Veritas Online

Recientes

Inspección del trabajo: Un parteaguas laboral

Inspección del trabajo: Un parteaguas laboral
octubre 01
00:43 2014

El Reglamento General de Inspección del Trabajo y Aplicación de Sanciones busca garantizar los derechos laborales y es considerado un diálogo entre el gobierno, trabajadores y empleadores, en el que se expresa el sentir de todas las partes.

La inspección del trabajo es una actividad tan antigua como el propio sistema capitalista, ya que su primera normatividad la encontramos en el siglo XIX en Inglaterra en la llamada Althorp ct de 1833, que permitía a los inspectores la libre entrada a las fábricas para investigar conflictos entre empleadores y trabajadores y juzgar la aplicación de sanciones, de acuerdo con María Luisa Vega en Programa sobre Administración e Inspección del Trabajo.

En el México moderno, la historia de la inspección del trabajo la podemos fijar desde el Reglamento del Trabajo derivado de las reformas a la Ley Federal del Trabajo de 1970, pasando por el Reglamento de Inspección Federal del Trabajo, publicado en noviembre de 1982 y el Reglamento que Establece el Procedimiento para la Aplicación de Sanciones Administrativas por Violaciones a la Ley Federal del Trabajo, de junio de 1983, hasta llegar al Reglamento General para la Inspección y Aplicación de Sanciones por Violaciones a la Legislación Laboral, que entró en vigor en octubre de 1998 y que a la fecha nos rige.

EL NUEVO REGLAMENTO

El pasado mes de junio se dio a conocer el Reglamento General de Inspección del Trabajo y Aplicación de Sanciones (RGITAS), mismo que entró en vigor el 18 de septiembre del presente año. Este nuevo ordenamiento es resultado de un diálogo franco y transparente con los sectores productivos del país, ya que toma en cuenta el sentir de los trabajadores, empleadores y representantes de los distintos niveles de gobierno involucrados en las tareas inspectivas, por lo que puede ser considerado como un auténtico producto del dialogo tripartito laboral.

El RGITAS descansa en las siguientes tres estrategias: i) la promoción, ii) la vigilancia, y iii) la sanción.

En materia de promoción, se establece la figura de las inspecciones de asesoría y asistencia técnica, que buscan impulsar el cumplimiento de la normatividad de manera voluntaria antes que la imposición de sanciones. Así, a partir de la entrada en vigor del RGITAS toda empresa con independencia de su giro, grado de riesgo y número de trabajadores, podrá solicitar este tipo de visitas cuyo desahogo no derivará en un Procedimiento Administrativo Sancionador, ya que las eventuales inconsistencias normativas detectadas se subsanarán mediante el dictado de medidas preventivas o correctivas y estarán sujetas a visitas de seguimiento. Incluso, en apoyo a las MiPymes de 15 o menos trabajadores, toda visita se inspección se transformará automáticamente en de orientación y asesoría, salvo que se origine por una queja o accidente.

En el ámbito de la vigilancia, el nuevo reglamento promueve las visitas de inspección interactivas, con lo que amplía hasta en cinco ocasiones el cumplimiento normativo dentro del proceso inspectivo-sancionador.

El nuevo reglamento de inspección descansa en tres estrategias: la promoción, la vigilancia y la sanción

En este contexto los emplazamientos no solo serán de tipo técnico, sino además documentales, es decir prácticamente todas las medidas tendrán plazos y estos irán desde la aplicación inmediata hasta los 90 días hábiles, prorrogables en una ocasión, hasta por un plazo igual al originalmente otorgado; con esto se darán más oportunidades al empresario para cumplir con la norma antes de imponerle una sanción. Asimismo, se podrán realizar notificaciones por medios electrónicos, previa solicitud por escrito de la parte patronal. Se considera la elaboración de protocolos de inspección, para focalizar la vigilancia acorde a las características de la industria o sector involucrado.

Paralelamente impulsa la descentralización en las acciones de inspección al obligar a las autoridades laborales a desarrollar sus propios programas de inspección con un corte regional y en estrecha consulta con los factores de la producción locales. También se crean las inspecciones de constatación de datos y determinación de competencia administrativa para recabar información, sin que de éstas se desprenda una sanción.

El RGITAS detalla el procedimiento de restricción de acceso o limitación de operaciones, y posibilita que las Delegaciones Federales del Trabajo puedan ampliar o levantar dichas medidas previa consulta con la autoridad central. A la par, se fortalece la facultad para sancionar las conductas irregulares en que incurran los servidores públicos dentro del proceso de inspección y se fortalece la supervisión de los inspectores para que estos se conduzcan en apego a los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad, eficiencia y apropiada capacitación.

Respecto a las sanciones, se reiteran los criterios para su cuantificación, entre las que destacan: la gravedad, la intencionalidad o no del incumplimiento, la afectación directa o indirecta y que puede establecerse por cada trabajador afectado, la capacidad económica del infractor y la reincidencia, entre otros.

En suma, el nuevo Reglamento de Inspección constituye un parteaguas en la orientación de las tareas inspectivas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), al reposicionar a la inspección como una herramienta de orientación gratuita y reubicar al inspector como un agente catalizador del cumplimiento voluntario y aliado de los factores de la producción, para alcanzar condiciones óptimas de seguridad e higiene en el trabajo, bajo el principio de salvaguardar los derechos fundamentales de los trabajadores.

Dr. Alfredo Hernández Martínez

Director de Programas de Inspección de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

alfredohm@stps.gob.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: