Veritas Online

Debates académicos

Gobernabilidad y salud en México

Gobernabilidad y salud en México
septiembre 01
08:00 2018

La gobernabilidad democrática es la capacidad del Estado de ejercer sus atribuciones en forma legítima y dar respuesta a las necesidades de la sociedad, promoviendo el bienestar general, no nada más en la parte política, sino en todo el escenario social, que se ha visto tan amenazado.

En estos términos se refirió el Dr. José Narro Robles, Secretario de Salud y Exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al tema de la gobernabilidad en la sesión de debate académico organizada por el Sistema Universitario de Gestión (SUG) en junio pasado, y añadió que los niveles de desigualdad y pobreza imperantes que nos han acompañado secularmente son puntos centrales de nuestra preocupación, mismos que el gobierno y la sociedad debemos asumir como obligación primaria para generar más riqueza y distribuirla mejor.

Con educación y salud, más el elemento de un empleo completo, dijo el Dr. Narro, abundando en que dicha acepción se refiere al empleo con prestaciones de seguridad social y salud, se puede llegar a resolver el problema de la desigualdad y, en consecuencia, a mejorar la gobernabilidad en el país. El foco principal de nuestra atención debe ser la salud, pues si bien “no lo es todo, sin salud no hay casi nada”. Se trata de un derecho humano que la mayoría de los países han reconocido en sus textos constitucionales, ya que es un igualador social.

Desde un enfoque filosófico y espiritual, este mismo pensamiento nos lleva a reconocer que el dolor nos hace iguales y nos mueve a ser solidarios. Nuestro distinguido polemista propuso a debate la cuestión de los desafíos en materia de salud como coadyuvante de la gobernabilidad. Entre otros muchos temas que vamos a enfrentar, el Dr. Narro se refirió a la necesidad de contar con un verdadero Servicio Nacional de Salud (SNS), que actualmente está fragmentado, porque lo que indica o determina a qué institución o servicio debe acudirse es la condición laboral. Si trabajo para un gobierno estatal, cuento con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o con alguna de sus variantes, por ejemplo, el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM); pero si trabajo en una empresa, como obrero en una industria, puedo acudir al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Por otro lado, en caso de ser autoempleado y no tener recursos suficientes, puedo tomar el Seguro Popular y recibir la atención en la Secretaría de Salud Federal o en los servicios estatales.

Con educación y salud, más el elemento de un empleo completo, se puede llegar a resolver el problema de la desigualdad y mejorar la gobernabilidad en el país.

Como puede verse, es la condición laboral y no la situación real de ciudadanía la que condiciona los servicios, en tanto que el SNS debería ser para todos, con independencia de la situación laboral de cada quien. Considero necesario extender estas reflexiones y discusiones a nuestra profesión colegiada, así como a los muchos colegas que se han concentrado en la actividad profesional de dictaminar para los efectos del IMSS, a fin de que participen con su vasta experiencia y verdadera conciencia social en el estudio de los nuevos enfoques y alternativas de operación y fiscalización de nuestras instituciones de salud pública.

Dr. Jorge Barajas Palomo
Seminario Universitario de Gobernabilidad y Fiscalización
Expresidente del IMCP
sarajab@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: