Veritas Online

Económico y Financiero

Inversión corporativa, recompra de acciones, ¿por qué es tan común?

Inversión corporativa, recompra de acciones, ¿por qué es tan común?
marzo 22
2019

Las principales razones por las que las empresas recurren a la recompra de acciones propias se basan en dar una señal clara de confianza y reconocimiento al valor de la compañía, y en reinvertir en sí mismas.

“La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiando”.
Ernest Hemingway

SINÓNIMO DE CONFIANZA Y VALOR

De entre las distintas razones que pueden justificar una estrategia de recompra de acciones propias por parte de una empresa pública, lo que más entusiasma es que se hace para dar una señal de confianza y de reconocimiento al valor de la propia compañía (dirección y consejo).

En años en que las tasas de interés observaron mínimos históricos, la liquidez de las empresas se destinó principalmente a fusiones o adquisiciones corporativas, pagos de dividendos y recompras de acciones. En los últimos años, la tasa de interés en Estados Unidos de América (EUA) se está acercando a lo que se califica como un nivel “normal” (2.5% actual y 3.0% para fin de año vs. 4.5% histórico). Aunque las empresas continúan con liquidez favorecidas por estímulos fiscales, propiciando niveles récord de recompras (véase tabla), siguen dando señales de confianza y valor a sus propias compañías.

FUNDAMENTOS DE LAS COMPRAS

En la historia reciente, las compañías líderes han adoptado una estrategia de recompra regular para devolver el exceso de efectivo a los accionistas. Por definición, la recompra de acciones permite a las empresas reinvertir en sí mismas, al reducir el número de acciones en circulación en el mercado. Es común que las recompras se realicen en el mercado abierto, de manera similar a como los inversores compran acciones.

Si bien ha habido un claro cambio en la distribución de la riqueza de los dividendos a la recompra de acciones, esto no significa que una empresa no pueda perseguir ambos. Un ejemplo son los inversionistas de Apple, que manifiestan abiertamente su preferencia, ya que tienen la opción de participar o no en el programa de recompra. Al no participar, los inversores pueden diferir los impuestos y convertir sus acciones en ganancias futuras. Desde una perspectiva financiera, las recompras benefician a los inversionistas al mejorar el valor para los accionistas, aumentar los precios de las acciones y crear oportunidades beneficiosas para los impuestos.

MEJOR VALOR PARA LOS ACCIONISTAS

Hay muchas maneras en cómo las compañías rentables miden el éxito de sus acciones. Una de las medidas más empleadas es la llamada Utilidad Por Acción (UPA), pues ésta es considerada la variable más importante para determinar los precios de las acciones; es la porción de la utilidad neta de una compañía asignada a cada una de las acciones ordinarias en circulación.

Cuando las empresas persiguen la recompra de acciones, esencialmente reducen los activos en sus hojas de balance e incrementan su rendimiento sobre los activos. Asimismo, al reducir el número de acciones en circulación y mantener el mismo nivel de rentabilidad, la UPA aumenta. Los accionistas que no venden sus acciones tienen un porcentaje más alto de propiedad de las acciones de la compañía, así como un precio por acción más alto. Pero quienes eligen vender lo hacen a un precio al que estuvieron dispuestos a hacerlo.

¿CÓMO FUNCIONA UNA RECOMPRA?

Cuando la economía está vacilando, los precios de las acciones pueden caer como resultado de ganancias más débiles de lo esperado. En ese caso, una compañía busca un programa de recompra porque estima que sus acciones están subvaluadas. Esto significa que hay empresas que optan por recomprar sus acciones y luego las revenden en el mercado abierto una vez que el incremento de precio refleja con precisión el valor de la compañía. Cuando suben las ganancias por acción, el mercado lo percibe positivamente y los precios de las acciones aumentan después de anunciadas las recompras. Esto, a menudo, se reduce a la simple oferta y demanda. Cuando hay una oferta de acciones menos disponible, entonces una demanda al alza impulsa los precios de las acciones.

BENEFICIOS FISCALES

Cuando el exceso de efectivo se utiliza para recomprar acciones de la compañía, en lugar de aumentar los pagos de dividendos, los accionistas tienen la oportunidad de diferir las ganancias de capital si aumentan los precios de las acciones. Tradicionalmente, las recompras se gravan a una tasa de impuesto a las ganancias de capital, mientras que los dividendos están sujetos al impuesto a la renta ordinario. Si las acciones se han mantenido por más de un año, las ganancias estarán sujetas a una tasa de ganancias de capital más baja (como en EUA).

EXCESO DE EFECTIVO

Cuando las compañías siguen programas de recompra, se muestra a los inversionistas que se tiene efectivo adicional disponible. Si una empresa tiene exceso de efectivo, en el peor de los casos, los inversores no deben preocuparse por problemas de flujo de efectivo. Y, lo más importante, señala a los inversores que la compañía considera que el efectivo se utiliza mejor para reembolsar a los accionistas que para reinvertir en activos alternativos. En esencia, esto respalda el precio de las acciones y brinda seguridad a largo plazo a los inversionistas.

¿RIESGOS?

Aunque las recompras no son mal vistas, por lo antes expuesto, también hay que ser cuidadosos. Hay empresas que recompran acciones para impulsar de manera artificial los precios de las acciones, por lo que debe observarse la vinculación de las compensaciones ejecutivas a las métricas de ganancias, y si las ganancias no pueden aumentar, las recompras podrían incrementar las ganancias de manera superficial. Asimismo, cuando se anuncian recompras, cualquier aumento en el precio de las acciones típicamente beneficiará a los inversionistas a corto plazo en lugar de a los inversores que buscan valor a largo plazo. No obstante, ello crea una señal falsa para el mercado de que las ganancias están mejorando debido al crecimiento orgánico y, en última instancia, termina perjudicando el valor.

C.P. Carlos Ponce Bustos
Socio Fundador de SN X, Constructores de Patrimonio
cponce@snxsinexcusas.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: