Veritas Online

Recientes

Innecesaria inscripción de Actas de Asamblea Ordinaria

Innecesaria inscripción de Actas de Asamblea Ordinaria
marzo 18
10:31 2016

El pasado 4 de marzo de 2016 se publicaron en el Semanario Judicial de la Federación dos interesantes Tesis Aisladas emitidas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito, con número de registro III.2o.C.48 C y III.2o.C. 49 C respectivamente, referentes a los requisitos formales para las Actas de Asamblea Ordinaria en las que se señalan que no se precisa la inscripción de los acuerdos que se asientan en las mismas. Para su mayor comprensión, a continuación se transcriben:

Época: Décima Época
Registro: 2011183
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Publicación: viernes 04 de marzo de 2016 10:15 h
Materia(s): (Civil)
Tesis: III.2o.C.49 C (10a.)

ACTA DE ASAMBLEA DE SOCIEDAD MERCANTIL. PARA SU FORMALIZACIÓN, LAS DE NATURALEZA ORDINARIA NO REQUIEREN SER INSCRITAS EN EL REGISTRO PÚBLICO DE COMERCIO, A DIFERENCIA DE LAS EXTRAORDINARIAS, QUE SÍ DEBEN CUMPLIR ESE REQUISITO.

El artículo 194 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, se encuentra en la sección sexta, denominada “De las asambleas de accionistas”, inserta en el capítulo V, relativo a las sociedades anónimas. En dicha sección, se regula lo atinente a las asambleas de accionistas y, entre otras cosas, se establece la distinción entre ordinarias y extraordinarias. También, se enlistan los asuntos que, por su naturaleza, deben tratarse en una u otra; se prevén los requisitos de las convocatorias; se establece el mínimo del capital social que debe estar reunido para considerarlas reunidas conforme a la ley, así como la cantidad de votos requeridos para adquirir validez en los acuerdos. Ahora bien, el numeral en estudio prevé que, para su formalización, las asambleas deben quedar asentadas en el libro respectivo de la sociedad, firmadas por el presidente y por el secretario de la asamblea, así como por los comisarios que concurran y, además, deben agregárseles aquellos documentos que hayan servido para justificar las convocatorias. Asimismo, como requisito excepcional en el supuesto de que, por cualquier circunstancia, no pudiere asentarse el acta de una asamblea en el libro respectivo; dicho precepto exige que ésta quede protocolizada ante fedatario público. De esta manera, se evidencia que la intención del legislador no fue la de condicionar la validez de los acuerdos adoptados en las asambleas ordinarias, a que éstas se inscriban en el Registro Público de Comercio; en cambio, en su párrafo tercero sí distinguió en cuanto a las asambleas extraordinarias, respecto de las cuales expresamente dispuso que “serán” protocolizadas ante fedatario público e inscritas en el Registro Público de Comercio. Enunciado normativo en que el término “serán”, implica la necesidad imperativa de que el acta quede inscrita en el registro para colmar su formalización y para que los acuerdos ahí insertos adquieran efectividad. En esa lógica, si el legislador sólo distinguió en cuanto a las asambleas de naturaleza extraordinaria, condicionando su formalización a la inscripción registral del acta; entonces, tal requisito no debe hacerse extensivo a las asambleas de naturaleza ordinaria, pues donde el legislador
no hizo distinción, tampoco debe hacerla el juzgador.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Amparo en revisión 273/2015. Juroansa, S.A. de C.V. 23 de octubre de 2015.
Unanimidad de votos. Ponente: Gerardo Domínguez. Secretario: José Rodrigo Jiménez Leal.
Época: Décima Época
Registro: 2011182
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Publicación: viernes 04 de marzo de 2016 10:15 h
Materia(s): (Civil)
Tesis: III.2o.C.48 C (10a.)

ACTA DE ASAMBLEA DE SOCIEDAD MERCANTIL. LA RESTRICCIÓN CONTENIDA EN EL ARTÍCULO 153 DE LA LEY GENERAL DE SOCIEDADES MERCANTILES, INTERPRETADO DE MANERA CONJUNTA CON EL DIVERSO 152, NO IMPLICA QUE, PARA SU FORMALIZACIÓN, LAS ACTAS DE NATURALEZA ORDINARIA, EN AMPLIO SENTIDO, DEBAN QUEDAR INSCRITAS EN EL REGISTRO PÚBLICO DE COMERCIO.

De los preceptos normativos en estudio, deriva que el cumplimiento de las responsabilidades que los administradores y gerentes de una sociedad mercantil, que pudieran contraer durante el desempeño de su encargo, puede asegurarse mediante la exhibición de una garantía; asimismo, que de así exigirlo los estatutos, no podrán inscribirse sus nombramientos en el Registro Público de Comercio, sin que antes se compruebe que han presentado aquélla. Ahora bien, para comprender el sentido y alcance de este mecanismo preventivo, es menester acudir al contenido de los artículos 18 y 21, fracciones V y VII, del Código de Comercio, de los que se advierte que la inscripción en el Registro Público de Comercio de los nombramientos, renuncias y revocaciones de los funcionarios de una sociedad, cumplen una función de publicidad y seguridad jurídica en el ámbito comercial. De esta manera, se evidencia que los entes comerciales están siempre en aptitud de inscribir modificaciones de sus estatutos respecto de tales cuestiones, con la finalidad de dar publicidad y certeza al estado que éstos guardan en cuanto a quiénes sí y, en su caso, quiénes ya no representan los intereses de la sociedad. Sin embargo, como lo prevé la fracción VII del citado numeral 21, esa herramienta de publicidad no se traduce en una obligación, sino que es una potestad que puede ejercerse de manera opcional. En ese tenor, la restricción contenida en el artículo 153 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, interpretado de manera conjunta con el diverso 152, no implica que el registro constituya un requisito para que surtan efecto las designaciones que se verifiquen al interior de una sociedad, mucho menos que, para quedar formalizadas, las actas de asamblea ordinarias, en amplio sentido, deban inscribirse en el Registro Público de Comercio; antes bien, puede optarse por ello con fines publicitarios, cuando en éstas se decidan cuestiones de esa naturaleza.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Amparo en revisión 273/2015. Juroansa, S.A. de C.V. 23 de octubre de 2015. Unanimidad de votos. Ponente: Gerardo Domínguez. Secretario: José Rodrigo Jiménez Leal.

De la lectura de las tesis del órgano jurisdiccional anterior y para su mayor comprensión, conviene tener presente que en términos del primer párrafo del artículo 194 de la Ley General de Sociedades Mercantiles (en adelante LGSM), como requisito formal de las Asambleas Ordinarias y Extraordinarias, es menester que: (1) se encuentren asentadas en el libro respectivo, (2) sean firmadas por el Presidente y Secretario de la Asamblea, así como Comisarios que concurran y (3) se anexen a las actas los documentos que justifiquen que las convocatorias se hicieron en términos de ley.

Sólo en el caso de un supuesto excepcional, cuando no pudiere asentarse el Acta de una Asamblea en el libro respectivo, el segundo párrafo del mencionado precepto de la LGSM obliga a que dicha Acta quede protocolizada ante Fedatario Público.

Por su parte, el tercer párrafo indica específicamente que las Actas de Asamblea Extraordinarias siempre serán protocolizadas ante Fedatario Público e inscritas en el Registro Público de Comercio (en adelante RPC). Al no haber una disposición expresa equivalente para las Asambleas Ordinarias, se puede concluir que el requisito de inscripción en el Registro Público de Comercio es exclusivo y limitativo para las Asambleas de naturaleza Extraordinaria y no así para las Asambleas Ordinarias. Todo ello se concluye por las recientes reformas al artículo 194 de la Ley General de Sociedades Mercantiles publicadas en el Diario Oficial de la Federación de 13 de junio de 2014.

A mayor abundamiento, para el caso del nombramiento de administradores y gerentes, los artículos 180, 181 y 182 disponen que dichos nombramientos son materia de Asambleas Ordinarias.

Atendiendo a lo dispuesto por el artículo 194 de la LGSM, al tratarse de un Acta de Asamblea Ordinaria, no es necesario que dicho nombramiento quede inscrito en el RPC.

No es óbice para concluir lo anterior, el que en el artículo 153 de la LGSM se haga mención a la inscripción de los nombramientos de los administradores y gerentes en el Registro Público de Comercio, siempre que se haya garantizado previamente su desempeño como tales. Lo anterior en virtud de que dicho condicionamiento deriva de la necesidad de que se de a conocer hacia terceros y sólo para fines publicitarios el nombramiento de que se trate, más no implica un requisito de formalidad, para que surta efectos jurídicos la designación, según se puede advertir de la interpretación dada a conocer por nuestros altos tribunales en las tesis de referencia.

Por lo que al estar ante actos materia de Asamblea Ordinarias, bastará con que dichas actas cumplan con las formalidades establecidas en el primero y segundo párrafos del Artículo 194 de la LGSM según sea el caso, a fin de que surtan plenos efectos legales.

*Nota: La información contenida en el presente escrito no constituye una opinión profesional del autor, por lo que no se le puede imputar responsabilidad alguna por el uso que se le otorgue. El contenido aquí plasmado es meramente informativo y de carácter general, por lo que puede contener interpretaciones diversas a las que en su momento emita una autoridad. Para la resolución de algún caso en concreto, se invita a cualquier interesado a que obtenga una opinión profesional. Finalmente, este texto no deberá ser copiado ni reproducido sin la autorización previa y por escrito de su autor.

Lic. Juan de la Cruz Higuera Arias y LL.M. Adriana Higuera Ornelas

Facebook Comments

Related Articles

2 Comments

  1. FLAVIO BRAGA
    FLAVIO BRAGA febrero 03, 18:49

    DISCULPAS POR LA PREGUNTA, UNA EMPRESA CONSTITUIDA EN 1990 LA CUAL NO REALIZO NINGUNA OPERACION COMERCIAL, Y LAS DECLARACIONES AL SAT, SE REALIZARON MANIFESTANDO A CEROS TODOS LOS CONCEPTOS, DEBE REALIZAR ACTA DE ASAMBLEA AÑO X AÑO?

    Reply to this comment
  2. ALDO
    ALDO agosto 16, 09:45

    Tengo una duda: ¿Un acta constitutiva de una S. de R.L. no inscrita, tiene efectos con terceros? Pregunta en concreto: ¿Puedo transmitir partes sociales de una S. de R.L. al día siguiente de que se firmó el acta constitutuiva y aún no se ha inscrito?

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: