Veritas Online

Económico y Financiero

Faltan mayores avances en el entorno de Negocios

Faltan mayores avances en el entorno de Negocios
junio 02
11:05 2014

No hay duda, para que la economía consolide un ritmo de crecimiento elevado y sostenido, se deben conjugar diversos factores que generen el mejor entorno posible para hacer negocios. Las reformas estructurales juegan un papel de suma importancia, gracias a que contemplan una serie de aspectos como regulación, derechos de propiedad y estado de derecho, que son fundamentales para estimular la inversión. Sin embargo, la debilidad que han mostrado estos temas durante ya algún tiempo, ha contribuido a inhibir un mayor ritmo de avance de la actividad productiva.

Establecer reglas del juego claras y convencer a los dueños del capital de que su inversión será rentable, y con la seguridad legal que se requiere, es un requisito para hacer que el aparato productivo del país sea mucho más eficiente y pueda generar más empleos de calidad. Si esto no se puede lograr, el nivel de consumo no mejorará sustancialmente y la economía seguirá sin crecer lo suficiente.

Depender de factores externos, como la evolución de la economía de los Estados Unidos, no nos asegura una mejora permanente en la capacidad de crecimiento del país. El primer trimestre del año la economía mexicana creció muy por debajo de lo que se tenía previsto, lo cual en buena parte se debió a la caída del PIB de EU, que en el mismo lapso tuvo un descenso de 1.0% en términos anualizados.

Es indispensable trabajar de forma constante en la mejora de los factores que más pueden fortalecer la confianza para invertir. No hay que olvidar que el nivel de confianza tiene un peso importante en la formación de expectativas, por lo que, como ya lo mencionamos, es fundamental generar un entorno de negocios que incentive al capital.

En el Reporte del Banco Mundial ‘Doing Business 2014’, México ocupó la posición 53, lo que significó la pérdida de dos lugares respecto al sondeo de 2013. Si bien este resultado se puede atribuir en buena medida a que otros países aceleraron sus cambios, también hace evidentemente que se deben acelerar los cambios que se han venido haciendo en los últimos años y que se reflejan en una mejora en las entidades del país.

Recientemente, el Banco Mundial dio a conocer la quinta edición del reporte ‘Subnacional Doing Business’ en México 2014, en donde se “compara las regulaciones comerciales en los 31 estados de México y el Distrito Federal”, centrándose en “las regulaciones federales, estatales y municipales que afectan 4 etapas del ciclo de vida de una pequeña o mediana empresa doméstica: apertura de una empresa, obtención de permisos de construcción, registro de la propiedad y cumplimiento de contratos”.

Un aspecto que resalta del informe 2014, son las 81 mejoras que se concretaron para favorecer el ambiente de negocios, frente a las 61 que se registraron en el informe de 2012, lo que significó un incremento de 27%.

La tarea es compleja e inevitable. Sólo con un entorno de negocios eficiente se podrá estimular la inversión y con ello fortalecer el mercado de trabajo del país. No se debe olvidar que el empleo es la variable crítica para fortalecer el mercado interno, de otra forma no creceremos. Continuaremos exportando importaciones, lo cual no genera muchos beneficios.

Ningún gobierno en el mundo, ni en la historia, crea empleos productivos, esta es una tarea que pertenece a la búsqueda de productividad y de rentabilidad. Es una tarea de la inversión privada.

“La única solución para generar más empleo productivo y formal, y que esto a su vez permita y logre un incremento del salario real, es una gran inversión para generar empleos productivos”.

Es en este entorno en el que resalta la importancia de avanzar más rápido en el fortalecimiento de los factores que determinan un mejor entorno de negocios. Por ello, la importancia de las reformas, aunque se debe considerar que los resultados podrían verse en el mediano y largo plazo. En el corto plazo es necesario políticas que estimulen la inversión, el empleo y por lo tanto el consumo.

MÉXICO

El INEGI  informó que durante el primer trimestre del año, el PIB creció a una tasa anual de 1.8%, ligeramente por debajo del pronóstico de los especialistas, que anticipaban un avance de 1.9%. El sector más dinámico fue el primario, que tuvo un avance anual de 4.9%, en tanto que el sector terciario creció 1.8% y el secundario 1.6%.

De acuerdo con el INEGI, durante marzo las ventas de establecimientos comerciales al menudeo reportaron un incremento anual de 1.7%, después de dos meses consecutivos con variaciones negativas.

Este comportamiento proviene principalmente del repunte en las ventas de los segmentos de vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes que crecieron 7.8%, y de artículos de ferretería, tlapalería y vidrios que aumentaron 4.6%.

En ambos casos, después de haber mostrado importantes caídas un mes antes. El rubro de alimentos, bebidas y tabaco creció 3.3%, en tanto que los cinco segmentos restantes que integran el indicador general de ventas mostraron variaciones negativas.

Asimismo, se informó que en abril la tasa de desocupación se ubicó en 4.84% como proporción de la población económicamente activa (PEA), sólo cuatro centésimas por arriba de la reportada el mes previo, pero inferior al 5.04% que se observó en abril del año pasado.

Por su parte, la tasa de subocupación se ubicó en 8.59%, respecto a la población ocupada, porcentaje que igualmente fue superior a la cifra previa pero menor a la observada un año antes.

Durante la primera quincena de mayo, los precios al consumidor tuvieron una disminución de 0.37%, con lo que la inflación anual se ubicó en 3.44%. La variación mensual de los precios se atribuye principalmente a la disminución de 1.72%, en los precios del subíndice no subyacente. Los precios del indicador subyacente, por su parte, aumentaron solo 0.06%.

ESTADOS UNIDOS

Aunque el mercado ya anticipaba que la segunda estimación de crecimiento del PIB del primer trimestre tendría una corrección a la baja hacia una cifra negativa de 0.5%, el dato que dio a conocer el Departamento de Comercio superó esta previsión al mostrar que en ese lapso la economía se contrajo 1.0% en términos anualizados.

El origen principal de este comportamiento fue el drástico ajuste que hubo en el rubro de inventarios, toda vez que de una contribución negativa de 0.57 puntos, pasó a una de 1.62 puntos.

Sin duda esto corrobora el efecto climatológico que afecto la actividad productiva a inicios del año. Por otro lado, se aprecia que el mercado interno se sigue fortaleciendo: el consumo aportó 2.09 puntos, cuatro centésimas más que en la primera estimación.

Otro resultado que llamó la atención fue el avance de 0.8% en las órdenes de bienes durables durante abril, cuando el mercado anticipaba una caída de 1.3%, lo que indica que el sector manufacturero sigue en ascenso.

El Departamento del Trabajo señaló que en abril el consumo personal tuvo un incremento de 0.3%, con lo que acumuló cuatro meses consecutivos con ganancias. Esto puede estar reflejando la favorable evolución que mantiene el empleo.

Sin embargo, el gasto personal tuvo una disminución mensual de 0.1%, después de 11 meses seguidos con variaciones positivas. No obstante, esto no refleja un nuevo deterioro de la actividad económica ni del consumo.

 

Por Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: