Veritas Online

Ejercicio Profesional

Impuestos verdes. Llegó el momento de aplicarlos

septiembre 01
08:00 2016

En México ha habido varios intentos, sin embargo, es hora de que vayan más allá de simples gravámenes y que sean utilizados en planes concretos para la reducción de contaminación en el país.

De acuerdo con información del periódico El Financiero (2016), la Ciudad de México se ha mostrado en alerta ambiental por el estancamiento de los contaminantes causado por la estabilidad atmosférica y el viento débil, asociados al sistema de alta presión que ha afectado en los últimos meses al centro del país, combinado con la intensa radiación solar y el continuo transporte de los contaminantes hacia la región suroeste de la cuenca. Por esta razón se han tomado medidas, por ejemplo, el Hoy no Circula a automóviles entre semana y fines de semana, sin embargo hay algunas medidas desde el lado fiscal que se podrían evaluar para ayudar en temas de contaminación, como los llamados impuestos verdes.

De acuerdo con Leicester, Fullerton & Smith en Mirlees Review: Dimensions of Tax Design, los impuestos son una medida económica que puede apoyar a la disminución de la contaminación, indican que esta impone costos en la sociedad que no son asumidos por el contaminador, imponer impuestos asegura que el contaminador considere o interiorice los costos y pueda decidir no contaminar.

DEFINICIÓN DE IMPUESTOS VERDES

Los impuestos verdes son comúnmente utilizados para referirse al conjunto de medidas gubernamentales que tratan de favorecer la expansión de la energía baja en carbono. Diefenbacher, Volker & Wilhelmy, en How have ecotaxes worked in Germany?, indican que los impuestos verdes tienen el objetivo de lograr algún efecto ambiental, están destinados a disminuir el uso de ciertos productos porque ellos aumentan su precio. Para Leicester, Fullerton & Smith estos se pueden considerar de una forma diferente, es decir, como instrumentos para alterar el comportamiento de alguna forma, en este caso para controlar la contaminación.

  • Tipos de impuestos verdes. Pueden tener diferentes alcances, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) los clasifica en su base de datos para la política ambiental como los que gravan: la contaminación del aire, agua, tierra, el manejo de desechos, el uso de recursos naturales, el ruido, la capa de ozono, la eficiencia en la energía, el transporte y el manejo de la tierra.
  • Legislación existente mundial y en nuestro país. Las regulaciones de los impuestos verdes tienen una larga historia, de acuerdo con Leicester, Fullerton, & Smith, la primera legislación ambiental apareció en 1853 en Inglaterra, contra la reducción del humo que contaminaba el aire. Según los registros de la OCDE, en un conteo realizado en 2006, hay cerca de 375 impuestos relacionados con el ambiente y cerca de 250 cargos o derechos sobre temas ambientales.

En el caso de México, de acuerdo con la base de datos de la OCDE, se puede revisar que se hantenido iniciativas en México sobre impuestos verdes; sin embargo, no han surtido efecto o no han tenido continuidad. Al día de hoy, la mayoría han sido descontinuados, algunos de los indicados en la mencionada base de datos son:

  • Manejo de Desechos: Depósito y reembolso de botellas de cerveza y de baterías de autos.
  • Contaminación del aire, agua o suelo: crédito del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y créditos fiscales del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para autos nuevos, autobuses, plataformas y chasises para promover la sustitución de autobuses y camiones de carga y de pasajeros; cuotas sobre los desechos sólidos mayores a 50 k, excepciones. Donativos deducibles e ingresos exceden a donatarias autorizadas dedicadas a la prevención y control de la contaminación del agua, suelo, protección del ambiente y preservación y reestablecimiento del balance ecológico; así como la no acumulación del ingreso para la donataria señalada, subsidios para equipos de prevención y control de la contaminación, cargos de un centavo por litro de todos los tipos de petróleo, tenencia de vehículos, impuesto especial sobre autos nuevos, pago de cuotas por la construcción para prevenir, mitigar o compensar las alteraciones o afectaciones al ambiente. Tasas especiales de impuesto en diesel y gasolinas o productos del petróleo.
  • Eficiencia en la energía: 100% de deducibilidad en ISR en inversión de tecnologías para la conversión de gas natural y el cumplimiento de regulaciones ambientales de contaminación, 100% de deducibilidad del ISR para inversiones para la generación de energía de recursos renovables o uso eficiente de sistemas de cogeneración de electricidad.
  • Uso de recursos renovables: permisos para caza de animales.
  • Consideraciones sobre los impuestos verdes: Los impuestos verdes no son algo que se pueda implementar de la noche a la mañana, debido a que es difícil algunas veces determinar “el valor del ambiente”.

Ecological icons tree with two hands

Una forma de comenzar es priorizar los tipos de contaminantes que dañan más al país o al mundo y utilizar las mediciones internacionales para su valuación.

Se debe considerar que, al imponerlos, el consumo de ciertos bienes que dañan al ambiente se hace más caro, porque se espera que por el precio el comportamiento de los consumidores cambie o bien que se pague por utilizar recursos no renovables como el agua o los árboles (papel) o impuesto sobre las bolsas de plástico, por ejemplo. Sin embargo, si el gravamen solo es colocado al producto nacional se corre el riesgo de perder la competitividad a nivel mundial.

Los ingresos procedentes de los eco impuestos no deberían ser considerados como parte del presupuesto general del Estado, se debería crear un Budget Verde, que tal y como entra sea destinado a tareas ecoambientales específicas que estén dentro de un plan.

Dicho plan debería ser para generar tecnologías para que el uso de transporte no contaminante, generar sistemas de recolección para reciclaje, crear centros de reciclaje y sistemas de uso eficiente de energía o energía alterna, apoyar la forestación, rehabilitación de minas, protección del medio rural de granjas, áreas de patrimonio natural, áreas ambientales sensibles, agricultura ecológica, y crear empleos diferentes que se dediquen a fomentar un uso más sostenible de los recursos naturales, entre muchos otros.

Adicionalmente a fijar estos impuestos y a separar el presupuesto, se podrían activar incentivos fiscales para las compañías que apoyen con medidas como las señaladas o bien a compañías manufactureras que reduzcan el uso de aceites y combustibles contaminantes o por ejemplo beneficios a compañías que utilicen energía solar.

CONCLUSIONES

La regla general de los impuestos es que se crean para financiar al gasto público, en el caso de los impuestos verdes debería ser algo más que simples gravámenes sobre los contribuyentes, pues estos deben nacer con un plan determinado para que sean utilizados en acciones concretas de reducción de la contaminación en el país, con resultados medibles y alcanzables. Asimismo, hay que considerar que al imponerlos las industrias dejan de ser competitivas, ya que se afecta el precio.

Si no se crea un sistema integral de ingreso, salida y beneficios de los impuestos verdes lo más seguro es que estos nazcan muertos. Los ecotaxes deberían ser una combinación de medidas para gravar algunos productos y dar beneficios fiscales para propiciar ciertas prácticas, así como el presupuesto de entrada y salida debe ser controladao de forma independiente del presupuesto para que sean utilizados efectivamente.

M.I .y L.C. Ma. Guadalupe León Chávez
Integrante de la Comisión de Desarrollo Profesional Sector Empresa Especialistas Fiscales – Bosques
lupita.leon@bms.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: