Veritas Online

Información Financiera

IFRIC 23, posiciones fiscales inciertas

IFRIC 23, posiciones fiscales inciertas
enero 01
2019

Para dar una mayor certidumbre respecto del ISR, la International Accounting Standards Board busca clarificar las reglas de medición y reconocimiento para el cálculo de impuestos, tanto corriente como diferido.

Hablar de incertidumbre en la determinación de un impuesto puede sonar redundante e incluso obvio. Las leyes fiscales son complejas y sujetas a diversas interpretaciones, tanto por parte de los contribuyentes como por las autoridades fiscales, y no se diga de las distintas instancias judiciales que existen en México. Lo anterior, representa un reto para quien tiene la responsabilidad de preparar estados financieros y reflejar de manera clara y fehaciente todas las circunstancias que inciden en el cálculo del Impuesto Sobre la Renta (ISR), corriente y diferido, y su reconocimiento en los estados financieros.

Con la finalidad de dar mayor claridad al tratamiento contable del ISR cuando existe incertidumbre respecto a su determinación, el 7 de junio de 2017 la International Accounting StandardsBoard (IASB) emitió, a través de su Comité de Interpretaciones, la IFRIC 23, Uncertainty over Income Tax Payments, la cual pretende clarificar cómo deben aplicarse las reglas de medición y reconocimiento establecidas originalmente en la IAS 12, Income Taxes, cuando existe un componente de duda sobre alguna o algunas de las partidas que forman parte del cálculo del ISR, tanto corriente como diferido. En términos generales, es el equivalente para IFRS de lo que para USGAAP la ASC 740-10, antes conocida como FIN 48. A grandes rasgos, los siguientes son los principales puntos a considerar, derivados de la entrada en vigor de la IFRIC 23:

  • Proporciona una guía de cómo una entidad debe determinar su utilidad (pérdida) fiscal, la base de activos y pasivos, pérdidas fiscales pendientes de amortizar, créditos no utilizados y, en su caso, la tasa del impuesto aplicable cuando existe titubeo de alguno de los elementos involucrados en el cálculo. Como ya se mencionó, afecta el cálculo del impuesto corriente y el del diferido. Ejemplos de lo anterior podrían ser la deducción de gastos a prorrata pagados al extranjero y la decisión de tomar una erogación como gasto en lugar de como inversión.
  • El tratamiento fiscal incierto de diversas partidas puede valorarse por separado o en conjunto, dependiendo del enfoque que proporcione mejores elementos con respecto a la resolución de la incertidumbre.

A manera de ejemplo, si un contribuyente tuviera pagos al extranjero por diversos conceptos, todos ellos con cierto nivel de irresolución, se podrá optar por evaluar la incertidumbre individual de cada concepto, o agruparlos todos, si esta última opción representa el mejor enfoque respecto de la resolución del asunto en caso de una controversia con las autoridades fiscales.

  • Se debe asumir que las autoridades fiscales revisarán la postura y contarán con toda la información relevante para llegar a una conclusión, es decir, no se toma en cuenta el riesgo de detección.
  • Para determinar cuándo reconocer la incertidumbre en lo que respecta al tratamiento fiscal de una partida, primero debe determinarse si es probable (más de 50%) que la autoridad fiscal acepte el tratamiento de la partida o grupo de partidas. Si la respuesta es positiva, entonces la entidad deberá reconocer el tratamiento fiscal de manera normal. En caso contrario, deberá reflejarla respecto del tratamiento fiscal de la partida o grupo de partidas, en el periodo en el que se haga la determinación, y tomando en cuenta el método que mejor refleje la posible resolución de la controversia, siendo estos el del monto más probable o, en este caso, el método de valor esperado.

El método del monto más probable es el que se tiene comúnmente en México, donde típicamente la resolución es binaria o se toma la deducción/acumulación completa o no se toma. En cambio, el método de valor esperado es aplicable cuando existe un rango de posibles resultados. Es importante recalcar que el método a usar no es un tema de política contable de la entidad, sino que debe apegarse al que refleje de mejor manera el resultado de una posible controversia con las autoridades fiscales.

  • Las entidades deben reevaluar de manera constante los cambios en las circunstancias que llevaron a la conclusión respecto de la probabilidad de una partida o grupo de partidas, de ser aceptadas, considerando, por ejemplo, la caducidad de facultades de revisión por parte de las autoridades fiscales, alguna nueva jurisprudencia, tendencias en materia de política fiscal, pronunciamientos de las autoridades fiscales referentes a ciertas partidas y cambios de Gobierno, entre otras.
  • La IFRIC23 no establece nuevas reglas de revelación; sin embargo, sí hace énfasis en la necesidad de cumplir con las reglas vigentes de los elementos de juicio y en relación con los juicios y estimaciones realizadas al momento de determinar el tratamiento fiscal incierto.
  • La interpretación es efectiva para los periodos anuales iniciados a partir del 1 de enero de 2019, pero se permite la adopción anticipada. Al momento de la adopción inicial, las entidades pueden optar por aplicarla de forma retrospectiva de conformidad con la IAS 8 o reconociendo el efecto acumulado dela aplicación inicial como un ajuste al saldo de las utilidades retenidas u otro componente del capital.

La IFRIC 23 es aplicable a todas las entidades públicas y privadas que emiten estados financieros bajo IFRS. Por otro lado, cabe señalar que el Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera (CINIF) dio a conocer, a través de su Comité de Interpretaciones, la CINIIF 23, la cual es consistente con la IFRIC 23, por lo que todas las entidades que tienen la obligación de emitir estados financieros bajo Normas de Información Financiera en México deberán apegarse también a este ordenamiento.

La entrada en vigor de la IFRIC 23 y de la CINIIF 23 tendrá repercusiones importantes para las entidades en México, pues requerirá de un gran esfuerzo para modificar sus políticas contables, revelaciones contables y controles internos.”

Con base en lo anterior, se puede concluir que la entrada en vigor, tanto de la IFRIC 23 como de la CINIIF 23, tendrá significativas repercusiones para las entidades en México, toda vez que requerirá de un gran esfuerzo por parte de estas para modificar sus políticas contables, revelaciones contables, control interno y más. También es claro que tendrá una influencia importante en la forma en que las entidades enfocan sus esfuerzos de planeación fiscal. Es así que en este nuevo marco, deberá evaluarse el impacto que dichas planeaciones tendrán para efectos de la IFRIC 23.

Mario Alfredo Arteaga
Socio de PwC México
mario.alfredo.arteaga@pwc.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

¿Qué es el "impuesto de la muerte? Se aplica cuando se tiene una propiedad o cuenta en EU pero el propietario no es ciudadano americano y se cobra con base en un análisis de quién fue el que aportó el recurso para la adquisición del activo https://t.co/skeYtrUF8P
@VeritasOnlineMX

Que los contribuyentes recurran cada vez más a esta nueva modalidad de negocio obliga a la autoridad fiscal a revisar el concepto de domicilio fiscal. Un artículo de Angélica Leticia Valladares López. Vía @VeritasOnlineMX.

Hoy Viernes 19 de Julio de 2019 el tipo de cambio promedio del dólar en México es de $18.81 Pesos vía https://t.co/zBzkkaIhbD

Los #estímulosfiscales son beneficios económicos otorgados a los #contribuyentes por el #Estado con el objeto de alcanzar determinados fines. El legislador señala en las disposiciones si son ingresos acumulables. Un artículo de Adriana Higuera Ornelas. Vía @VeritasOnlineMX.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: