Veritas Online

Seguridad Social

Jubilación, pensiones para trabajadores profesionales independientes

Jubilación, pensiones para trabajadores profesionales independientes
noviembre 01
08:00 2018

A pesar de no tener los mismos derechos y obligaciones que un trabajador asalariado, pueden cotizar en el IMSSo el ISSSTE por cuenta propia.

En el 2018 se cumplen 21 años de la reforma legal al sistema de seguridad social en México, concretamente al sistema de pensiones para los trabajadores que reúnen los requisitos legales para tales efectos. En 1997, surgió el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), por vía de cuentas individuales, y en consecuencia, las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore).

Uno de los grandes temas pendientes de la agenda nacional y de la nueva administración que inicia funciones el próximo 1 de diciembre es, sin duda, revisar, analizar y, en su caso, modificar los aspectos legales y normativos que busquen mejorar el sistema de pensiones en México.

ACCESO A SERVICIOS DE SALUD

Los trabajadores independientes son aquellos que no tienen una relación laboral con una empresa, por lo que al no estar sujetos a una relación de subordinación no disfrutan de ciertos beneficios o prestaciones legales como podrían ser aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, participación en las utilidades de una empresa, acceso a la seguridad social en alguna de las instituciones públicas como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y créditos de vivienda con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), entre otros.

A cambio, los trabajadores independientes gozan de condiciones de trabajo atractivas como tener flexibilidad en el horario, mayor autonomía y potencial de crecimiento, mejor balance entre el trabajo y la calidad en la vida personal. Ejemplo de trabajadores independientes son microempresarios, artesanos, taxistas, plomeros, herreros y otros oficios, pero también se encuentran abogados, médicos, contadores, psicólogos, arquitectos y otros profesionistas que trabajan por cuenta propia.

El contrato que rige las relaciones comerciales con sus clientes es el de una prestación de servicios profesionales independientes (de naturaleza civil) y no de una relación laboral. Según fuentes como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el número de trabajadores que se encuentra en esa situación es alrededor de 12 millones que, comparado con la cifra más reciente de trabajadores asegurados al IMSS (poco más de 20 millones, en agosto de 2018), representa el 60 por ciento.

El sistema de seguridad social en México se constituye de manera tripartita, quienes participan en su administración y financiamiento son patrones, trabajadores y el Estado. La base para el cálculo y pago de las contribuciones de seguridad social, históricamente, ha sido el salario que perciben los trabajadores. Al no estar obligados a cotizar, los trabajadores independientes quedan excluidos del sistema de seguridad social y de las prestaciones (económicas y en especie) a que tienen derecho los trabajadores asalariados. Para subsanar tal situación, con frecuencia recurren a los servicios de salud del Seguro Popular, a la contratación del Seguro de Salud para la Familia, que otorga el IMSS, o bien, a la compra de seguros de vida, gastos médicos mayores o menores, guarderías particulares, etc. Si por motivo de su trabajo se accidentan, por medio de la contratación de alguno de esos seguros es que tienen la cobertura de atención médica, hospitalaria, de medicamentos y rehabilitación; no así un subsidio económico, a menos que la cobertura de la póliza lo incluya.

FONDOS PARA EL RETIRO Y VIVIENDA

Para estar en posibilidades de pensionarse, los trabajadores independientes también optan por comprar planes de pensiones privados. Y no hay que olvidar que desde 2005 ya pueden abrir una cuenta individual en la Afore que decidan, para invertir y ahorrar para su retiro. Quienes en algún momento de su trayectoria laboral fueron trabajadores asalariados y ya tienen una cuenta individual incrementarían el saldo ya existente con los abonos que hicieran. En esta misma situación, también cabría la posibilidad de aprovechar los beneficios de la Continuación Voluntaria en el Régimen Obligatorio del IMSS (conocida como modalidad 40), recuperar las semanas de cotización acumuladas en el periodo que hubieren sido asalariados y pensionarse en términos de la legislación aplicable (sobre todo se sugiere en casos del Régimen de Ley 73).

Desde 2005, los trabajadores independientes pueden abrir una cuenta en la Afore que decidan, invertir y ahorrar para su retiro.

Un punto de suma importancia a tomar en cuenta es que dichas aportaciones a los fondos para el retiro tienen una ventaja fiscal, pues se consideran deducciones personales (junto con otras como gastos médicos, hospitalarios, primas por seguros de gastos médicos, etc.) a incluir dentro de la declaración anual de impuestos que presentan las personas físicas ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), cuyo beneficio se reflejaría en obtener un saldo a favor. Esas deducciones personales están limitadas, pues en su conjunto no deben ser superiores al 15% de los ingresos del contribuyente o cinco veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA) anual, lo que resulte menor.

En tanto que no están sujetos a los lineamientos legales de semanas cotizadas o edad, el momento para acceder a una pensión lo decide cada trabajador independiente, condicionado al monto acumulado en su cuenta individual, estado de salud, años de vida laboral restantes, entre otros factores, para que el importe de la pensión esperada sea suficiente (en cantidad y calidad) y le permita cubrir sus necesidades.

En materia de créditos de vivienda, concretamente con el Infonavit, el Instituto puede otorgarles un crédito, siempre que estén en el Régimen de Incorporación Fiscal ante el SAT (a partir del ejercicio fiscal 2014). Enmarcado dentro del programa Crezcamos Juntos, establecido por el gobierno federal, además tendrían acceso a los servicios de la seguridad social que ofrece el IMSS. Los intereses reales pagados que se deriven de un crédito hipotecario también forman parte de las deducciones personales señaladas en párrafos anteriores y gozan del mismo beneficio fiscal.

CONCLUSIONES

Si bien es cierto que los trabajadores independientes no tienen los mismos derechos y obligaciones que los trabajadores asalariados y, en consecuencia, no disfrutan de beneficios como seguridad social y acceso a una pensión, también es cierto que sí cuentan con alternativas para acceder a ellos. Incluso, quienes cotizaron algunos años en el IMSS o ISSSTE pueden recuperar los años de cotización que, combinados con un esquema de cotización voluntaria, puede dar acceso a una pensión en términos de la ley aplicable.

A 21 años de la reforma al sistema de pensiones, cabe la posibilidad de plantearse el incluir (junto con propuestas que ya se estudian como el incremento en el porcentaje de aportaciones, aumento en la edad para pensionarse y aportaciones voluntarias) un esquema de contribuciones obligatorias para los trabajadores independientes con el objetivo de ampliar la cobertura y esquema de aportaciones.

L.C.C. Miguel Ángel Silva Pedroza
Integrante de la Comisión de Desarrollo Profesional
de Seguridad Social del Colegio Sur
miguelangelsilvap@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: