Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

Inclusión financiera a través de la tecnología en México

Inclusión financiera a través de la tecnología en México
octubre 02
16:24 2017

Despertarse, checar inmediatamente el celular —en particular el correo electrónico — y ver un mail enviado por Bancomer que incluye adjunto el último estado de cuenta de la tarjeta; a continuación, abrir la aplicación de banca móvil para poder liquidar dicha deuda y ya que tenemos el celular en mano, aprovechar para ver las noticias en otra aplicación, ahí, observar un anuncio de descuentos en Amazon, inmediatamente, tocar la pantalla para ser direccionados a su página en línea, encontrar lo que deseamos y proceder al pago, únicamente, que no vamos a introducir el número de tarjeta, en cambio, llevaremos a cabo el pago por virtud del sistema de pagos PayPal. Los hechos descritos anteriormente, representan una realidad para un número minúsculo de personas y, para muchos otros, algo inalcanzable.

En reiteradas ocasiones se piensa que los avances tecnológicos, en su mayoría, están enfocados en mejorar la situación de personas que ya gozan de una situación “privilegiada”; no obstante, se deja de lado que la innovación tecnológica en el sector financiero, ha desembocado en procesos económicos, seguros y veloces al alcance de un gran número de individuos.  En México, el 44.1% de la población adulta reporta tener una cuenta en una institución financiera formal al cierre de 2015. A su vez, para el 2017 el 63% de la población tiene acceso a banda ancha móvil y el 9.3% de un total de 95.9 millones de cuentas transaccionales están ligadas a un teléfono celular.

Aun cuando México ha tenido avances significativos en términos de acceso a servicios financieros, lo cierto es, que todavía queda mucho por hacer, puesto que persiste un número considerable de habitantes desatendidos o subatendidos financieramente. En ese contexto, el Plan Nacional de Desarrollo (2013-2018) estableció como uno de los objetivos principales la Inclusión Financiera por virtud de la Política Nacional de Inclusión Financiera. Antes de continuar, conviene aclarar que, al día de hoy, no existe una definición universal de aquello que debe entenderse por Inclusión Financiera, sin embargo, en términos generales podemos señalar dos aspectos torales:

1) Proporcionar a las personas en desventaja o grupos vulnerables —personas con escasos recursos, en zonas rurales o sin documentos —una gama adecuada de servicios financieros seguros, confiables y de fácil acceso.

2) Poner a disposición de personas que ya gozan de acceso a servicios financieros básicos un abanico más amplio de dichos productos y servicios.

De modo semejante, la inclusión financiera no necesariamente implica una modificación a las políticas públicas tendientes a aumentar el empleo o incrementar el salario, más bien, ceteris paribus, se busca que las barreras de entrada a servicios financieros comiencen a desparecer, se creen productos y servicios enfocados en la necesidad y capacidad económica de un sector o grupo poblacional, los canales y medios de acceso crezcan y se diversifiquen, así como que se dirijan esfuerzos entorno a un elemento crucial: educación financiera.

Como resultado de lo anterior, a la par del Consejo Nacional de Inclusión Financiera, se ubica el Comité de Educación Financiera. Su labor discurre sobre tres pilares:

1) Conocimientos financieros (entendimiento e implementación de conceptos financieros).

2) Comportamientos y actitudes financieras (promover buenos hábitos financieros).

3) Relación con el sistema financiero y las instituciones (sana relación entre el usuario y las instituciones).

La educación financiera no apunta a ser sólo un complemento para la inclusión financiera, sino el núcleo alrededor del cual gira y se construye la inclusión, toda vez que promueve una mejor oferta de productos y servicios financieros, al mismo tiempo que transmite y genere en las personas mayor confianza y motivación para interactuar con estructuras que anteriormente eran ajenas y extrañas. En suma, el objetivo consiste en alcanzar salud financiera entre la población, mejor dicho, que los servicios financieros se conviertan en un beneficio para la gente, y no en una carga adicional que genere un detrimento o menoscabo a su patrimonio.

En ese orden de ideas, los países que invierten en educar financieramente a la población, tienen mayores posibilidades de alcanzar niveles superiores de crecimiento, sofisticación y estabilidad financiera, frente a aquellos que no lo hacen. Finalmente, no sólo son beneficios para las personas, sino para el sistema financiero.

Estaría incompleto el estudio sobre inclusión financiera sin detenernos a considerar los avances mostrados en la tecnología, particularmente, telecomunicaciones y tecnología digital. Estos 2 sectores han sido el semillero que ha empujado el desarrollo de un nuevo ecosistema de tecnología aplicada a los servicios y productos financieros:

Fintech: Por medio de él, se ha logrado disminuir costos operativos, agilizar y flexibilizar barreras de entrada a productos y servicios, mejorar el análisis de riesgo crediticio, crear nuevos productos y servicios, así como atender a un mayor número de personas; en el fondo, ha servido para profundizar la inclusión financiera y que los servicios financieros comienzan a democratizarse. A continuación, se exponen algunos ejemplos que operan actualmente en México.

1.Tiendas de conveniencia Oxxo. La infraestructura financiera en México, con cifras a junio de 2016, contaba con un total de 16,546 sucursales bancarias, asimismo, se integraba por 38,285 corresponsales bancarios, de los cuales Oxxo tenía 15,041 módulos.

En sus módulos se ofrecen a la población servicios bancarios de diez entidades de la banca múltiple, entre ellos, depósitos a cuentas, pagos de créditos y servicios, retiro de efectivo y en particular Oxxo, en unión con CitiBanamex a partir del 2012, comenzó a ofrecer en sus tiendas una tarjeta de débito de la marca Visa ligada a una cuenta de ahorro Nivel 2[1].

Las personas para adquirirla sólo tienen que dar su nombre, dirección, fecha de nacimiento, mostrar una identificación oficial y depositar $50 MXN. La tarjeta tiene un límite de depósitos al mes de aproximadamente $15,000 MXN y retiros máximos de $1000 MXN. ¿Cómo contribuyen las tiendas Oxxo a la inclusión financiera? Por un lado, incrementan los canales de acceso a servicios financieros por parte de la población; por otro lado, permiten que personas desatendidas por la banca tradicional  obtengan un producto bancario (cuenta de ahorro) y un instrumento (tarjeta de débito). Al final, han generado un enorme aprendizaje e información financiera que puede ser utilizada para la inclusión financiera en general.

2. Empresa líder en solución punto de venta móvil mediante el desarrollo de un lector y software que permite aceptar pagos con tarjeta de crédito o débito en dispositivos móviles.

De acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, para el segundo trimestre del 2016, en México existían 109.5 millones de suscriptores a teléfonos celulares y el 63% de la población en 2017, ya tenía Internet de Banda Ancha Móvil en su dispositivo. También, las terminales punto de venta presentaron un crecimiento compuesto de 12% en los últimos cinco años (2011-2015), en el entendido que, cada vez más establecimientos adquieren TPVs; no obstante, el crecimiento es extensivo no tanto intensivo. Como último dato, de 2010 a 2016 las tarjetas de débito han crecido 79%, mientras que las tarjetas de crédito sólo un 12%. Con ello en mente, facilitar e incrementar el uso de los sistemas de pago promueve la inclusión financiera, ya que las personas pueden hacer uso de los apoyos gubernamentales a través de tarjetas de débito, tales como Sí Vale.

Esto constituye un beneficio para el crecimiento de los negocios, porque contar con este servicio incentiva una mayor afluencia de clientes, por consiguiente, mayores ventas y en resumidas cuentas, se abre la posibilidad de acceso a medios más sofisticados como un crédito en una institución financiera. Clip, en palabras de su cofundador Adolfo Babatz, se convertirá en el mayor adquirente de negocios, consiguiendo con ello, ser el principal sistema operativo del comercio en México.

3. Empresa que desarrolla productos y servicios para el mercado de activos virtuales (Bitcoin y otras criptomonedas). De conformidad con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, el 92% de la población utiliza el efectivo al realizar sus compras, aun así, las operaciones interbancarias (internet, electrónica y por teléfono) se han incrementado desde el 2014, esto quiere decir que, poco a poco, las personas están comenzando a utilizar nuevos instrumentos y canales para el ahorro, transferencia y pago.

A decir verdad, Bitso se ubica en un nicho financiero sofisticado, empero, su misión consiste en desarrollar servicios financieros más eficientes en México. En tal tesitura, un caso concreto abarca el mercado de remesas. La población que recibe remesas internacionales se encuentra en los deciles de ingreso más bajo, más aun, el promedio global de la comisión que cobran los transmisores de dinero por envío se ubica 7.5% del monto enviado; ello, sin contar el gasto en que incurren las personas por el traslado al lugar donde se obtiene el dinero.

En dicho contexto, los migrantes pueden hacer uso del Blockchain y enviar remesas (por ejemplo, en Bitcoins) a una cartera digital que tengan sus familiares en la plataforma de Bitso. Cabe aclarar que la velocidad de envío y recepción es más rápida, los costos incurridos por comisiones son mucho menores y todo el proceso más seguro.

Por último, los ejemplos anteriores y las cifras mencionadas son una muestra del avance significativo en inclusión financiera que ha tenido México durante los últimos años. Educar en temas financieros y democratizar dichos servicios es una de las maneras más efectivas de impulsar el desarrollo del país, ya que no sólo beneficia a las personas, sino a la economía en general.

* Los datos utilizados en el presente artículo fueron extraídos del Reporte Nacional de Inclusión Financiera 8 (2017).

 

Jonathan H. Stahl Ducker

Subdirector Jurídico en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro

Cofundador de Nextchain México

LinkedIn: jonathanhiltonstahlducker

[1]  Más de 5 millones de tarjetas Saldazo se han emitido, ello representa el 78% de las cuentas Nivel 2, datos aproximados.

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment