Veritas Online

5 minutos de gobierno corporativo

Fatiga laboral, ni los directores están a salvo

Fatiga laboral, ni los directores están a salvo
abril 01
2020

Burnout no es una palabra sucia» 

Melissa Raffoni, CEO,
The Raffoni Group.

La NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, entraría en vigor durante octubre de 2019. Ya que estamos en 2020, ¿son la salud mental y emocional en nuestra empresa un factor tan importante como la productividad, la responsabilidad y las metas?

Oh, sorpresa, la salud mental y emocional también tiene un efecto en los resultados de cualquier compañía: el estrés, la depresión y la ansiedad generan pérdidas de 4% del Producto Interno Bruto (PIB) global, según la Organización Internacional del Trabajo. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto a México como el país con más estrés laboral, por encima de China. El 75% de los trabajadores mexicanos padece el síndrome de fatiga laboral, conocido como burnout.

Todos estamos familiarizados con esas señales de cuidado al verlas en otros. Sin embargo, también es momento de poner atención a un aspecto que es más fácil que olvides, gracias a tu posición: ¿presentas tú, director o directora de un área o de la empresa, síntomas de fatiga?

Un puesto con alta responsabilidad también conlleva ciertos mitos –que no son descriptivos de tu posición– de los que es difícil soltarse. Si iniciaste un proyecto empresarial, será complicado que tengas un horario fijo e inamovible, para cualquier emprendedor el comienzo es lo más desgastante. Aun así, ser responsable de un grupo de colaboradores no borra tu derecho a una vida propia y, seamos honestos, si la cabeza de cualquier equipo está en problemas, contagiará a los subordinados y afectará de manera negativa su trabajo.

Es momento de repasar cómo han sido las últimas semanas, y no te mientas, “estoy ocupado y abrumado, pero debo cumplir” es parte de tu conversación diaria. Despiertas, sin alarma, a la misma hora que muchos universitarios van a dormir, pasada la medianoche, pero antes de que salga el sol. Pierdes la paciencia, te enojas seguido en la oficina o hablas más de los aspectos negativos del día. Tu apariencia física ha cambiado y no para bien, ganaste kilos, tu cabello está más gris, tienes la piel más seca y tus ojos están hinchados todo el tiempo. Las tareas se amontonan y no avanzas, no te concentras o cometes los mismos errores.

¿Alguna de todas estas situaciones te suena? El burnout está cerca. Lo sé, ese término acuñado por los millennials primero era un poco molesto y parecía una queja que se sumaba a la vida cotidiana, pero la verdad es que le dieron al clavo: olvidamos que, si no estamos bien en el aspecto mental y emocional, tampoco lo estaremos en lo demás. Más vale reconocer que es momento de bajar el ritmo y luego probar algo de esto:

  • Anota en tu agenda esa actividad que te daba alegría y ya no practicas por falta de tiempo. Dale la misma importancia que a cualquier otra junta importante y retómala.
  • Delega tareas. Tú sabes cómo funciona la empresa y reconoces el talento de tu equipo. Confía en él y olvídate de todo lo que te impide concentrarte.
  • Organízate sin perder el rumbo. Plantea las metas en etapas y cumple una por una. Ayudará a que tu equipo te siga el paso,sepa qué le toca hacer y qué resultados debe entregar.

Todos los trabajos tienen un nivel de estrés imposible de eliminar, pero hasta los directores necesitan motivación para que su esfuerzo sea significativo en lo personal, profesional y social. Eso se alcanza si desde adentro nos sentimos bien. Nadie quiere ser la ilustración de la definición de karoshi, el término japonés para muerte por exceso de trabajo, ¿cierto?

Mauricio Brizuela Arce
Presidente del Consejo de Administración y socio director de Salles Sainz Grant Thornton
mauricio.brizuela@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: