Veritas Online

Tecnologías de la Información

Evolución, contador público en la era digital

Evolución, contador público en la era digital
febrero 21
2019

En la actualidad, la labor del contador es poseer habilidades y
conocimientos que le permitan estar actualizado con las nuevas
herramientas, con el fin de estar en la cúspide de esta nueva era.

Se observa durante las últimas décadas un incremento significativo en el uso de nuevas tecnologías y desarrollo de programas para el manejo de bases de datos y de la forma de generación de comunicación, que son utilizadas a nivel mundial por la mayoría de las organizaciones empresariales. El conocimiento y uso de estos programas son de vital importancia, específicamente cuando se refieren a manejo de información financiera, ya que la misma es requerida para la toma de decisiones y para el desarrollo eficiente de los negocios. Actualmente en el mundo globalizado en que vivimos, todos, de una u otra forma, estamos inmersos en este proceso, pero el profesional que tiene el gran compromiso de estar a la vanguardia de estas nuevas tecnologías es el de la contaduría pública.

La evolución de la sociedad hacia la era digital ya es un hecho, y el contador público tiene que poseer habilidades y conocimientos que le permita estar en la cúspide de la ola de esta nueva era.

Para aquellos que tenemos esta profesión como pasión, sabemos que esto representa todo un reto; el contador público debe manejar la tecnología: primero, para comunicarse y realizarse como individuo, y segundo, para llevar a cabo su trabajo.

Ya el proceso de manejo de teneduría de libros y generación de registros contables quedo atrás, ya que esto lo hacen los procesos digitalizados y automatizados. El contador público debe tener la capacidad de programar sistemas contables y tributarios, y asesorar a la gerencia, donde más del 70% de su trabajo está y estará enfocado en analizar y programar los sistemas computarizados, obtener los datos e información financiera y tener la capacidad de lograr comunicarla en tiempo real; el resto de su tiempo deberá dedicarlo a la verificación y control de estos sistemas y mantenerse actualizado de las nuevas herramientas, procedimientos y tecnologías.

¿DESAPARECERÁ EL CONTADOR PÚBLICO?

¿Seremos sustituidos por la inteligencia artificial? Antes de dar alguna apreciación y responder a estas preguntas, se debe entender que la contaduría pública es una profesión tal vez tan antigua como lo es el hombre. A través de los siglos y a través de las diferentes civilizaciones vemos cómo la contabilidad era parte integral del día a día y parte fundamental de las actividades comerciales de nuestros antepasados. Son muchas las evidencias que demuestran la presencia de la contabilidad en el desarrollo de la humanidad; ejemplo de ello es el famoso código de Hammurabi, en la antigua Mesopotamia, en donde además de contener leyes penales, normas civiles y de comercio, regulaba contratos de préstamos, ventas, arrendamiento, entre otros.

De igual manera observamos evidencias de la presencia y uso de procesos contables en grandes civilizaciones como la egipcia con anotaciones de tipo contable en sus papiros; en la Grecia antigua observamos cómo los templos son usados como bancos y centros de comercio. En la antigua Roma los altos jerarcas de esta sociedad tenían que llevar de forma organizada sus cuentas y bienes, menospreciándose a aquel que fuera incapaz de controlar contablemente su patrimonio. Es en el imperio Romano que se genera el uso de libros contables, siendo el más empleado el de ingresos y gastos.

Los cambios más profundos y de mayor repercusión presentados en la actividad contable tuvieron lugar a partir del siglo XVIII. La Revolución Francesa y la Revolución Industrial, en Inglaterra, sentaron las bases para el resurgimiento del comercio en Europa y la tecnificación de la contabilidad. Durante el siglo XIX, con el nacimiento del liberalismo, la contabilidad inició su más espectacular transformación. A principios del siglo XX empezaron a surgir en todo el mundo las asociaciones de contadores, las cuales, además de sus propias normas, establecieron una serie de convenios y pautas para el ejercicio de las actividades contables.

El contador deberá ser capaz de programar sistemas contables y tributarios, el cual estará enfocado en analizar y programar sistemas computarizados.”

Con este pequeño esbozo a través de la historia de la humanidad vemos la presencia de la contabilidad como uso y practica y la presencia también del contador público. En la actualidad, lo que denominamos era digital, con el vertiginoso desarrollo de los sistemas, la contabilidad ha logrado ocupar el lugar que le corresponde dentro de las organizaciones.

El volumen de información que puede manejar y la alta velocidad de su procesamiento la hacen indispensable en la exigente administración de nuestros días, por lo que estoy plenamente convencido de que el contador público, como profesional, no desaparecerá y no seremos sustituidos por la inteligencia artificial… aunque, eso sí, es prioritario mantenernos actualizados de lo contrario es posible que seamos reemplazados.

¿Qué buscan hoy en día las empresas en un contador público? Históricamente, los servicios de un contador han sido estigmatizados y considerados como un mal necesario. Es clásica la visión de un profesional con mente y visión “cuadrada” que únicamente se dedica a procesar pólizas, calcular y pagar impuestos.

Pero, definitivamente, esta imagen ha cambiado. En la era digital, el contador público pasa a ser una figura relevante para la administración y gestión de los negocios y es considerado como personal clave. Las empresas buscan a un profesional que sea un administrador de negocios, que pueda realizar funciones mucho más estratégicas y ofrecer un valor agregado, que actúe de forma ética e independiente, que esté preparado para desempeñarse en todo tipo de asesoramiento, consultorías, auditorías y proyectos para diseñar, poner en marcha y dirigir procesos administrativos y sistemas de información y gestión, cubriendo los aspectos comerciales, técnicos, económicos y financieros tanto en las corporaciones privadas como en la administración pública .

El mercado de hoy sabe y espera que, a raíz de los cambios que se están presentando al interior de las organizaciones, el contador de hoy en día esté a la altura de las expectativas y nuevos retos que estos cambios traerán para las compañías y sus respectivas implicaciones de orden financiero y tributario.

CONCLUSIONES

El contador público, al igual que las empresas, tiene que preparase y desarrollarse en los nuevos ambientes cada vez más competitivos. Los conocimientos académicos y los obtenidos a través de los años le permiten al contador público agregar valor ético a la información financiera, la guía de normas y principios de actuación, la observancia de un código de ética profesional y el cumplimiento de la educación continua, le dan en la sociedad un lugar destacado. La globalización de la economía, la apertura comercial, el desarrollo de nuevos procesos y productos, la formación de grupos internacionales y el desarrollo tecnológico ha propiciado que el contador público participe en las empresas más activamente en beneficio de la sociedad y del país.

En la nueva forma de comercio de las organizaciones y las transacciones que estas realizan se observa, cada vez más, el uso de la tecnología. Vemos  sistemas automatizados para los procesos de compras, medios de pago, contratación con proveedores, igualmente los procesos contables y tributarios son manejados por medio de softwares y la información contable está disponible en cualquier momento. Muchas veces observamos conflictos entre los diferentes sistemas utilizados y las diferentes bases de datos en donde se obtiene la información financiera y contable. El contador público debe tener la capacidad de entender y evaluar estos conflictos y ser participe en su solución.

La tecnología y automatización de los procesos operacionales ha generado mejoras significativas para las organizaciones, la agilidad de los procesos es evidente y esto también se ve reflejado en la obtención de información financiera y contable, por lo que es nuestra responsabilidad estar a la vanguardia. La era digital llegó para quedarse. No hay marcha atrás. El futuro está a la vuelta de la esquina y está lleno de retos, pero también de oportunidades, por lo que debemos estar preparados.

Freddy Pabón Duque
Controller HP INC. México
freddy.pabon@hp.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: