Veritas Online

Ética

Ética Preventiva (Primera parte)

Ética Preventiva (Primera parte)
agosto 10
2015

¿CÓMO PROTEGERNOS RESPONSABLEMENTE PARA EL CAMINO FINAL?

Seguramente sabemos que es de vital importancia estar informado sobre los puntos más vulnerables en que podemos fallar, transitar o faltar en cualquier momento de nuestra vida: «La muerte llama a diario y esta tan segura de su victoria, que nos da toda una vida de ventaja para meditar ética y responsablemente».

La frase trillada “lo único seguro en la vida, es la muerte» es tan cierta y verdadera como pocas cosas comprobables en el andar del tiempo, sin embargo, existe una indiferencia ególatra para tomar medidas responsables ante la incertidumbre de una contingencia insoslayable, inevitable e ineludible, que es cosa de tiempo, nos guste hablar o no del tema.  Pues la muerte es la real y justa democracia donde nadie puede faltar, pues nos iguala a todos, aunque a algunos los alcance antes y a otros después.

La muerte es una consecuencia natural de la vida, por lo que el tiempo es corto para disfrutar de lo mejor con el VIH5 (Valores Íntegros de Honor, Humildad, Honestidad, Humanidad y Hechos) de trascendencia que permitan una mejor calidad de vida y una gran oportunidad espiritual con el poder de la meditación y la estrategia vital que se accede  con la ética preventiva personal, respetando lo que cada uno piense, imagine o crea, de acuerdo con su nivel educativo, frente a lo que sucederá después de morir.

Es conocido por muchos seres humanos éticos, conscientes y responsables que mueren en vida quienes no son capaces de desarrollar sus sentidos para saber qué es lo que quieren, pues no dejan a un lado el ego para construir un camino espiritual. Personas a las que no les importa el descubrimiento de sus talentos intelectuales, aspiraciones emotivas, anhelos artísticos, sacrificios materiales, asistencia a sus semejantes; no les preocupa amar y trabajar en lo que más les gusta y puedan, no conocen la dicha de admirar, respetar, comunicar y comprender a la naturaleza en favor del bien común, independientemente de la educación o nivel de estudios o medio ambiente de su geografía ética. En fin, personas que no aportan nada a la sociedad o a sus familias pudiendo hacerlo, en varios aspectos: económico, de salud, afectivos, cultural o social.

Irónicamente hay quienes creen que la supervivencia se remite a comer, dormir, trabajar, o al sexo, vicios y televisión, en espera de la muerte. El mayor problema de la vida es que muchas veces actuamos meramente como animales, sin aficiones o disciplinas que nos permitan crecer intelectualmente, o sin desarrollar habilidades físicas, destrezas culturales, talentos artísticos, esfuerzos literarios, científicos o filosóficos. Simplemente lo hacemos por sobrevivir, es verdaderamente insólito que no sabemos qué y cómo motivarnos sin prejuicios para luchar por lo que se quiere. Debemos aprovechar cada minuto para concentrarnos en nuestra jerarquía de valores y actividades, con el fin de no desperdiciar el tiempo, de ahí que la ética preventiva toma una vital importancia.

La ética preventiva debe saber vivirse, sentirse y cuidarse con un esfuerzo para advertir riesgos y sucesos personales, familiares, profesionales, laborales y sociales.»

Para una persona que se interesa por evitar daños, su principal deber es tomar conciencia, aunque a veces hay algo sobre lo que no se quiere comentar, a menos que sea para burlarse y reírse, si queremos sobrevivir tenemos que ser conscientes que tarde o temprano llega para todos, sí, la muerte comúnmente conocida como fallecimiento, deceso, defunción, expiración, trance, accidente, desaparición, abatimiento, sepelio, entierro, incineración, conflagración, peligro, pérdida, postración, decaimiento y agonía del final de una persona.

La forma en que deja de respirar un ser vivo puede variar en miles de situaciones, todas tienen alternativas preventivas éticas y estratégicas que dependerán de las circunstancias en que se puede dar la contingencia, eventualidad o riesgo para evitar un accidente o tomar las debidas precauciones ante un siniestro inevitable.

En una ocasión comente en una conferencia que todos los problemas en la vida tienen solución; sin embargo, alguien con el ego muy elevado replicó que la muerte no lo tenía e incluso que independientemente de los aspectos religiosos, muy respetables, no se resolvía. Le comente que aparentemente la muerte de miles de seres humanos que fallecen por no tener servicios médicos, hospitalarios, agua, comida, etc. no tiene solución; sin embargo, el problema surge por culpa del egoísmo de los dueños que ostentan la riqueza, pues con tan solo un 8% que donaran de su riqueza y una sana administración se resolverían los problemas derivados de la afectación a la salud y la educación.

Claro que tarde o temprano todos debemos cumplir con el ciclo natural de la vida: envejecer, enfermar y morir, como parte de un proceso creado por la divinidad, la energía cósmica o cuántica, o como cada quien lo quiera interpretar. De hecho eso tampoco es problema, con el debido respeto, tolerancia y admiración a la congruencia de la práctica y hábitos de los valores de la ética preventiva. Al aceptar la muerte como un proceso de liberación natural no podemos decir que es un problema, la contrariedad es no prepararse a lo inevitable, pues podemos no hablarlo o no pensarlo, pero eso no lo evita.

LA ÉTICA PREVENTIVA CONSIDERA TRES VALORES DE SALVAGUARDA

  1. El valor del “deber ser” con prudencia, para conducirse con buenas maneras sociales sanitarias de educación cívica y normas morales, con base en una ética racional y congruente.
  2. La responsabilidad patrimonial de advertir bajo una póliza de seguros o fianzas de daños que brinden protección ante contingencias, aunado a los sistemas de seguridad y vigilancia con tecnología fija, móvil y, en su caso, guardias de seguridad.
  3. La salvaguarda monetaria para contar en casos de contingencias siniestrales con pólizas adecuadas y prudentes de seguro de vida, de educación, accidentes, retiro e incluso de hombre clave para empresas y demás coberturas que puedan resarcir en determinado momento una afectación patrimonial.

En la ética preventiva de vida, el problema más grave que la humanidad enfrenta es, al parecer, dejar de ser humanos, si no logran intentar trascender, conocer y desarrollar su parte interna del alma para unificar esa fuerza en consciencia que una la energía mental, emotiva y física con la experiencia que la raza humana tiene antes y después de existir, para comprender la parte de evolución del espíritu.

La Universidad Nacional Autónoma de México tiene como lema “Por mi raza hablará el espíritu”, el cual, al igual que la ética preventiva, revela el ánimo y la vocación humanística con la que la lealtad del espíritu debe participar para consagrar la educación patrimonial y así contribuir al desarrollo del país, con un esquema de fortalecimiento educativo dentro de todas sus carreras, al añadir una conciencia ética financiera con responsabilidad profesional, social y sustentable.

Cabe recordar que el autor de esta célebre frase de la UNAM, es el maestro de América, José Vasconcelos, que asumió la rectoría en 1920, en una época en que las esperanzas de la Revolución Mexicana aún estaban vivas, había un gran sueño y fe fundada en los destinos de la patria, por lo que una educación que reconocía los valores y el ánimo redentor se extendía en el ambiente. El lema y legado del profesor ha trascendido con la convicción de que la raza será capaz de elaborar una cultura con tendencias nuevas, de libertad espiritual encaminada al bien común.

De hecho es la frase del orgullo universitario y de la aceptación de la raza social e independencia religiosa. Es la obligación de todo universitario darle seguimiento a esa noble tarea de aprender enseñando y soñando para que hable nuestro espíritu, pues no hay más grata responsabilidad profesional que educar y compartir los conocimientos que con el paso del tiempo nos va dando la experiencia. Cuando logramos encontrar la congruencia que se gana con la meditación y la reflexión de saber que la vida se puede optimizar con la calidad de los sentidos, entonces se podrán adjudicar el nivel de inteligencia que se le otorga a las personas comprometidas en sus distintos ámbitos de compromiso de la aplicación de los valores preventivos que se han ido perdiendo.

En una ocasión comenté que los valores morales y éticos se encontraban extraviados, se le ocurrió a un alumno preguntarme si ya había hablado por teléfono a Locatel para saber si ya los habían encontrado. Por supuesto, su graciosa pregunta llevaba implícita una verdad preocupante: al parecer no hay interés en recuperar la ética preventiva, al menos finalmente el pasado 25 de junio de 2015 se dio el banderazo para que se diera atención médica, psicológica y asesoría personalizada a jóvenes de México, por medio del chat (http://www.locatel.df.gob.mx/#), lamentablemente no hay lugar alguno donde se dé información sobre ética preventiva integral.

No hay que perder la esperanza de que algún día se pueda interceder en la mediación e inculcación de valores y principios universales para reubicar a nuestra amada juventud, profesores y padres de familia con dignidad y valor para contribuir en acciones productivas a favor del bien común mediante la educación ética preventiva con responsabilidad financiera sustentable.

Entendemos lo difícil que sería que el Gobierno del Distrito Federal (GDF) tenga una oficina donde se enseñe la importancia de conceptos y su unificación para comprender los valores en sus distintas acepciones y jerarquías. Imagínense que existiera una “Supersecretaría de Gobierno de Ética Preventiva Financiera y Responsabilidad Profesional, Social y Sustentabilidad” como un ente compuesto por 51% de acciones de las organizaciones sociales no lucrativas, profesores connotados, profesionales interesados en el bien común, alumnos destacados, ciudadanos interesados en acabar con la ambigüedad de las autoridades, y el 49% de servidores públicos aprobados por los primeros para desarrollar sus labores. Claro con una ventana o portal de Internet para la total transparencia al público en general. Total de sueños se inician las realidades, quizá existan miles de opciones.

El 16 de julio pasado se anunció por parte del jefe del GDF el cambio en su gabinete. Esperemos que se aliente la ética preventiva en todos los sentidos posibles y se termine esa notoria corrupción en las distintas áreas de gobierno, como los fraudes alarmantes que se conocen y, sin embargo, no se hace nada, como el caso del Metro, los taxis o lo que pasa actualmente en la delegación Venustiano Carranza, así como los miles de puestos ambulantes que enriquecen indebidamente a líderes y funcionarios.

La pena y tristeza que provocan la desfachatez y cinismo se convierte en impotencia de una impunidad e intolerancia a prueba de cualquier inteligencia que puede denotar la falta de transparencia, protegida entre los partidos políticos donde se va una gran parte del presupuesto. Al parecer de poco sirve que algunos medios tengan la valentía de hacer constantemente denuncias evidentes, hasta con videos y grabaciones telefónicas. También afectan las imposiciones del exterior y los poderes fácticos (es decir, que no coinciden necesariamente con el aparato del Estado) y mediáticos (relativo a los medios de comunicación) que por generaciones han descompuesto el tejido social de los verdaderos valores con mentiras, elucubraciones y creencias inciertas sobre la nobleza.

La prensa y la televisión son el mejor medio para trasmitir información, salvo las noticias de crisis, fraudes y corrupciones de políticos, más la de inseguridad, crimen y terrorismo, aunado a la importación de vedetismo, soberbia morbosa que raya en el amarillismo,  las repetidas historias de telenovelas y películas nefastas, el futbol decepcionante, caricaturas demasiado fantasiosas y violentas que promueven la agresión constante en que vivimos, de ahí en fuera la mejor recomendación es ver la televisión dos horas diarias que es la mitad del promedio, ¡ah! claro pero por favor no la encienda y si la prende que sea con algo no muy inflamable, ya que eso nos quita vida.

 Los estudiosos afirman que el país se encuentra al borde del precipicio ante la falta de valores productivos distribuibles en bienes y servicios, más la falta de una consciencia financiera de responsabilidad política y social que permita una nueva ética económica para fomentar una mejor calidad de vida. La industria nacional interna se encuentra rezagada, independientemente de que se diga lo contrario o se mencionen con fanfarreas progresos macroeconómicos en el extranjero, que me recuerda la época porfiriana, con progreso nacional en ferrocarriles, comercio, industria, etc., al final la población vivía pobre, endeudada; en lugar de la amenaza del buró de crédito, las deudas las tenían que pagar los hijos de los hijos, cualquier similitud es mera coincidencia con los tiempos actuales.

LOS PRINCIPIOS Y VALORES DE UNA ÉTICA PREVENTIVA

Debemos reeducar y comprender la importancia de prevenir e incluir los valores morales personales y los principios fundamentales de la ética y responsabilidad profesional en el ámbito social. Debemos reinventar los conceptos aplicando definiciones de prevención y cuidados de conductas congruentes que brinden protección material y estratégica para optimizar la vida física, mental y emotiva, de forma consciente ante diversas contingencias de amenazas que a diario vivimos por la descomposición social debido a la falta y rezago educativo, la falta de oportunidades productivas, la pérdida de valores y las constantes amenazas de la falta de pundonor y decencia que ha dado al traste en múltiples crisis y situaciones de inconvenientes por la falta de previsión ética.

Podemos mencionar que la atracción mental por ganar dinero de forma fácil y expedita, liquida dentro de la delincuencia organizada, secuestros, derechos de piso o protección hacia otros delincuentes. Las drogas que destruyen la mente de nuestros jóvenes son síntomas de una decadencia de valores que trae consigo violaciones físicas, y en materia jurídica y psicológica, que afectan por violencias familiares y demás agresiones abusivas que se dan en las escuelas que se siguen dando por la ineptitud, la corrupción y falta de prevención ética de quienes permiten tantos atentados.

Usted ha escuchado que a veces se gana perdiendo y en otras se pierde ganando, parece difícil de entender, pero unos ganan cuando usan el seguro de vida y otros no.

Asimismo, en el mundo de las estadísticas al igual que en el futbol la falta de valores en sus dirigentes y la violencia existente que se acaba de evaluar en México está en los últimos lugares de la historia. En futbol el 44 lugar (con un piojo de director) y en violencia el lugar número 144 de 160 países como el menos seguro, como más peligroso e inseguro con 61 millones de mexicanos pobres, sin oportunidades a la vista por progresar de hecho las recientes declaraciones de los reportes del incremento de la pobreza no corresponde el excesivo gasto multimillonario del presupuesto.

La Ética Preventiva da sentido al contrasentido del abuso pasado como elemento positivo y distante de una congruencia racional, social, sustentable y normativa en la consciencia del deber ser, tanto en el aspecto económico, como el de crecimiento personal consciente, deslindando y desviando la atención del sano aprendizaje y desatendiendo el sagrado deber de educar y desarrollar talento e inteligencia compartida, la presencia del poder financiero en cuanto al musculo de la acumulación de riqueza que plantea el sistema dueños del capital y recursos que mueven la economía de la tan llevada globalización manejan elementos de dudosa procedencia por la decencia de su aplicación.

Demos un ejemplo, para algunas personas increíble de creer. Simon Kusnets, economista, Premio Nobel creador del PIB Producto Interno Bruto, señaló que dicho concepto no se puede entender como indicador de crecimiento de la economía de los gobiernos. Otra aportación fue el sistema de contabilidad nacional en EUA. Respecto a la relación entre crecimiento económico y distribución del ingreso fue siempre muy crítico, con la pretensión de medir el bienestar exclusivamente sobre la base del ingreso per cápita. Recalcó que es muy difícil deducir el bienestar de una nación a partir de su renta nacional per cápita, él consideró que sus advertencias eran ignoradas y que tanto economistas como políticos acostumbraban a equiparar prosperidad y crecimiento del PIB per cápita. Así, años más tarde de su declaración ante el congreso amplió sus críticas cuando declaró: “hay que tener en cuenta las diferencias entre cantidad y calidad del crecimiento, entre sus costes y sus beneficios, y entre el plazo corto y el largo, sobre todo en los objetivos de crecimiento especifico de qué y para qué.”

En la actualidad, la crisis global tiene múltiples afectaciones que pasan a intimidar y olvidar lo que es correcto, decente, probo, honesto e íntegro. Siempre encontrarán palabras para que la Ley y la ética asomen su legitimidad en contra del deber ser, es una pena pensar o llegar a decir que la ética es cuestión de enfoques y opiniones de tipo personal. Tristemente, en la actualidad el sistema educativo se ejerce a través de los medios de comunicación masivos, quienes nos han desvalorizado y confundido con la trasgresión de la comprensión de los verdaderos sentimientos de respeto a los valores y buenas maneras. La sandez e insolencia no tiene precio al carecer de pena o vergüenza ante la falta de lo que es correcto, se complica al decir y se manifiesta en el hacer, cuando el único valor es la incongruencia ante una ignorancia de consciencia por la pérdida de valores morales en la familia y la escuela, que obliga a la juventud a ser mejores.

La mayoría de los profesionales debemos tomar conciencia para estar alerta sobre las amenazas, no solo las enmarcadas en los códigos de ética para dar una salvaguarda, sino en una reestructuración de hechos de la vida real para intentar demostrar acciones congruentes y hábitos sobresalientes. Hay que atender las prioridades de seguridad para cuidar nuestra salud con medidas de sanidad y bienestar, son las mejores protecciones que podemos atender y no se requiere de mucho dinero, como sonreír al saludar, meditar, palabras de aliento y cortesía, asearse correctamente antes y después de dormir, cepillarse los dientes después de comer, se vive más y mejor.

PROPUESTAS PARA BRINDAR SOLUCIONES A PARTIR DE UNA ÉTICA PREVENTIVA

  1. Hacer que funcionen más eficientes las organizaciones creadas para erradicar la corrupción de líderes que abusan de las leyes para cometer fraudes, así como otros delincuentes que viven en la impunidad. Debemos dar valor probatorio y de supervisión con la opinión de asociaciones o alianzas con fines no lucrativos, que aprueben un examen de ética preventiva y de valores morales quienes ocupen un cargo público, para que den cuentas transparentes y eficientes a favor del bien común. Por ejemplo, el Sistema Nacional Anticorrupción, Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, y los demás Institutos de aportación profesional por parte de las autoridades responsables de cuidar la ciudadanía deben de dar resultados cada vez más óptimos y reales para erradicar la injusticia y la violencia.
  2. Crear alianzas de ayuda profesional sobre prevención ética para capacitar con prudencia, precaución, protección y seguridad social sustentable, aplicada con base a valores integrales y herramientas de mediación asertiva, encaminados a sanar la distorsión de los conceptos y confusiones sobre el bien y el mal de los valores educativos, incluyendo materias de conciencia ética financiera sustentable en todos los niveles y carreras de estudio.
  3. Mejorar la calidad de vida con la producción de energía cuántica mental para mejorar las formas y actitudes en el control de los sentidos para una convivencia social pacífica, con el conocimiento actualizado de normas legales y técnicas de psicología motivacional que han ayudado a miles de personas a optimizar las inteligencias y dones humanos para comprender y admirar a sus iguales como a la naturaleza, la felicidad, el respeto y la comunicación para lograr el éxito de la experiencia de los buenos actos.
  4. Capacitar a la población en valores con cursos, conferencias, asesorías, talleres, consultas y terapias mediante los medios masivos de comunicación, previamente elaborados para tener un frente común nacional de prevención dentro de los lugares donde se desarrollen las actividades cotidianas de trabajo, estudio y esparcimiento de la sociedad en su conjunto. Consensar la elaboración de una jerarquía de valores, independientemente de las ideas y dogmas que se tengan.
  5. Crear programas productivos de crecimiento económico mediante centros de negocios educativos y laborales, en todos los municipios y delegaciones de la República Mexicana, con educación básica comunitaria y enseñanza técnica de acuerdo con sus habilidades y destrezas para aprovechar y canalizar las energías.
  6. Diseñar y elaborar manuales gratuitos de prevención ética para la población, con el fin de difundir valores y conceptos para contribuir a una mejor calidad de vida.

Como conclusión podemos afirmar que el deber ser de la conducta humana se compone con medidas de protección patrimonial ante posibles contingencias y amenazas en la vida cotidiana. Estas medidas deben ser variadas e importantes para proteger la integridad e impedir contingencias, como accidentes, delincuencia y actos vandálicos inesperados. La ética preventiva es un lujo que cuesta dinero, tiempo y atención, que al final, si bien no repara el daño, al menos no quedamos desprotegidos moral y financieramente.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez

Consultor en Ética y Responsabilidad Financiera Sustentable, Socio y columnista del Colegio de Contadores Públicos de México

cpcvicenterobleda@hotmail.com


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/veritas/public_html/wp-content/themes/legatus-theme/includes/single/post-tags.php on line 5

Related Articles

Búsqueda