Veritas Online

Ejercicio Profesional

Inversiones Offshore, ¿qué aspectos fiscales se deben considerar?

Inversiones Offshore, ¿qué aspectos fiscales se deben considerar?
junio 01
07:12 2017

Quienes decidan invertir en el extranjero deberán cumplir con sus obligaciones en México en materia de pago del ISR y de revelación a las autoridades.

De acuerdo con las disposiciones fiscales mexicanas, las personas que califiquen como residentes fiscales en México se encuentran obligadas al pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), respecto de los ingresos que generen, tanto en el país como en el resto del mundo. Esto es, se encuentran obligadas a pagar el impuesto en México por los ingresos obtenidos cualquiera que sea la fuente de riqueza de donde provengan; concepto comúnmente llamado como sistema de tributación de base mundial.

Es importante señalar que, de conformidad con las disposiciones fiscales mexicanas, se entiende que una persona física es residente en nuestro país para efectos fiscales, cuando, entre otros supuestos: establece su casa habitación en México y el centro de sus intereses vitales igualmente se encuentra en el país.

Hoy en día existen ciertos países que conservan el sistema de tributación territorial, el cual, a diferencia del sistema de base mundial, establece en términos generales, que únicamente serán objeto del ISR los ingresos que se generen de fuente de riqueza de su país de residencia, y no respecto de los que provengan del extranjero. Algunos ejemplos de países que aún mantienen el citado régimen son Panamá, Costa Rica, Uruguay y Hong Kong. Con base en lo anterior, es importante analizar los efectos fiscales que resultarían para los residentes fiscales mexicanos que mantengan inversiones fuera de México, conocidas como inversiones offshore.

Como regla general, la naturaleza de las inversiones en el extranjero pueden ser de dos tipos:

  • Inversiones pasivas. Habitualmente las personas invierten sus recursos con la expectativa de generar ingresos como intereses, ganancias de capital, dividendos, y en la mayoría de los casos no buscan ser repatriados en el corto plazo.
  • Inversiones activas. Tienen como característica principal la expectativa de generar ingresos operativos a corto plazo, por ejemplo: venta de bienes inmuebles, prestación de servicios u otros.

Bajo cualquiera de estos supuestos, es conveniente determinar el tratamiento fiscal que resultaría aplicable en México como consecuencia de mantener inversiones fuera del país. Esto dependerá, entre otras cosas, de la naturaleza de los ingresos que se generen en el extranjero, la estructura de inversión (directa o través de un vehículo o figura que se constituya en el extranjero), el régimen fiscal al que esté sujeto dicho vehículo o figura, así como el régimen de tributación para un extranjero en la jurisdicción donde se obtenga el ingreso.

Hay dos mecanismos a través de los cuales se puede invertir en el extranjero: de forma directa o a través de un vehículo o figura (como persona moral y fideicomiso) que se constituya en el extranjero.

INVERSIÓN DIRECTA

En el caso de las personas físicas que inviertan directamente, estas estarían obligadas a pagar el ISR en los términos del Título IV de la Ley del ISR. El tratamiento particular estaría ligado al tipo de ingreso que obtengan (por ejemplo, dividendos, intereses o ganancias de capital).

Como regla general, la tasa del ISR aplicable en México a los ingresos de esta naturaleza que obtengan las personas físicas es progresiva, siendo 35% la tasa máxima aplicable. Sin embargo, hay casos particulares que reciben un tratamiento distinto, es el caso de los ingresos derivados de la ganancia en la enajenación de acciones listadas en un mercado reconocido, los cuales se gravan a una tasa del 10 por ciento.

En adición, en el caso de que las personas físicas perciban dividendos o utilidades de sociedades residentes en el extranjero, además de acumularlos a sus demás ingresos, deberán enterar de forma adicional, 10% del ISR sobre el monto del dividendo o utilidad efectivamente distribuido, sin incluir el impuesto que en su caso se hubiera retenido.

Asimismo, es importante resaltar que las personas físicas residentes en México se encuentran obligadas a reconocer los efectos derivados de las fluctuaciones cambiarias, y deberán pagar el impuesto que les corresponda, según les resulte aplicable.

Lo anterior toma relevancia en un entorno como el actual, pues de mantener inversiones en moneda extranjera, la constante devaluación del peso mexicano tiene como resultado un incremento en el patrimonio de las personas, lo que deriva en el reconocimiento de un ingreso, y en consecuencia, en el pago del ISR. Si bien es cierto que desde el punto de vista económico el patrimonio en pesos aumenta, pudiera ser que incluso el portafolio haya generado minusvalía en la moneda en la que se mantengan las inversiones, lo que implica que pagar impuestos en México genere un malestar para el inversionista.

INVERSIÓN A TRAVÉS DE UN VEHÍCULO

Como se expuso recientemente, hay un segundo mecanismo por medio del cual se puede colocar capital fuera del país. Esto es, a través de un vehículo o figura que se constituya en el extranjero.

A efectos de determinar el tratamiento fiscal que se le debe otorgar a las inversiones realizadas a través de vehículos constituidos en el extranjero, es fundamental conocer el régimen de tributación aplicable a los ingresos que perciba dicho vehículo o figura en el país de constitución. En el caso de las inversiones de carácter pasivo, comúnmente, mas no siempre, se llevan a cabo a través de vehículos que no tributan en el país de constitución, lo que no necesariamente es el caso de las inversiones activas.

Hay dos mecanismos a través de los cuales se puede invertir en el extranjero: de forma directa o a través de un vehículo o figura que se constituya fuera del país”.

El tratamiento fiscal en México dependerá de ciertos factores como la naturaleza de los ingresos que se generen a través del vehículo o figura en el extranjero, la tasa del ISR a la que estén sujetos dichos ingresos en el país donde esté constituido el vehículo, así como la determinación respecto de si se tiene o no el control efectivo o de administración del vehículo o figura (decidir el momento de reparto de utilidades o dividendos).

Es importante señalar que la Ley del ISR establece en su Título V, que se considerarán ingresos sujetos a Regímenes Fiscales Preferentes (Refipres), los que no están gravados en el extranjero o lo están con un ISR inferior a 75% del impuesto que se causaría y pagaría en México, en los términos del Título que les corresponda, ya sean personas morales o físicas. Asimismo se le dará el mismo tratamiento a los ingresos que se generen a través de entidades o vehículos que se consideren transparentes fiscales en su país de constitución (entidades o figuras jurídicas que no son consideradas contribuyentes en su país de constitución y sus ingresos son atribuibles a sus miembros, socios o accionistas).

Por lo que respecta a inversiones pasivas, dado que los ingresos que se obtienen a través de los vehículos o figuras que se constituyen para llevar a cabo estas inversiones, generalmente no son objeto del ISR en el país de constitución del vehículo o figura, en principio, estos calificarían como ingresos sujetos a Refipre.

INGRESO SUJETO A REFIPRE

Obtener un ingreso sujeto a Refipre da lugar a dos principales implicaciones en México; (i) la obligación de anticipar el pago del ISR, aun cuando el ingreso no haya sido efectivamente distribuido a la persona, y (ii) la obligación de presentar en el mes de febrero una declaración informativa, por medio de la cual se comunique a las autoridades fiscales respecto de las inversiones sostenidas en estas jurisdicciones.

Cabe señalar que la omisión en la presentación de la declaración informativa respecto de la que se hace referencia, puede conllevar consecuencias de índole penal y de pérdida en el derecho a tomar deducciones y pérdidas fiscales, por lo que es de suma importancia cumplir con la obligación en tiempo y forma.

Definitivamente el hecho de presentar la declaración informativa evita mantener anonimato respecto del patrimonio conservado en el extranjero, situación incómoda para los contribuyentes, sobre todo, por temas de seguridad y revelación de información.

No obstante lo anterior, hay excepciones a la regla general dentro del régimen de Refipres. Entre otros supuestos, la Ley establece que no se considerarán ingresos sujetos a Refipres los que se generen a través de vehículos o figuras jurídicas extranjeras que realicen actividades empresariales, salvo que sus ingresos pasivos representen más de 20% de sus ingresos totales.

Esto resulta trascendente para el caso de las inversiones activas, pues por la naturaleza de las mismas, aun cuando los ingresos pudieran estar sujetos a una tasa del ISR menor a 75% del que se hubiese causado en México, estos no se considerarían como ingresos sujetos a Refipre y, por lo tanto, no les aplicaría el tratamiento establecido en dicho régimen.

Hay una segunda excepción a la regla, la cual establece que no serán ingresos sujetos a Refipres los que se generen a través de vehículos o figuras jurídicas extranjeras, donde no le permita al contribuyente tener el control efectivo o de su administración, a tal grado que le permita decidir el momento de distribución de dividendos o utilidades.

Lo anterior es importante para el caso de inversiones en instrumentos financieros a través de, por ejemplo, fondos de inversión, donde no poseen el control de los mismos. Estos, por su naturaleza, suelen estructurarse con vehículos o figuras transparentes para efectos fiscales, por lo que de no existir la excepción a la regla, los ingresos que se obtendrían serían sujetos a Refipre.

Si bien es cierto que, en la mayoría de los casos, tributar bajo el régimen de Refipres puede no resultar atractivo, sobre todo por temas de anticipo en el pago del impuesto y confidencialidad, hay ciertos beneficios que se pueden resaltar. El primero es el tributar a una tasa menor (30%) que la tasa máxima general aplicable a las personas físicas de 35%, y la segunda se considera más importante en nuestro entorno actual, no tener la obligación de reconocer los efectos derivados de las fluctuaciones cambiarias de forma anticipada.

LEY DEL ISR

Por último, cuando se trata de inversiones offshore no se puede perder de vista la importancia que cobra la posibilidad de acreditar en México el ISR que se haya pagado en el extranjero, toda vez que en caso de no estar en posibilidad de hacerlo, la tasa efectiva del ISR que se pague pudiera afectar directamente la rentabilidad de las inversiones.

En general, la Ley del ISR establece la posibilidad de acreditar el impuesto que se haya pagado en el extranjero por los ingresos procedentes de fuente de riqueza ubicada en el extranjero.

Cuando se trate de ingresos por concepto de dividendos que reciba una persona moral mexicana de una persona moral del extranjero, también se podrá acreditar el monto proporcional del ISR pagado por la sociedad residente en el extranjero que corresponda al dividendo o utilidad percibido por el residente en México. El acreditamiento en comento no resulta aplicable cuando quien percibe el dividendo es una persona física.

Lo anterior aplica siempre que la persona moral mexicana posea al menos 10% del capital social de la persona moral extranjera, al menos durante los seis meses anteriores a la fecha en que se pague el dividendo o utilidad de que se trate.

Asimismo, la inversión pudiera estructurarse utilizando a una persona moral mexicana, para que sea esta quien invierta directamente en el extranjero. De esta manera, el impuesto corporativo que se pague en el extranjero sería acreditable en México, siempre que se cumplan con los requisitos señalados en la ley.

Lo anterior es relevante sobre todo tratándose de inversiones activas donde los ingresos pudieran estar sujetos a una tasa del ISR significativa en el país donde se genere la fuente de riqueza, como es el caso de una Limited Liability Company (LLC) de los Estados Unidos por lo que en caso de no estructurarse de forma eficiente, la rentabilidad de la inversión pudiera verse afectada.

CONCLUSIONES

Las personas que decidan invertir en el extranjero deberán cumplir con sus obligaciones en México en materia de pago del ISR y de revelación a las autoridades fiscales, cuando resulte aplicable.

Puesto que hay distintos mecanismos para llevar a cabo una inversión en el extranjero con implicaciones distintas y que, en algunos casos, pudieran afectar directamente en la rentabilidad de las inversiones, se sugiere revisar detalladamente la estructura de inversión que se pretenda implementar en cada caso particular, pues una adecuada estructura fiscal se traduce en una eficiencia en la carga tributaria para los inversionistas.

C.P. Jorge Grinberg Feldman

Integrante de la Comisión de Investigación Fiscal del Colegio

jgrinberg@haiatyamezcua.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment