Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

Informes integrados: El enverdecimiento de la Contabilidad

Informes integrados: El enverdecimiento de la Contabilidad
septiembre 01
00:41 2014

Crear valor a partir de informes integrados que vayan más allá de lo financiero y también reflejen el Desarrollo Sustentable y la Responsabilidad Social está ganando terreno en el corazón del mundo corporativo.

Los requerimientos del desarrollo sustentable se han convertido en los impulsores clave de una potencial transformación a largo plazo de los principios y prácticas de Contabilidad.

Hasta ahora, el Desarrollo Sustentable (DS) ha dado lugar a cambios en ciertas áreas de la presentación de informes financieros, aunque se mantiene marginal hasta cierto punto. No obstante, un desarrollo importante es lo que algunas empresas refieren como Informe de Responsabilidad Social Corporativa, y otras como Reporte de Desarrollo Sustentable.

El DS no ha penetrado aún en el centro mismo de la Contabilidad ni en la forma de hacer los reportes financieros, y a menudo los Contadores no se involucran en la producción de dichos reportes. Pero eso podría cambiar. Las transformaciones que se originan en los llamados Informes Integrados, y que son respaldadas por las cuatro grandes firmas de Contabilidad, están empezando a filtrarse en el mundo corporativo.

Y a juzgar por la rapidez con que las nociones de DS y de Responsabilidad Social (RS) han penetrado en los reportes de las empresas, la presentación de Informes Integrados que subyace en el concepto podría aterrizar en el área de los Contadores antes de que puedan percatarse de ello.

UN PASADO RECIENTE

A pesar de que los conceptos contables ambientales han estado presentes desde la década de los años 70, para el inicio de los años 90 los reportes de DS y RS continuaban siendo escasos y lejanos entre sí.

Y a menudo estos reportes eran incompletos y superficiales. No obstante, el impulso tomó fuerza rápidamente y hoy en día más de tres mil compañías alrededor del mundo, incluyendo más de dos tercios de las empresas de Fortune Global 500, producen algún tipo de reporte de sustentabilidad, indica Sam Whittaker, líder nacional en servicios de cambio climático y sustentabilidad en EY en Toronto.

Y al paso de los años los reportes se han vuelto más detallados y sustanciales. Los indicadores se han vuelto más precisos y el número de los elementos discutidos se ha multiplicado. “Cuando empecé con la contabilidad ambiental en 1972”, dice Jacques Fortin, profesor de Contabilidad en la Escuela de Altos Estudios Comerciales de Montreal (HEC, por sus siglas en inglés), “no podíamos medir siquiera las emisiones de carbono que arrojaba una planta alimentada por carbón. En la actualidad podemos hacer un conteo exacto de partículas, determinar el impacto en la vida de los seres humanos, animales y plantas, y evaluar los costos de la descontaminación”.

Como un ejemplo, el Informe de Responsabilidad Social Telus 2012, especifica los detalles que Fortin jamás hubiera soñado en los años 70. Dicho reporte cuantifica las emisiones de gas invernadero en los edificios que Telus posee y arrienda, así como también mide las emisiones que producen los empleados cuando viajan por aire.

“Con el paso del tiempo, el desempeño ha progresado; los reportes se hacen más completos y con más significado y, en general, las empresas canadienses están produciendo algunos reportes de muy buena calidad”, dice Valerie Chort, socia y líder nacional, sustentabilidad y cambio climático en Deloitte en Toronto, que ha patrocinado los premios del informe anual del Instituto Canadiense de Contadores Certificados (CICA, por sus siglas en inglés) en la categoría de DS durante los últimos diez años.

EXTERNALIDADES Y RESPONSABILIDADES

Una referencia que prevalece en los reportes de DS se puede encontrar en los lineamientos producidos por la Iniciativa Global Reporting Initiative (GRI), organización sin fines de lucro que promueve la sustentabilidad económica, ambiental y social.

Sus lineamientos, usados por las empresas de todo el mundo, definen aproximadamente 150 indicadores clave en los que se pueden enfocar los reportes de RS, que van desde el rango de criterios económicos como los impactos indirectos y las prácticas de adquisiciones; hasta los criterios ambientales que tratan asuntos como energía, agua y emisiones de carbón; incluso asuntos sociales como salud y seguridad ocupacionales, capacitación y educación, relaciones laborales, trabajo infantil y mecanismos de agravio por impactos negativos en la sociedad. Para cada categoría, los lineamientos sugieren elementos clave sobre los que se debe reportar.

Considerando que un Contador o un funcionario de RS podría sentirse abrumado por la profusión de detalles, este grupo de lineamientos (ahora en su cuarta versión), “remarca la importancia de una evaluación de materialidad,” dice Chort, refiriéndose a que una compañía deberá seleccionar el informar solamente sobre aquellos elementos que representan una diferencia para la compañía. Por ejemplo, algunas compañías operan en áreas donde el trabajo infantil es un problema. No obstante, determinar si esas compañías debieran informar sobre emisiones de gas invernadero podría requerir algo de reflexión.

Las regulaciones gubernamentales también juegan un papel importante en el impulso de los reportes de DS y RS, pero cada vez el ímpetu viene del mundo corporativo

Un concepto crucial en la Contabilidad de DS son las externalidades. La contaminación del suelo o la polución del agua subterránea tiene poca relevancia en el fondo, y es por ello que la mayoría de los rubros contables de DS o RS son considerados como externalidades, “porque no hay una transacción monetaria, y el modelo de Contabilidad actual se basa en transacciones”, dice Marie-Andrée Caron, profesora de Contabilidad en la Escuela de Administración de Montreal en la Universidad de Quebec.

Es decir, hasta que la compañía tenga que iniciar una demanda legal por daños ambientales que impacten directamente en las utilidades. En la reciente catástrofe de tren en Lac Mégantic que arrasó con el centro del pueblo en Quebec, “si la gente se hubiera percatado del costo real del transporte de petróleo, tal vez hubieran planeado en forma diferente”, dice Caron. “Y el propietario del tren, Montreal, Maine & Atlantic Railway, probablemente hubiese descubierto una enorme ‘externalidad’ en su reporte financiero”.

Lo anterior trae a colación el concepto de “pasivos contingentes” que provoca rápidamente preguntas estimulantes para la profesión contable, dice Fortin, quien enfrentó exactamente esta situación cuando trabajaba como consultor contable para un grupo de ingeniería contratado para evaluar las obligaciones financieras ambientales ocasionadas por suelo contaminado en las bases por el Ministerio de Defensa Canadiense a finales de los años 80.

Tales situaciones, señala, también plantean asuntos de teoría de auditoría y verificación y procedimientos de sistema para manejar esta información“. ¿Cómo logra usted que sea confiable en los casos en los que la gente que reúne esta información también tiene un interés en ella?”, explica Fortin.

LAS CORPORACIONES SE AUTOIMPULSAN

En un principio, los reportes de DS y de RS eran dirigidos por regulaciones gubernamentales debido a que muchos asuntos ambientales y sociales eran considerados externalidades en la contabilidad financiera corporativa. La ecuación básica era muy simple, dice Caron: “Todo lo que no estaba regulado simplemente no era tomado en cuenta”.

Hoy en día las regulaciones gubernamentales también juegan un papel importante en el impulso de los reportes de DS y de RS, pero cada vez más el ímpetu lo está generando el mundo corporativo, “que está dirigido por las expectativas de inversionistas institucionales, por agencias de clasificación, por ejemplo el Índice de Sustentabilidad de Dow Jones, por la presión de los iguales, por agencias de consumidores y ambientales”, dice Chort.

También hay un reconocimiento creciente en las empresas y organizaciones de que la presentación de reportes de DS es “buena para el negocio,” dice Daniel Desjardins, vicepresidente ejecutivo, consejero general y secretario corporativo, quien dirige la Responsabilidad Social y los esfuerzos de DS en Bombardier.

Todos esos factores combinados están conduciendo hacia la siguiente fase potencial: los Reportes Integrados (RI). ¿Por qué integrados? Porque hasta la fecha, los reportes financieros y los reportes de sustentabilidad permanecen en dos distintas situaciones independientes que se superponen muy poco.

Los reportes financieros, sociales y ambientales “permanecen paralelos y los Contadores no invierten mucho de su tiempo en ellos,” dice Caron. “Si el cambio va a suceder, será a través del Reporte Integrado”.

Esta nueva iniciativa está encabezada por el Consejo Internacional de Informes Integrados (IIRC, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es desarrollar para 2014 un marco de RI aceptado internacionalmente. Formado en 2009, el Consejo es todavía joven y el marco que puso en marcha en 2011 se encuentra en su fase piloto. No obstante, más de 100 empresas, incluyendo 50 inversionistas institucionales, las Cuatro Grandes Firmas de Contabilidad y las corporaciones como Coca-Cola, Microsoft, Unilever y Volvo, se han unido y están experimentando con las características de este marco.

UN FUTURO A LA ANTIGUA

El concepto clave subyacente en el RI es bastante anticuado: la creación del valor. Pero la creación del valor va más allá de los elementos financieros, hacia dimensiones que actualmente se reflejan solo en los informes de DS y RS. “Los Reportes Integrados proporcionan un cambio de perspectiva interesante sobre las empresas”, de acuerdo con el Anuario 2012 del Programa Piloto del IIRC.

“Muchas personas ven la sustentabilidad como algo separado del comportamiento de la compañía y de su éxito. No obstante, se trata de la manera en que las compañías son manejadas y su viabilidad, resiliencia y capacidad para crear valor en el largo plazo. Detrás del RI hay un deseo de combinar la sustentabilidad con más aspectos financieros de la corriente principal. En el largo plazo, a las compañías que se comportan bien, les va bien”.

La creación del valor va más allá de los elementos financieros, hacia dimensiones que actualmente se reflejan en los informes de DS y RS

El nuevo modelo de reporte que el IIRC está proponiendo, eventualmente reemplazaría al reporte financiero tradicional, y está centrado en seis “capitales” clave que estarían bien identificados y cuantificados: capital de manufactura, capital humano, capital intelectual, capital natural, capital social y por supuesto, capital financiero.

En los reportes financieros tradicionales, el capital humano, que es crucial para la creación de valor, no es tratado como capital. Es un gasto.

Poco sorprende que una compañía como Home Depot haya perdido uno de sus indicadores clave en la creación de su valor cuando un presidente nuevo decidió cambiar la mezcla de generación de sus empleados.

“En Home Depot teníamos la asistencia de los empleados de mayor edad que sabían por experiencia sobre trabajo manual y renovación”, dice Fortin. “Ellos me daban consejos valiosos, y estaban realmente motivados para ayudarme”. Cuando el nuevo presidente tomó el mando, Fortin simplemente dejó de comprar en ese sitio como muchos clientes, y él considera que esta política causó que Home Depot perdiera mucho valor en el mercado de valores.

“Cuando usted manipula los recursos humanos como si fueran números u objetos que se puede intercambiar en su entorno, rápidamente pagará el precio”, dice Fortin. El mercado conocía ese valor, pero el presidente no. Él solo estaba moviendo los rubros de gasto en sus hojas de cálculo. Desde entonces, según Fortin, la compañía corrigió este error y emplea ahora una mezcla de edades.

Este es el tipo de error que el RI pretende evitar al hacer que las cuentas de la empresa reflejen y cuantifiquen el capital humano y los otros capitales que conducen a su creación de valor.

>Este artículo es una reseña del original titulado “The greening of Accounting”, publicado en CA Magazine, noviembre de 2013. Traducido para Veritas, del Colegio de Contadores Públicos de México, por Pilar Vidal.

AUTOR ORIGINAL: Yan Barcelo es un periodista del área de Montreal.

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: