Veritas Online

Entorno

Federación Mexicana de Universitarias: Una voz para las mujeres

Federación Mexicana de Universitarias: Una voz para las mujeres
julio 01
07:05 2017

La Mtra. Lourdes Enríquez Rosas, integrante de la FEMU, platica sobre los inicios de este organismo y de su influencia en el ámbito público para fomentar equidad de género con la colaboración de destacadas mujeres mexicanas.

La Mtra. Lourdes Enríquez Rosas, como integrante de la Federación Mexicana de Universitarias (FEMU), se encarga de investigar e impartir conferencias y cursos en torno a la equidad de género y desigualdades sociales, entre otros temas.

Como vocera de la Federación habla acerca de los antecedentes, sus aportaciones a la sociedad y de la importancia de la profesión contable en la implementación de las leyes.

Una de las principales razones por las que la especialista quiso formar parte de la FEMU es porque la institución se encarga de mejorar la situación de las mujeres a través de marcos jurídicos y política pública, por lo que al ser abogada, es una manera de intervenir y entrar a lo profundo de las leyes.

También es de su interés que la Federación como órgano consultivo de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), examina durante cuatro años a diversos países, entre ellos México, por lo que forma parte de un grupo académico que acompaña a organizaciones de la sociedad civil a presentar los informes “sombra”, los cuales dan cuenta de la situación de desigualdades de género en temas laborales, feminicidios, derechos reproductivos, problemas de derecho político electorales, mujeres migrantes y trata de personas, entre otros muchos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la CEDAW el 18 de diciembre de 1979 y entró en vigor en 1981. La Convención es considerada como la carta internacional de los derechos de la mujer y provee un marco obligatorio de cumplimiento para los países que la han ratificado para lograr una igualdad de género y de trato.

La Mtra. Enríquez recuerda que en 2012 la CEDAW realizó recomendaciones importantes a México, “como abogada me interesa ver cómo la legislación internacional se resuelve de manera eficiente y estratégica, pues trabajo en el área de resistencia jurídica, tanto legislativa como judicial”, remarca.

UN POCO DE HISTORIA

La Mtra. Lourdes Enríquez, encargada del área de difusión cultural de la FEMU, explica por qué esta Federación ha trascendido con el paso del tiempo y de la importancia que tiene hoy respecto al tema de la igualdad de género. Recuerda que el origen de la FEMU en Estados Unidos de América obedeció a sus demandas por educación universal, derecho al voto y terminar con la exclusión, además de que hicieron saber al Estado que no querían parir hijos para ir a la guerra, pues eran mujeres pacifistas.

Añade que a raíz de que se formó la Sociedad de Naciones, antecedente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las mujeres comenzaron a reunirse en América e invitaron a algunas académicas del continente europeo. Desde entonces, mujeres mexicanas también se unieron y formaron su propia Federación, con el fin de impulsar la inclusión de las mujeres a través de transformaciones socioculturales profundas por medio de la política pública y sobre todo contribuyendo desde la academia.

Un punto que destaca la Mtra. Enríquez es que ellas como mujeres, al formar parte de la Federación, han señalado los tipos y modalidades de la violencia de género contra las mujeres y las niñas porque no cumplen los mandatos, deberes y estereotipos tradicionales.

MOMENTOS DE AUGE

La Federación ha tenido varias etapas y momentos importantes en los que, gracias a las mujeres de distintas disciplinas y campos del conocimiento, señalaron la normalización social de las desigualdades y exclusión de las mujeres y las niñas.

La Mtra. Enríquez dice que una de ellas se suscitó en 1915 durante el primer Congreso Feminista en Yucatán, donde la maestra y política Hermila Galindo argumentó en favor del sufragio femenino, los derechos sociales y la autonomía reproductiva de las mujeres mexicanas.

Otro momento histórico se llevó a cabo durante el sexenio del Presidente José López Portillo, en la cual, la poeta Griselda Álvarez, integrante de la FEMU, se convirtió en la primera gobernadora de una entidad federativa de nuestro país y además, fundó el primer refugio para mujeres maltratadas denominado Fortaleza, Centro de Atención Integral a la Mujer, I.A.P.

La especialista menciona cuando su Presidenta, la historiadora Patricia Galeana, visibilizó la ausencia de las mujeres en el ámbito político y se unió a los trabajos de la cuarta conferencia internacional de la mujer en Beijin, China, en 1995.

También la FEMU fundó un recinto universitario: el Museo de la Mujer, segundo en su tipo en Latinoamérica, donde se visibiliza la historia del quehacer de las mujeres en la construcción de la nación, en las ciencias, las artes, la política, la educación, y todos los campos del saber. En el museo se realizan exposiciones, talleres, cursos, presentaciones de libros, cineclub de género, comunidades de debate y conferencias de prensa, entre otros. La Mtra. Enríquez comenta: “El recinto toma postura política en pro de los derechos de las mujeres, mas no obedece a intereses partidistas”.

Lourdes Enríquez platica que la Federación ha sido valiosa porque da cabida a mujeres académicas diversas, muchas de ellas con carreras importantes e influyentes en diferentes áreas como en el campo judicial, la política, a legisladoras, poetas, escritoras, historiadoras e incluso científicas reconocidas, que son sensibles a las desigualdades e injusticias de género.

Para las y los contadores, quienes trabajan en la aplicación de leyes encaminadas al sector fiscal y las cuales tienen que ver con el cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes, la Mtra. Lourdes Enríquez dice que la profesión contable es indispensable para que existan recursos que favorezcan al bienestar de las mujeres y las niñas. Añade que cuando en conjunto con sus colegas realizan investigación o participan en discusiones públicas buscan sustentos éticos y filosóficos, “pues, de nada sirve contar con sustento, empujar la legislación y política pública, si no se tiene un presupuesto para ejecutarlo en la sociedad”, comenta, al tiempo que muestra respeto hacia la tarea de la profesión, pues su trabajo es un aliciente para llevar de manera correcta y transparente a un país.

Por último, Lourdes Enríquez da un mensaje a las y los contadores, donde les recomienda emplear un sustento filosófico de igualdad sustantiva de género dirigido a las personas que asesoran, con el objeto de generar una mayor conciencia de los derechos humanos, y de una ciudadanía responsable en una cultura contributiva.

C.P.C. Rosa María Cruz Lesbros
Presidenta del Colegio

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: