Veritas Online

Atisbos

Evasión fiscal

Evasión fiscal
julio 01
2016

Los atisbos de combate frontal a la corrupción, por la vía de la transparencia y el rendimiento de cuentas, son refulgentes. La “glasnost” (transparencia) avanza, sin prisa, pero sin pausa, como consecuencia de una mayor información disponible para un público más amplio e informado. Han sido los medios de comunicación quienes han expuesto a las instituciones tradicionales al propalar las fallas, hipocresía y putrefacción de las jerarquías en la familia, la escuela, las iglesias, las “buenas conciencias”, el
ejército, los partidos políticos, los gobernantes, los contribuyentes evasores, los líderes sindicales, los intelectuales, los comunicadores, etcétera. Nadie ha quedado exento.

En cuanto a los poderes públicos, esta inevitable apertura que todo transparenta ha inducido la organización de la sociedad y su creciente exigencia del manejo limpio de los recursos presupuestales. Asimismo, se ha hecho presente el reclamo social de nitidez por parte de los contribuyentes que, “protegidos” por el secreto bancario, el fiduciario y el fiscal, han navegado en el mar de opacidad de la evasión fiscal.

Cuando un funcionario malversa fondos públicos lacera el erario al aumentar los gastos. De igual manera lo hace el evasor de contribuciones al disminuir los ingresos. Corrupto el funcionario público que se beneficia con el erario. Igual de corrupto el evasor fiscal que se enriquece al mermar los ingresos del Estado.

Por ello, los gobiernos cuentan con programas de combate, tanto a la malversación de fondos públicos como a la evasión tributaria, lo que hoy incluye cooperación entre estados. Por ejemplo, a finales de 2015, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) inició un plan para frenar la elusión y evasión de las grandes empresas que se refugian en los paraísos fiscales, evadiendo un estimado no menor a 100 mil millones de dólares al año.

Cuando un funcionario malversa fondos públicos lacera el erario al aumentar los gastos. También lo hace el evasor de contribuciones al disminuir los ingresos.”

El objetivo del plan es llevar a cabo una reforma integral, coherente y coordinada de la normatividad tributaria de los países miembros. Esta propuesta representa la primera reforma en la materia en más de un siglo.

Se avanza destapando nichos de impunidad, aunque el camino por recorrer aún es largo. Entre los países que se negaron a participar en el programa de la OCDE estuvo Panamá, que en 2016 conoció de la exposición mediática de una firma de abogados gestora de empresas fantasma ubicadas en paraísos fiscales. Se sabe que, como esa firma, existen por lo menos otras seis y que la denunciada solo es la cuarta en importancia. Son de esperarse mayor número de dilaciones.

EPÍLOGO

Vivir en sociedad conlleva un compromiso moral, el valor ético de la solidaridad. Este valor tiene un costo económico, son las contribuciones. Nadie tan claridoso para explicar la descomposición moral de la solidaridad como el Papa Francisco, transcribo: “La corrupción no es un acto, es una condición, un estado personal y social en el que uno se acostumbra a vivir. El corrupto está tan encerrado y saciado en la satisfacción de su autosuficiencia que no se deja cuestionar por nada ni por nadie. Ha construido una autoestima que se basa en actitudes fraudulentas, pasa la vida a la mitad de los atajos que lo llevan al oportunismo, a expensas de su propia dignidad y la de los demás. El corrupto es el que se indigna porque le roban la cartera y se lamenta por la poca seguridad que hay en las calles, pero después engaña al Estado evadiendo impuestos y despide a sus empleados cada tres meses para evitar hacerles un contrato o bien se aprovecha del trabajo ilegal. Y después presume con sus amigos de estas astucias suyas…”

La evasión fiscal, moralmente reprobable por antisocial, es jurídicamente punible. Está tipificada en ley como el delito de defraudación fiscal.

C.P.C. Roberto Álvarez Argüelles
Expresidente del IMCP
mireyagarza14@yahoo.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: