una especialización de actividades competitivas, por la falta de preparación ante los diversos cambios internos y de globalización, en ocasiones por la falta de preparación específica o falta de especialización, o la falta de alianzas en la integración de servicios como lo previene el Código de Ética Profesional del IMCP.

El común de las personas son capaces de hacer cualquier cosa por evitar perder el empleo o a un cliente, que derivado de ello, lamentablemente en muchas ocasiones se afecta la dignidad humana y se inicia el conflicto de intereses en la intimidad de nuestras acciones temporales, ante injusticias cotidianas que lastiman la integridad endeble por un supuesto bien mayor, con que a veces no se perdona o se perdona de acuerdo a las circunstancias propiciadas, con el cristal con que se vean las cosas. Quizá se pueda cumplir la apariencia ética, pero no la consciencia.

Si sumamos las continuas postergaciones de complicidad de factores externos, inocentemente podemos pensar que con el transcurrir del tiempo se resuelvan solas las cosas, incluso en algunos casos, la esperanza de que ya no baje más; la bolsa de valores (manejada por intereses de una supuesta dirigida oferta y demanda financiera), el precio del petróleo (como antaño es más barato comprarlo, que no nos extrañe si lo importamos), el empleo (que ha disminuido sus prestaciones y solo suman las contrataciones sin restar los despidos), la seguridad (que siguen las muertes y secuestros), la salud (por aumento de estrés), la educación (mejoras de aptitud y actitud). La falta de atención al campo agrícola y ganadero, el apoyo interno al pequeño productor industrial y soporte financiero comercial, civil, empresarial y de áreas productivas que no sean exportaciones.

También seguimos con la esperanza de que el tipo de cambio del valor de la moneda nacional se fortalezca, que los presupuestos gubernamentales logren activar la economía, que se abata la corrupción, los secuestros, la inseguridad jurídica y el abuso del dispendio publicitario e insensibilidad de distintas autoridades carentes de dignidad y valor ético en el cumplimiento de sus responsabilidades profesionales, sociales y de permanencia en el desarrollo.

Además hay acoplamientos normativos que las autoridades fiscales vienen especializando y detallando con nuevos procesos electrónicos y tecnologías que deberán adaptarse a partir de este año de 2015 que debemos ir rediseñando las nuevas actividades profesionales, en especial a las entidades que hayan obtenido ingresos mayores a los 4 millones de pesos para cumplir con el envío de la contabilidad electrónica.

En la historia de cada día del ser humano, en su amable comportamiento del buen decir y del buen hacer va formando un conducto de valor basado en la admiración y respeto que da la comprensión y comunicación derivada de la prudencia de una conducta ética, que en la mayoría de las veces encuentra eco en cualquier profesión brindando y aportando mejoras productivas en bien de la competitividad en beneficio de la familia y la sociedad, sin embargo el correr del tiempo nos ha enseñado que nada que valga la pena es fácil, incluso la dificultad o carencia de valor por redimir el agradecimiento y reconocimiento del esfuerzo sobre el estudio y desarrollo de una tarea continua que se brindan al compartir intereses, conocimientos o creación de consciencia para mejorar valores naturales del Ser.

Por otro lado, es lamentable que existan personas que las angustias por falta de trabajo o negocios que produzcan ingresos, tengan que aceptar actividades diferentes, a veces temporales a las de su giro o su especialidad. El hecho de que por necesidad se tengan que hacer trabajos diferentes para ganar dinero, es válido y aceptable, lo que no es congruente ni ético, es quienes ignoran o abusan de las necesidades de los trabajadores sin darles prestaciones pudiéndolo hacer, y de profesionistas al no pagarles a tiempo o postergarles los trabajos para pagarles menos de lo que les corresponde, incluso invaden ambientes de falta de transparencia para ahorrar algunas contribuciones sociales e impuestos laborales.

Es importante conocer la historia para evitar que se repita lo negativo, retomando la experiencia para revalorar las estrategias y esfuerzos ante alternativas que da la vida misma. Ante la falta de tacto o consideración por los buenos modales y costumbres, que se han perdido, como los ejemplos de los abuelos que nos daban muestra de tolerancia, decencia, paz y cortesía, por desgracia la falta de admiración, perdón, comunicación sana y mutua comprensión, provocan desánimo respecto a los valores morales que se vienen perdiendo y cada vez es más difícil encontrarlos en el interior del buen Ser.

Una medida recomendable para ser mejores son para unos las oraciones, para otros la meditación, y para otros no perder el aliento a conjuntar ideales mediante la reflexión de nuestro interior para encontrar la maravilla del Ser y de la vida, donde se comparte con el poder de la sonrisa y la abundancia del sentir la dicha y la honradez de tener familia, salud, estudio, trabajo y amor que nos dan la oportunidad de ser felices cada día, bajo la tutela de la tolerancia y comprensión, en una Nación que hay cosas nos guste o no, es nuestro México, patria llena de historia, cultura, clima, geografía, arte, comida y tradiciones que nos envidian.

Hay épocas y fechas importantes en la vida donde hay que reinventarse y dejar la agresividad de los momentos débiles e ignorantes carentes de inteligencia emocional, dejar de criticar y presuponer cosas que no tenemos ni conocimiento ni evidencia y cambiémoslos por los momentos gratos y cortesías compartidas, esos logros obtenidos con estudio y trabajo para servir en algo o alguien.

Recuerden que la vida vale en medida que la compartas enseñando y dando lo mejor de ti, a veces sufrimos decepciones y olvido, confusiones y malos entendidos no deben desviar la fuerza del valor de la ética y del amor, son los pilares de la gratitud y sabiduría del alma que nos llena de razones y sentidos para alcanzar proyectos y sueños que nacen de la grandeza del corazón y la decisión de la razón que te permiten apreciar los regalos de la vida y gozarlos al máximo.

La innovación, renovación o reinvención dentro de las estrategias personales, profesionales y empresariales siempre tienen personas que llevan a cabo los nuevos planes con dosis de valores agregados, partiendo de forma personal con unos ejemplos con base a poder disfrutar los siguientes aspectos:

  1. Decide lo que quieres en la vida y define metas concretas.
  2. Intuye, medita y sé congruente con tu mente y tu corazón.
  3. Saca la sabiduría del ser al estudiar para dar resultados.
  4. Fuerza de voluntad, confía en ti mismo y evita rendirte.
  5. Respeta con responsabilidad, iniciativa y creatividad.
  6. Ubica competencias y evita desgastar tu energía en quejas y criticas.
  7. Trabaja, ama, sirve y da más de lo que deseas recibir.
  8. Adquiere más consciencia ética financiera sustentable.

Podemos pensar de forma propositiva en lograr cambios verdaderos capaces de asumir nuevos comportamientos con perspectivas de alcances medibles sobre una consciencia ética financiera sustentable, al final sabemos que sin convicción es limitada una respuesta exitosa.

Actualmente, los profesionales deben reinventarse para salir adelante y ser más congruentes con su desempeño actual, que no siempre puede garantizar su resultado futuro y que debe construir puentes entre el presente y el futuro, invirtiendo el diseño de su futuro con base al presente que en breve será su pasado, que no es fácil predecir una continuidad de crecimiento o estancamiento.

El proceso de reinventarse de forma proactiva tiene vertientes controlables y externas circunstanciales, es preciso saber cuánto tiempo debemos invertir para nuevas tareas, que permitan determinar el flujo de actividades para lograr los propósitos, para lo cual se presentan los siguientes puntos de apoyo ético de valores profesionales.   

  1. Predeterminación de la nueva actividad, puesto o trabajo que se desea realizar. Fijar la diferencia de lo que se ha venido haciendo en el pasado y lo que realmente le nace hacer con pasión y placer, no solo por dinero o tradición profesional. Hay muchos contadores y abogados que vienen realizando cosas diferentes a su rama profesional, el ejemplo más consolidado que podemos asemejar es el del contador Miguel Ángel Cornejo que desde hace más de 30 años es un connotado líder de opinión sobre las perspectivas de consciencia ética, motivacional y filosóficas sobre el poder transformador del ser excelente.

Otra alternativa viable es el reconocer que existe una posibilidad de alianza de talentos donde se puedan fusionar actividades integrales profesionales.

  1. Es de suma importancia meditar y reflexionar arduamente para determinar qué sabes hacer y qué quieres hacer de forma congruente. La profesión contable cada vez es más dinámica y evoluciona con nuevos entornos profesionales conservando  aquellas cosas que “quieres y sabes hacer” y consideras esenciales de forma productiva y competitiva.
  2. A veces la experiencia, deseos y aspiraciones conllevan más esfuerzos y estrategias para evolucionar con mejores referencias, los contactos y relaciones son otra opción a considerar, para realizar un cambio real de superación es preciso prepararse con aptitud y actitud que den buenos resultados en su nueva actividad.
  3. Todas las personas cuentan con talentos únicos que por desgracia no siempre los saben reconocer o justificar en las nuevas tareas con una nueva fuerza de voluntad, convicción y confianza en sí mismo, con fortaleza, estudio y dar las mejores alternativas en los resultados.
  4. El Conocimiento y respeto de lo que debe hacerse debe basarse en un marco de responsabilidad y creatividad de eficiencia y eficacia.  Deberemos asegurar que aprendemos rápido todo aquello que esté relacionado con la parte valiosa de nuestro nuevo “núcleo profesional”, tan rápido como nuestro entorno avanza. Si es posible, algo más rápido que los demás. Aunque la caducidad será un gran problema, no lo será la información, no al menos por su escasez, si acaso por su abundancia. Cualquier profesional tiene una enorme sobrecarga de información, la única forma de evitar el exceso de información, será utilizar filtros adecuados. Somos y evolucionamos en función de lo que nuestra red profesional lo hace. Se trata, pues, de seleccionar bien nuestros nodos de información y tomar referentes que marquen guías y caminos y buscar estas guías o conocimiento relevantes e intentar profundizar en ellos. 
  5. Ubicar potencialidades competitivas profesionales que puedan avanzar rápidamente para sobrevivir en la constante competencia de antaño, presente y futura, bajo una autonomía, pensamiento autocrítico, adaptabilidad, emprendimiento. Cada profesión tendrá sus claves, pero la preparación en competencias incluso en las más blandas como las competencias sociales y emocionales será necesaria. Las competencias exigen entrenamientos  más sofisticados que quizás la lectura no te dará. Éste sin duda será el campo de batalla de los nuevos profesionales, la exigencia será experiencia y capacidad de reaprendizaje en la nueva forma de capacitarse al utilizar talleres, mentores, redes de especialidades,  entrénate e infórmate en tu día a día, sal de tu zona de confort, date retos.
  6. Motivación del trabajo sobre lo que quiero hacer con amor de servir, dar más de lo que puedo recibir. El motor del modelo de desempeño son las emociones, los motivos, la energía que ponemos en nuestra vida profesional, no sólo para conseguir un adecuado desempeño actual, sino energía para invertir en un futuro incierto. La desorientación, la excesiva presión y ausencia de liderazgo junto con situaciones empresariales nocivas y faltas de ética de nuestras organizaciones desgastan energía de muchas personas. No sólo la energía que puede destinar a aquellas organizaciones a las que sirve, sino su energía vital. Somos seres más emocionales y espirituales de lo que a priori pudiera parecer. Y a menudo podemos quemarnos profesionalmente en una empresa y perder los motivos y la abundancia de energía que requiere nuestro reaprendizaje profesional. Para reinventarse hacen falta coraje y energía, pero sobre todo un sueño que te guíe. Cuidarse emocionalmente, no perder el gusto por lo que haces, soñar despierto, mantener el nivel del flujo de resultados o exigencia adecuada es el primer factor de éxito. Ningún trabajo merece que pierdas tu energía profesional, mucho menos la salud.

Éstas pueden ser las bases de un modelo de desempeño que nos permita evolucionar y reinventarnos, asegurar que nuestro rendimiento esté alineado con el cambio en nuestro día a día.

El ansiado éxito profesional esperado a veces llega con distintas caras y cada vez más de aquellos que sueñan que son dueños de su destino, que buscan las herramientas para reinventarse, que saben que se están preparando para trabajos que no existen no logran ver su fisonomía de los servicios reales.

La adaptación profesional requiere eliminar el miedo que provoca la libertad de elegir en un entorno incierto, donde lo único cierto es que nuestras profesiones tal y como las conocemos desaparecerán sino deciden reinventarse para evitar posibles carencias, evitar violencia innecesaria y obtener mejores de vida con valores de consciencia ética financiera sustentable.

Iniciemos un nuevo año de 2015 con nuevos deseos y metas para brindar mejores servicios que nos brinden satisfacciones profesionales.

 

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez

Consultor de Ética Financiera Sustentable, Socio y Colaborador del Colegio de Contadores Públicos de México

cpcvicenterobleda@hotmail.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: