Veritas Online

Ejercicio Profesional

IVA, ¿toda enajenación de suelo está exenta?

IVA, ¿toda enajenación de suelo está exenta?
junio 01
07:01 2017

La enajenación de las construcciones adheridas al suelo debe tener trato diferenciado al determinar si en una operación específica se está enajenando más que simplemente el suelo. ¿Sabes en qué casos?

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un gravamen que se impone en México cuando las personas físicas o morales enajenan bienes, prestan servicios independientes, otorgan el uso o goce temporal de bienes o importen bienes o servicios. Dichos actos o actividades deben hacerse en el territorio nacional para poder ser gravados.

EXCEPCIONES AL PAGO DE IVA

A pesar de lo anterior, la ley de la materia señala excepciones para el pago de este tributo, lo cual puede atender a diversas razones de política fiscal. Así, la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA) establece algunas exenciones en la enajenación de determinados bienes, las cuales se contienen en su artículo 9. Tal es el caso del relevo de pago de IVA cuando se enajena el suelo (fracción I) o las construcciones adheridas al mismo, siempre y cuando estas últimas se destinen o utilicen para casa habitación (fracción II). Dichas exenciones han sido motivo de un sinfín de criterios e interpretaciones, tanto por parte de las autoridades fiscales como de los juzgadores competentes en la materia fiscal.

NUEVOS CRITERIOS

Recientemente se publicó una jurisprudencia por reiteración de criterios del Décimo Sexto Circuito Judicial Federal de Guanajuato relacionada con el tema en comento. En ella se establece que la enajenación de obras de infraestructura y urbanización para otorgar la disponibilidad de energía eléctrica, telecomunicaciones y agua potable a un inmueble destinado al uso industrial no se encuentra exenta del pago de IVA.

Asimismo se aclara que la enajenación de dichas obras de infraestructura y urbanización no pueden considerarse como una mejora al suelo debido al tratamiento diferenciado que la ley y la jurisprudencia han otorgado a la enajenación de este y a las construcciones adheridas a él.

El criterio comentado es obligatorio únicamente para los órganos jurisdiccionales ubicados en el circuito mencionado que tengan inferior jerarquía al del autor del criterio, siendo este el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa de dicho circuito. Esto incluye a la Sala Regional del Centro III del Tribunal Federal de Justicia Administrativa con sede en Celaya. No obstante, su emisión resulta muy útil para dilucidar el contenido y alcance de la normatividad aplicable en materia de IVA.

Efectivamente, la tesis de jurisprudencia señala que la exención prevista en las fracciones I y II del artículo 9 de la LIVA, en relación con el artículo 29 del Reglamento de dicha ley, no cubre a aquellas instalaciones, obras de infraestructura y urbanización que otorgan disponibilidad de energía eléctrica, telecomunicaciones y agua potable a un inmueble, cuyo destino es el uso industrial.

Como podrá recordarse, el artículo 29 del Reglamento de la LIVA menciona que la prestación de los servicios de construcción de inmuebles destinados a casa habitación, ampliación de esta, así como la instalación de casas prefabricadas que sean utilizadas para este fin, se consideran comprendidos dentro de la fracción II del artículo 9 ya mencionado. Lo anterior, siempre y cuando el prestador del servicio proporcione la mano de obra y materiales. Igualmente, el precepto señala que tratándose de unidades habitacionales no se considera como destinadas a casa habitación las instalaciones y obras de urbanización, mercados, escuelas, centros o locales comerciales, o cualquier otra obra distinta a las señaladas.

¿QUÉ SÍ Y QUÉ NO ES SUELO?

En este sentido, el criterio de jurisprudencia comentado distingue al suelo de las instalaciones existentes en él como las hidráulicas, eléctricas, de gas, aire acondicionado, plomería, acabados, cimentación y sanitarias, entre otras. Así, se deja claro que la enajenación de las construcciones adheridas al suelo deben tener un trato diferenciado respecto de la mera enajenación del suelo, para efectos de la LIVA.

Todas las operaciones en las que se enajenen construcciones adheridas al suelo distintas a las destinadas a casa habitación se encuentran gravadas con IVA”.

En otras palabras, dichas instalaciones, obras de infraestructura o urbanización, entendidas como construcciones adheridas al suelo, no pueden caber en la exención de la fracción I del artículo 9. En todo caso, estarán exentas del pago del IVA cuando el inmueble se destine al uso habitacional con base en la fracción II del mismo precepto. Es así como todas las operaciones en las que se enajenen construcciones adheridas al suelo distintas a aquellas destinadas a casa habitación, se encuentran gravadas con la tasa general del IVA.

Debe recordarse que el artículo 750 del Código Civil Federal, mismo que establece la definición de aquello que debe considerarse como bien inmueble, distingue al suelo de las construcciones adheridas al mismo, así como de otros bienes inmuebles como plantas, cañerías, cuerpos de agua y líneas telefónicas, entre otros.

INTERROGANTES PENDIENTES

Con motivo de todo lo anterior, surge la duda en el sentido de dónde acaba el suelo y dónde inician las construcciones, instalaciones y urbanización adheridas al mismo. Hay bienes inmuebles donde la distinción resultaría relativamente sencilla, pero en muchos otros, esta tarea podrá ser sumamente complicada. Así, se entra en un terreno difícil donde la causación del IVA puede tornarse subjetiva al determinar qué se considera una simple mejora al suelo, en oposición a una construcción adherida al mismo.

Más aún, existen muchos predios que, a pesar de parecer solamente suelo y enajenarse como tal, cuentan con infraestructura e instalaciones que, en estricto sentido y aplicando los criterios antes comentados, deberían enajenarse causando IVA, siempre que no tengan como uso o destino el de casa habitación.

Al menos queda claro que las normas fiscales y las interpretaciones de los tribunales permiten distinguir la enajenación del suelo de la enajenación de construcciones adheridas al mismo, para efectos de calcular, trasladar y, en su caso, acreditar el IVA correspondiente.

Las personas físicas o morales dedicadas al ramo de la construcción y enajenación de bienes inmuebles deberán ser cuidadosas al determinar si en una operación específica se está enajenando simplemente el suelo o si se enajena una construcción, instalación u obra de urbanización por la cual se cause el IVA.

Lic. Juan de la Cruz Higuera Ornelas

Ll.M. Asociado Senior de JCH Abogados

info@jch-abogados.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment