Veritas Online

Ética de Negocios

Ganancias hipotéticas: Detonantes de pago de bonos reales

Ganancias hipotéticas: Detonantes de pago de bonos reales
julio 31
15:43 2014

Los incentivos del Impuesto Sobre la Renta federal en Estados Unidos motivan decisiones sobre compensaciones cuestionables, que benefician a los ejecutivos a costa de los contribuyentes y de los accionistas.

La Ley de Conciliación de Ingresos de 1993 en Estados Unidos (EU) impone un tope a la deducibilidad de los salarios ejecutivos de un millón de dólares, pero los pagos de bonos de cualquier monto son deducibles si son resultado del logro de metas de desempeño establecidas.

Muchas empresas públicas hoy en día aprovechan el sistema de pago de bonos con base en el desempeño, usando cálculos engañosos para otorgar bonos por “desempeño superior” a expensas de los accionistas y los contribuyentes.

El Comité Conjunto sobre Tributación del Congreso de EU reporta que estos bonos de ventaja fiscal cuestan al Tesoro de EU 3.5 mil millones de dólares por año. Docenas de corporaciones recompensan rendimientos por debajo del promedio a los accionistas. De acuerdo con el artículo de Bloomberg News del 13 de septiembre de 2013, las “compañías usan al Impuesto Sobre la Renta (ISR) para elevar los bonos con metas de ingresos”.

Los Directores Ejecutivos (CEO, por sus siglas en inglés) de 63 grandes empresas del Índice de las 500 de Standard & Poor’s (S&P) recibieron bonos en efectivo en 2012 con base en el desempeño corporativo, aun cuando sus participaciones en las empresas tuvieron un desempeño más bajo que el del Índice. Bloomberg cita a Robert Reich, el Secretario del Trabajo, durante la presidencia de Bill Clinton, quien aseguró que “los contribuyentes están perdiendo miles de millones de dólares; los accionistas están siendo engañados”.

ARMA DE DOS FILOS

Los bonos deducibles de impuestos con base en el desempeño de la empresa fueron sin ninguna duda permitidos debido a que el Congreso creía que era para beneficio de los accionistas: la compensación basada en el desempeño incluye la opción de compra de acciones y las recompensas por derechos de revalorización de acciones.

Al menos dos directores externos independientes deben aprobar las metas de desempeño, y una mayoría de accionistas, el programa de compensación de incentivos. El Comité de Compensaciones de la empresa –compuesto por directores externos independientes– debe certificar que se hayan cumplido realmente las metas.

De acuerdo con Michael Doran, abogado que trabajó en la Oficina de Política Fiscal del Departamento del Tesoro en los periodos presidenciales de Clinton y George W. Bush, para los contribuyentes y para muchos accionistas “cualquier empresa puede definir el desempeño más o menos como le convenga”. Ahora como profesor de leyes, Doran considera que las reglas del ISR “han servido solamente para desacreditar el concepto de desempeño”. Y agrega: “El fracaso puede ser considerado como un éxito para propósitos de exención”.

La causa de esta divergencia entre los resultados financieros reportados a los accionistas y los usados para determinar los bonos, parece ser el énfasis creciente en las medidas financieras que no son auditadas o que no se basan en los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP, por sus siglas en inglés). Además, para el cálculo de los bonos, muchas compañías proporcionan a los analistas e inversionistas información pública ajustada por la gerencia con el fin de excluir aspectos no recurrentes y de otra naturaleza.

Además de que la información financiera no basada en los GAAP no es auditada, otra dificultad con el uso de esta es que no hay Principios de Contabilidad para guiar su preparación. De esta manera, la información puede estar sujeta a manipulación.

En consecuencia, las medidas financieras no basadas en los GAAP, presentadas por una compañía, pueden diferir sustancialmente en el tiempo y carecer de comparabilidad con la información similar de otras compañías, aun cuando se usen los mismos términos para identificar las medidas. Las empresas también pueden hacer ajustes no anunciados a las ganancias no basadas en los GAAP, a fin de cumplir con las metas de bonos o las expectativas de los analistas.

UN EJEMPLO LATENTE

En Exelon Corp., una empresa de energía nuclear con base en Nueva York, el Consejo de Administración incrementó 85 millones de dólares (0.06 por acción), que la compañía en realidad nunca ganó, en el informe de ganancias auditadas en 2012. Esto elevó el “desempeño” de la compañía lo suficiente, de modo que los altos ejecutivos pudieron recibir bonos deducibles de impuestos.

A su favor, Exelon dio meticulosamente información considerable sobre la forma en que las medidas financieras no basadas en los GAAP, no auditadas, se usaron para calcular las recompensas de incentivos de desempeño para los ejecutivos. Su Declaración Informativa 2013 contiene 45 páginas de revelaciones ordenadas por la Comisión de Valores y Cambio de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). Aun así, ¿cómo pueden los accionistas entender en su totalidad este contenido?

Empresas públicas aprovechan el sistema de pago de bonos con base en el desempeño, usando cálculos engañosos para otorgar bonos por “desempeño superior”

La Declaración define la compensación como salario, plan anual de incentivos, opciones de compra de acciones no calificadas, y recompensas unitarias de acciones restringidas. Otros elementos adicionales de compensación incluyen pensión, pensión complementaria, plan de ahorros, plan de compensación diferida y prerrequisitos. También describe los tres principios conductores del programa de compensaciones de Exelon:

[1] Vincular la compensación con los resultados de desempeño.

[2] Alinear los intereses de sus funcionarios ejecutivos y los accionistas.

[3] Proporcionar oportunidades de compensaciones competitivas.

La Declaración Informativa anota de manera adicional: “La mayoría de las compensaciones para ejecutivos se basa en el desempeño y están atadas a nuestro desempeño operativo y financiero, al desempeño individual y al desempeño del precio de las acciones de Exelon”. De acuerdo con el análisis de Bloomberg, aún cuando los bonos de incentivo de John Rowe, Director Ejecutivo anterior de Exelon, crecieron casi en 49% entre 2007 y 2011, a los accionistas de Exelon no les ha ido bien. Las utilidades de operación de la compañía y el valor de mercado han caído por la mitad en los últimos cinco años.

Durante ese periodo, los ejecutivos aún recibieron bonos por encima de la meta de desempeño en cuatro de cinco años, con un monto de más de 20 millones de dólares. Exelon anunció en 2012 que estaba reduciendo su dividendo anual en acciones comunes desde un precio de 2.10 hasta 1.24 por acción.

La influencia de la deducibilidad fiscal sobre la compensación de Exelon también se establece en su Declaración: “La política del comité de compensaciones ha sido buscar que la compensación de incentivos de ejecutivos califique como basada en el desempeño para preservar su deducibilidad para propósitos del impuesto federal sobre el ingreso en la medida posible, sin sacrificar la flexibilidad en el diseño de programas de compensación adecuados”. Y anota: “No obstante el desafiante ambiente de operación, la empresa cerró el año dentro de una guía ajustada de utilidades”.

La Declaración de Exelon presentó sus Utilidades Por Acción (EPS, por sus siglas en inglés) auditadas en 2012, de 1.42 dólares con base en los GAAP. Para llegar a las EPS ajustadas de operación no basada en el sistema GAAP de 2.85 reportadas públicamente, la administración realizó 10 ajustes que representaron un monto de aumento neto de 1.43 por acción, un poco más de 100%. Los resultados no basados en los GAAP también se incluyeron en el comunicado de prensa de febrero y se discutieron en la conferencia telefónica sobre las utilidades de Exelon en la misma fecha.

Los ajustes que aumentaron las EPS no basadas en los GAAP incluyeron retiros y desinversiones de planta (0.29 dólares), costos de fusión e integración (0.31), los compromisos de Maryland relacionados con la fusión (0.28), la amortización del contrato de activos intangibles (0.93), y el pago de la Comisión Federal Reguladora de Energía (0.21). Estos ajustes incrementaron las EPS en 2.02 dólares.

Los ajustes que disminuyeron las EPS no basadas en el sistema GAAP incluyeron el impacto Mark to Market de las actividades de cobertura económica (0.38 dólares) las ganancias no realizadas relacionadas con los fondos fiduciarios para salir del servicio nuclear activo (0.07), y la reevaluación de ingresos sobre la renta estatales diferidos (0.14). Su efecto total fue una disminución de las EPS de 0.59.

Se espera que las empresas hagan lo correcto para sus accionistas y contribuyentes, mediante la descontinuación del uso de cálculos erróneos de bonos

Pero eso no es todo. Las EPS que se usaron para propósitos de bonos fueron de 2.91 dólares. El 0.06 adicional por acción de las utilidades no basadas en los GAAP (aproximadamente 85 millones de dólares) que el consejo de administración agregó, se describe en la Declaración Informativa como “Ajuste por el Comité de Compensaciones”. El fundamento para esta acción, de acuerdo con Gary Prescott, el Vicepresidente de Compensaciones de la empresa, fue para compensar las decisiones inesperadas sobre tarifas por parte de los reguladores de Illinois que cortaron las utilidades reales.

HAY MÁS CASOS

Otras empresas parecen recurrir a una discreción significativa al establecer las metas de desempeño para propósitos de bonos deducibles y determinar si han sido alcanzadas. De acuerdo con Bloomberg, la empresa de juego Wynn Resorts Ltd., con base en Las Vegas, usa las utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación, y amortización (EBITDA, por sus siglas en inglés), una medida no basada en los GAAP.

Un ejemplo de lógica cuestionable es el caso del Director Ejecutivo Scott Boruff, de Miller Energy Resources, una compañía de exploración de gas y petróleo. Para que Boruff ganara su bono de desempeño, la compañía tuvo que alcanzar “un aumento porcentual más alto” que sus iguales en el rendimiento de acciones comunes. Las acciones de Miller cayeron en realidad 5.9% durante el año, pero el consejo de administración decidió otorgar una recompensa de un bono de desempeño de un millón de dólares a Boruff de todas maneras, diciendo que había logrado una “disminución porcentual más baja” que los competidores.

Aun así, otra táctica que emplean algunas empresas, de acuerdo con Bloomberg, es establecer una meta de EPS no basada en los GAAP que sea sustancialmente más baja que las expectativas del análisis, incluso cuando la mayor parte del análisis descansa en gran medida en una guía y perspectivas de la empresa para el futuro.

Por ejemplo, Valero Energy establece sus metas de utilidades en bonos para 2011 y 2012 “al menos en 37% por debajo de las estimaciones de consenso de los analistas” del desempeño real. Esta práctica hace fácil apoyar los pagos de incentivos de 3.7 millones de dólares para el Director Ejecutivo Bill Klesse cada año.

Esperamos que las empresas harán lo correcto para sus accionistas y para los contribuyentes en general, mediante la descontinuación del uso de los cálculos erróneos de bonos y en su lugar hacer que los bonos de desempeño sean una compensación por un desempeño superior real.

Exelon, por su lado, empleó a un nuevo consultor de compensaciones en 2013 y realizó seis cambios sustantivos a su programa de compensaciones de 2013. Estos movimientos fueron parcialmente en respuesta a la retroalimentación de los accionistas, 25% de los cuales votaron en contra del programa de la compañía en el voto asesor “Say on Pay” de 2012.

>Este artículo es una reseña del original titulado “Hypothetical earnings trigger real bonus payments”, publicado en Strategic Finance, noviembre de 2013. Traducido para Veritas del Colegio de Contadores Públicos de México, por Pilar Vidal.

AUTOR ORIGINAL: Curtis C. Verschoor (curtisverschoor@sbcglobal.net) es Profesor Investigador Emérito Ledger & Quill, Escuela de Contabilidad y Sistemas de Información (MIS), y Miembro Honorario Senior Wicklander de investigación en el Instituto para Ética Profesional y de Negocios, ambos en la Universidad de DePaul, Chicago, Ill.

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: