Veritas Online

Opinión

¡Feliz año nuevo!

¡Feliz año nuevo!
enero 02
10:16 2014
Por C.P. Alberto Núñez Esteva
Presidente de Sociedad en Movimiento
alberto.nunez.esteva33@gmail.com
2013 ¿Será un año que signifique un brinco al futuro? ¿O un regreso al pasado? El año se inició con el Pacto por México, un paso gigantesco que permitió llegar a acuerdos entre partidos para emitir leyes fundamentales para nuestro país. Es así como se logró la aprobación de la reforma laboral (aunque fue a finales del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, pero con la venia, seguramente, de Enrique Peña Nieto), de telecomunicaciones, educación, finanzas, transparencia y competencia económica. Esperamos que las leyes secundarias emitidas por el Congreso respondan a la trascendencia de las reformas y no traicionen su contenido, como ha ocurrido con desafortunada frecuencia.
Renglón aparte merece la reforma hacendaria que no fue sino una decepcionante miscelánea fiscal que afectó los legítimos intereses de una gran parte de la población, incluyendo en ella a la Contaduría Pública independiente. Este delicado asunto lo tratamos en el número de diciembre de Veritas. Por eso sólo subrayamos el gran número de modificaciones a que estuvo sujeta por presión de la sociedad (más de 50), dado el gran número de errores y atropellos en los que se incurrió.
Al momento de escribir este artículo, están pendientes dos reformas de vital interés: la política y la energética. La primera puede representar un reconocimiento inédito a la ciudadanía al incluir temas como las candidaturas ciudadanas, la reelección de legisladores y presidentes municipales y otros que empoderan —si se legislan correctamente— a nosotros, los ciudadanos, los verdaderos dueños de este país. La reforma energética puede representar una fuente de riqueza y de trabajo de gran calado para miles de mexicanos, o bien, una reformita intrascendente si triunfan las fuerzas regresivas de una izquierda conservadora y poco visionaria defensora del pasado.
Seguridad y empleo son las dos grande4s demandas de la sociedad. En ambas ha fallado el régimen actual ¿Podremos esperar algo mejor? Más nos vale
El año pasado queda marcado por varios acontecimientos que indignaron a la sociedad: 1) El avance del crimen organizado, particular, pero no exclusivamente, en estados como Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, Durango y Chihuahua. Michoacán es casi un Estado fallido ¿Y las autoridades? bien gracias, con mucho discurso y pocos resultados; 2) El lamentabilísimo espectáculo de los ¿maestros? de la Sección 22, capaces de dejar sin clases, por meses, a más de un millón de niños y convulsionar con sus marchas a varias ciudades del país, particularmente a la Ciudad de México. Un gobierno blandengue, el de Miguel Ángel Mancera, muestra su incapacidad e impotencia frente a los acontecimientos; 3) La puesta en libertad de la secuestradora Florence Cassez, del narcotraficante Rafael Caro Quintero y la devolución, según los medios de comunicación, de efectivo y propiedades del hasta hace poco reo de la justicia, Raúl Salinas de Gortari. El viejo PRI asoma la cola; 4) El insuficiente crecimiento de la economía, alrededor de 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB), y como consecuencia la incapacidad para generar los empleos dignos que exigimos todos los mexicanos.
Seguridad y empleo son las dos grandes demandas de la sociedad. En ambas ha fallado el régimen actual. ¿Podremos esperar algo mejor en años venideros? Más nos vale. De no ser así, el futuro será incierto, muy incierto y eso sólo favorece a las fuerzas más oscuras de nuestro país. El año está por terminar. Ahora primero de diciembre, que escribo este artículo, se anuncia la salida del PRD del Pacto por México. No me extraña la noticia. Los partidos políticos son demasiado pequeños como para aceptar la gran responsabilidad de trabajar alrededor de un acuerdo cuyo principal beneficiario es el país. Este fue promovido intensamente por la sociedad durante varios años, pero sólo se dio cabida en él a los partidos políticos y esas son las consecuencias. Tengo la esperanza de que la sociedad reaccione e impulse el acuerdo que deseamos no los políticos sino los ciudadanos de a pie. ¿Difícil? Sí, pero no imposible.
¡Feliz 2014!, queridos colegas y amigos.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: