Veritas Online

Ética de Negocios

Ética, un grito desesperado

diciembre 01
08:00 2016

Más que seguir una moda, se trata de hacer un llamado a nuestra conciencia para actuar de manera responsable y congruente.

No podemos decir que hemos crecido y evolucionado como sociedad, hoy en día tenemos más de 300 leyes que reglamentan nuestra conducta, con más de 46 penales y cuatro en proceso de construcción por la sobrepoblación, más los delincuentes y criminales que se encuentran afuera, y se reflejan en el crecimiento en alrededor de 33 planteles en la República Mexicana que ofertan la carrera de criminalística y con una Ley Federal de Profesiones en el congelador para regular nuestra actuación profesional.

Nuestro Código de Ética Profesional, en 1955, tenía alrededor de 31 artículos divididos en seis secciones muy básicas y fundamentales, hoy en día cuenta con 419 párrafos. Sí es un hecho que la contaduría se ha transformado y la sociedad demanda mejores prácticas con los compromisos internacionales adoptados, y se requiere un código bien robustecido, pero el exceso de reglamentación es un reflejo de nuestra conducta.

La ética profesional no comprende solamente los códigos deontológicos, incluso es más ambiciosa en sus conceptos del deber ser, la reglamentación de la conducta del profesionista con la intención y en busca de una conciencia lógica, razonada en el ser humano y el desarrollo de los individuos como personas que impulsen acciones responsables en beneficio de la sociedad.

El problema de convivencia del ser humano con sus semejantes es muy complejo por la diversidad y pluralidad cultural e ideológica. Vivimos días muy difíciles, hay una descomposición del tejido social, pareciera ser parte de la naturaleza humana, no hemos entendido y abordado el problema de manera integral y es cuando la ética se pone de moda.

La ética se debe abordar de manera sistémica considerando al ser humano desde su contexto integral; científico, filosófico, religioso, existencial.”

La ética se debe abordar de manera sistémica considerando al ser humano desde su contexto integral; científico, filosófico, religioso, existencial, en su pensamiento y emociones.

No se puede concebir el bien y el mal por encima del interés personal, en un ejercicio del pensamiento pleno y razonado en el uso de la libertad, buscando como objetivos: la felicidad, la realización como personas y como profesionistas.

Buscar esta armonía pudiera resultar complejo, pero tenemos una gran responsabilidad y preocupados por las tendencias que ocurren en todo el mundo hay un reto en puerta: la propuesta de contar con profesionistas que tengan una formación integral que comprenda las capacidades técnicas, intelectuales y éticas, con valores y actitudes que vean por el bien común. Seneca decía: “Una ética basada en la conciencia de la finitud y el respeto al prójimo”.

Además, es necesario dotar al profesionista de conocimientos que le permitan desarrollar y moldear su personalidad con una actitud de responsabilidad profesional, en función de una actitud positiva como persona.

Sí, este es un artículo más sobre ética, pero también un grito desesperado y un llamado a nuestra conciencia para actuar de manera responsable, congruentes con lo que decimos, con lo que pensamos y con nuestras acciones.

Rogelio Armengol decía: “El grado de civilidad de una sociedad se hace evidente por el nivel de respeto y cuidado que tiene para con los débiles, para los enfermos y los discapacitados”.

C.P.C. y P.C.FI. Aurelio Salas Márquez
Integrante de la Comisión de Ética y Responsabilidad Profesional
salmarsc@prodigy.net.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: