Veritas Online

Ejercicio Profesional

Facturación electrónica: ¡Adiós al papel!

Facturación electrónica: ¡Adiós al papel!
enero 02
09:00 2014

Por C.P.C. Plácido del Ángel Herrera

Integrante Comisión Investigación Fiscal del Colegio y

Subdirector Fiscal Waltmart.

mppdelo@wal-mart.com

 En el primer minuto de 2014, sin excepción, será obligatorio para todos los contribuyentes utilizar facturas electrónicas, que además serán necesarias para respaldar las deducciones.

Aun cuando la historia de la factura electrónica inició en México hace nueve años, durante los últimos tres se han hecho más notorios los cambios a las disposiciones fiscales para completar la transición del papel a lo digital en materia de comprobantes fiscales, que ha pasado de ser un método opcional a uno obligatorio. Si bien no ha sido la mejor manera, porque se basa en métodos de prueba y error, se ha tenido un avance significativo que ha llevado a México a ser de los primeros lugares a nivel internacional en materia de facturación electrónica. Actualmente hay tres principales esquemas de facturación electrónica:

[1] Comprobantes Fiscales Digitales (CFD). Utilizados por aquellos contribuyentes que en 2010 optaron por la facturación electrónica sin estar obligados, cuyos comprobantes son elaborados por medio de un sistema de la empresa sin necesidad de estar timbrados por un

Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), asimismo con la obligación de informar mensualmente al Servicio de Administración Tributaria (SAT) la relación de los folios utilizados.

[2] Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI). Este tipo de comprobante entró en vigor en 2011 como obligación para todos los contribuyentes, al igual que los CFD es elaborado por medio de un sistema de la empresa; sin embargo, su signo distintivo es que se deberán contar los servicios de un tercero llamado Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) para poder emitir la factura electrónica, o en su caso, obtener la autorización para considerarse PAC y emitir sus propios comprobantes.

[3] Comprobantes Fiscales con Código de Barras Bidimensional (CBB). Son los que anteriormente conocíamos como comprobantes en papel impresos, los cuales son expedidos por medios propios sin la necesidad de un programa de facturación ni la presentación de un reporte mensual del SAT. Este esquema de comprobantes es para contribuyentes con ingresos anuales iguales o menores a cuatro millones de pesos.

Aquellos que tengan ingresos anuales superiores a 250 mil pesos tendrán la obligación de expedir comprobantes por medio del esquema de CBB

Este 2014 no habrá excepción y se realizan nuevas modificaciones en materia de comprobantes fiscales, entre las cuales encontramos:

[1] Eliminación de los CFD. Todos los contribuyentes a partir del primer minuto de 2014 deberán expedir comprobantes bajo los esquemas de CFDI y CBB, antes mencionados. Además, los contribuyentes que inicien sus actividades a partir de 2014, persona física o moral, entrarán directamente al esquema de facturación de CFDI.

[2] Reducción de cuatro millones a 250 mil pesos en el monto de los ingresos anuales para la obligación de expedir comprobantes por medio del esquema de CBB. Por tanto, aquellos contribuyentes que estén obligados a emitir CFDI y emitan comprobantes fiscales impresos con CBB, estos no serán validos para su deducción o acreditamiento fiscalmente. Cabe señalar también que aquellos contribuyentes que excedan este límite de ingresos anuales no podrán usar comprobantes fiscales impresos con CBB durante los ejercicios posteriores.

Las modificaciones anteriores no son las únicas o las más importantes, pues también encontramos que se derogarán algunos de los artículos del Código Fiscal de la Federación (CFF), que actualmente hacen referencia a este tema; por

ejemplo el 29-B, 29-C y 29-D. Esto pone en riesgo de desaparición, como forma de comprobación fiscal, a los estados de cuenta conforme al Art. 29-B fracción II CFF, los emitidos bajo facilidades administrativas de conformidad con el Art. 29-B fracción III CFF y los comprobantes simplificados (de público en general) contemplados en el Art. 29-C, salvo que se realicen correcciones en las reglas de la resolución miscelánea para permitir el uso de comprobantes simplificados para aquellos contribuyentes que hagan operaciones con el público en general. Además, a partir de 2014, se establece como requisito, que para gozar de la deducibilidad del pago por concepto de sueldos y salarios, así como asimilables a salarios que efectúen a sus trabajadores, los patrones deberán entregar un comprobante fiscal digital por cada recibo de nómina que valide el pago de estos conceptos a sus trabajadores. Es decir, será necesario contar con los servicios de un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), o bien, hacerlo a través del sistema gratuito del SAT, para que se genere cada uno de los comprobantes antes mencionados y no perder la deducibilidad para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR) por los conceptos mencionados. Con esto, se generará un costo adicional para los patrones, el cual dependerá del número de empleados que se tengan. Por ejemplo: una empresa que cuente con dos mil trabajadores, en un año deberá expedir un comprobante por cada trabajador, ya sea semanal, quincenal o mensualmente, dependiendo de cómo pague su nómina. Si consideramos que esta empresa les paga a todos cada quincenal, el costo adicional anual que se tendría seria:

 

No. de trabajadores 2,000
Costo del comprobante $0.50
Monto a pagar porlos comprobantes $ 1,000
Comprobantes al mes 2
Costo mensual $ 2,000
Costo anual                 $ 24,000 

Como se observa en la tabla, por una nómina de dos mil trabajadores y considerando el costo promedio por CFDI que los PAC indican, al año se generaría un costo adicional de 24 mil pesos. Mismo que puede variar dependiendo el volumen y la periodicidad de la emisión.

Por eso es conveniente que todos los contribuyentes, hagan la transición a los esquemas de facturación electrónica, pues a partir del próximo año es una obligación que todo gasto, para que sea deducible para efectos del ISR y, en su caso, acreditable para efectos del Impuesto al Valor Agregado (IVA), esté respaldado por una factura electrónica o un CFDI.

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: