Veritas Online

Portada

Industria de la construcción los cimientos legales

Industria de la construcción los cimientos legales
septiembre 25
09:42 2013

Por: C.P. y P.C.FI. Edgar Enríquez Álvarez Vicepresidente de la Comisión Representativa ante Organismos de Seguridad Social (CROSS) del Colegio.

 

Iniciar y terminar una construcción no es algo sencillo, existe un reglamento, políticas y procedimientos que se deben cumplir y en los que el contratista, el cliente y los trabajadores están involucrados.

 

La construcción es una actividad que acelera o desacelera la economía de un país o comunidad debido al desembolso de importantes re- cursos técnicos, humanos y financieros.

La construcción deviene de un acuerdo entre dos partes para la edificación, reparación, demolición o cualquier otra actividad análoga relacionada con un bien inmueble. En cualquier proyecto de construcción se generan cambios durante su desarrollo, por ejemplo, el incremento de mayores costos y el desfase de tiempos; situaciones que en muchos casos no solo provienen de aspectos técnicos, sino de la ausencia de los acuerdos estipulados por escrito, mismos que deben dar seguridad a las partes que intervienen. La administración de los proyectos de construcción no es tarea fácil y mucho se debe a la alta rotación de los trabajadores dentro de una obra.

Contrato de obra:

Es importante tener un contrato de obra por escrito y establecer las políticas y procedimientos a seguir en cualquier proyecto de construcción, ya sea como la parte que ejecuta los trabajos de construcción o la parte beneficiaria.

En términos generales, un contrato de obra es el acuerdo de voluntades entre una o más personas físicas o morales denominado dueño de la obra o cliente y otra u otras denominada contratista o constructor, para desarrollar trabajos de construcción en un bien inmueble. Pueden ser contratos a precio alzado, por presupuesto previamente aprobado, por un porcentaje convenido sobre el costo total de la obra, etcétera, pero en todos los casos debe existir: un objeto, una contraprestación, condiciones diversas, penas e intereses convencionales, causas de recisión y terminación de los trabajos, legislación aplicable, responsabilidad laboral, soluciones de controversias y otras cláusulas auxiliares.

Reglamento:

El Reglamento del Seguro Social obligatorio para los Trabajadores de la Construcción por obra o tiempo determinado (RSSC) fue publicado por primera vez en el Diario Oficial de la Federación (DOF) en 1985. Durante el gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado sufrió́ una primera reforma en 1998 y la segunda durante el sexenio de Felipe Calderón.

En este reglamento se norman las obligaciones y derechos que tienen las personas físicas y morales que se dediquen de forma permanente o eventual a la actividad de la construcción y con- traten trabajadores. Además el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) define qué es construcción: “Cualquier trabajo que tenga por objeto crear, construir, instalar, conservar, reparar, ampliar, de- moler o modificar inmuebles, así́ como la instalación o incorporación en ellos de bienes muebles y todos aquellos de naturaleza análoga a las anteriores.”

En el RSSC se norman las obligaciones y derechos de las personas físicas y morales que se dedican de forma permanente o eventual a la construcción.

Obra de construcción:

En casa habitación. El RSSC no aplica en caso de que la obra de construcción la ejecuten los propietarios, sus familias o cuando existe cooperación de los habitantes de una comunidad, siempre que no haya retribución económica por los trabajos desarrollados.

Patrones obligados a cumplir con el RSSC. Según el reglamento que es- tamos analizando, son tres los sujetos obligados a cumplir con las disposiciones correspondientes:

I. Los propietarios de las obras de construcción, que directamente o a través de intermediarios contraten a los trabaja- dores que intervengan en dichas obras.

Se presume que la contratación se realizó por los propietarios de las obras, a no ser que acrediten un contrato celebrado para la ejecución de estas, ya sea a precio alzado o bajo el sistema de precios unitarios, con personas físicas o morales establecidas que cuenten para ello con elementos propios y en cuyo contrato se consigne el nombre, denominación o razón social del contratista, el domicilio fiscal y el registro patronal otorgado por el Instituto.

II. Los Contratistas.

III. Los Subcontratistas.

Aviso de subcontratación y contrato de intermediación. Dentro de los cinco días hábiles siguientes a aquel en que se haya celebrado un contrato para llevar obras de construcción a precio alzado o bajo el sistema de precios unitarios, se tendrá́ la obligación de presentar el aviso de la subcontratación de parte o partes de la obra ante el IMSS.

El propietario de la obra o el contratista serán responsables solidarios en el pago de cuotas obrero patronales que se causen a cargo de los subcontratistas, en el supuesto de que no acrediten la celebración de un contrato de intermediación.

Relación mensual de los trabajadores. El RSSC establece que los patrones están obligados a presentar al IMSS, durante los prime- ros cinco días posteriores al inicio de la obra de que se trate, así́ como bimestralmente por cada una de las obras que se estén ejecutando, una relación mensual de los trabajado- res que intervinieron en las mismas, la cual deberá́ contener: denominación o razón social del patrón, registro patronal, registro de obra, nombre completo del trabajador, número de seguridad social y días trabajados por mes en el bimestre que reporta.

Registro de la obra y avisos para presentar ante el IMSS. El patrón deberá́ entregar en dispositivo magnético el presupuesto de obra, análisis de precios unitarios, la explosión de in- sumos y las estimaciones preliminares de los componentes de mano de obra; así́ como de proceder, el contrato y los planos arquitectónicos de la obra, las autorizaciones, licencias de construcción, etcétera.

El patrón deberá informar al las incidencias de la obra, la suspensión, reanudación, cancelación o conclusión de la misma, en un plazo no mayor a cinco días hábiles siguientes a la fecha de la incidencia.

Vale la pena señalar que para cumplir con el registro de obra, entrega de la relación de trabajadores, aviso de subcontratación, suspensión de la obra, terminación, se hará́ por medio de los distintos formatos del Sistema de Afiliación de la Industria de la Construcción (SATIC).

Facultades del IMSS. El IMSS podrá́ verificar y, en su caso, resolver sobre el cumplimiento de las obligaciones previstas en el RSSC, para lo cual se establecen reglas claras y precisas, entre las que se encuentra el plazo con que cuenta dicho Instituto para llevar a cabo la revisión respecto de una obra, mismo que será́ de 90 días hábiles contados a partir de la fecha de presentación del aviso de terminación.

Transcurrido el plazo antes señalado, si no existió́ revisión por parte de la autoridad, se presume que el patrón cumplió́ con lo establecido en el multicitado reglamento, salvo denuncia de un trabajador y que los datos sean falsos.

En caso de que exista la revisión al finalizar el proceso, el IMSS debe proporcionar un oficio de conclusión de trámite. estimación de los créditos omitidos. Dentro de un proceso de fiscalización, el IMSS solicita información para comprobar que el patrón ha cumplido con las obligaciones correspondientes, para lo cual otorga un plazo de cinco días hábiles. Transcurrido este plazo, si el patrón no entrega la información, la autoridad determina un crédito considerando el número de metros cuadrados de construcción, tipo de obra y periodo de la construcción.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: