Veritas Online

Fiscal

Estímulo a los dividendos distribuidos a personas físicas

diciembre 07
10:47 2018

La fracción I del artículo tercero de las Disposiciones de Vigencia Temporal de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), establece un estímulo fiscal para los dividendos utilidades generados en los ejercicios 2014, 2015 y 2016, en tanto dichos dividendos o utilidades hayan sido o sean reinvertidos por la persona moral que los generó, en los siguientes términos:

“Se otorga un estímulo fiscal a los contribuyentes personas físicas que se encuentren sujetos al pago del impuesto previsto en el artículo 140, segundo párrafo de esta Ley, derivado de los dividendos o utilidades generados en los ejercicios 2014, 2015 y 2016, en tanto dichos dividendos o utilidades sean reinvertidos por la persona moral que los generó.

El estímulo a que se refiere esta fracción consiste en un crédito fiscal equivalente al monto que resulte de aplicar al dividendo o utilidad que se distribuya, el porcentaje que corresponda conforme al año de distribución conforme a la siguiente tabla. El crédito fiscal que se determine será acreditable únicamente contra el impuesto sobre la renta que se deba retener y enterar en los términos del segundo párrafo del artículo 140 de esta Ley.

Lo dispuesto en esta fracción sólo será aplicable cuando los dividendos o utilidades sean reinvertidos y distribuidos por personas morales que identifiquen en su contabilidad los registros correspondientes a las utilidades o dividendos generados en 2014, 2015 y 2016, así como las distribuciones respectivas, y además, presenten en las notas de los estados financieros, información analítica del periodo en el cual se generaron las utilidades, se reinvirtieron y se distribuyeron como dividendos o utilidades. Las personas morales también deberán presentar la información que, en su caso, establezca el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas de carácter general.

Las personas morales cuyas acciones no se encuentren colocadas en bolsa de valores, concesionadas en los términos de la Ley del Mercado de Valores (LMV), y apliquen el estímulo a que se refiere esta disposición, deberán optar por dictaminar sus estados financieros de conformidad con el artículo 32-A del Código Fiscal de la Federación.

Las personas morales que distribuyan dividendos o utilidades respecto de acciones colocadas entre el gran público inversionista, deberán identificar e informar a las casas de bolsa, a las instituciones de crédito, a las sociedades operadoras de sociedades de inversión, a las personas que llevan a cabo la distribución de acciones de sociedades de inversión, a las instituciones para el depósito de valores que tengan en custodia y administración las acciones mencionadas, o a cualquier otro intermediario del mercado de valores, los ejercicios de donde provienen los dividendos para que dichos intermediarios realicen la retención correspondiente. El estímulo fiscal a que se refiere la presente fracción no se considerará como ingreso acumulable para efectos de esta Ley.”

Por tanto, el estímulo consiste en un crédito fiscal que se determina aplicando al monto del dividendo o utilidad que se distribuya, el porcentaje que corresponda según el año de distribución conforme a la tabla que ahí se establece. El monto del estímulo será acreditable únicamente contra el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que se deba retener y enterar conforme al segundo párrafo del artículo 140 de la Ley, es decir, solamente contra el ISR por los dividendos que se distribuyan a las personas físicas.

Debe destacarse el beneficio que se tendría si los dividendos en cuestión se pagan a partir del ejercicio de 2019, pues el monto del estímulo equivaldría al 50% del impuesto que se tendría que retener (5% aplicado al monto del dividendo), lo cual sin duda representaría un ahorro importante.

Ahora bien, de acuerdo con la disposición, estos son los requisitos que se deben cumplir para gozar del estímulo en cuestión:

  1. Que los dividendos deriven de utilidades generadas en los ejercicios de 2014, 2015 y 2016 que se hayan reinvertido por la persona moral que las generó, y que se distribuyan durante los ejercicios de 2017, 2018 y 2019. En cuanto a este primer requisito, la disposición no aclara lo que debe considerarse como reinversión de utilidades y tampoco si hay un mínimo de permanencia para considerar o demostrar que efectivamente las utilidades fueron reinvertidas. Una interpretación podría ser en el sentido de que se consideren como reinvertidas aquellas utilidades que no se distribuyeron en el primer ejercicio en que legalmente pudieron distribuirse, sino a partir del ejercicio siguiente, aunque eso no está claro.
  2. Que en la contabilidad de la persona moral se identifiquen los registros correspondientes a las utilidades o dividendos generados en 2014, 2015 y 2016, los dividendos distribuidos de esas utilidades, y en las notas de los estados financieros, se presente la “información analítica del periodo en el cual se generaron las utilidades, se reinvirtieron y se distribuyeron” como dividendos o utilidades. Las personas morales, cuyas acciones se encuentran colocadas entre el gran público inversionista, deben identificar e informar a las casas de bolsa, instituciones de crédito y en general a todo intermediario del mercado de valores, los ejercicios de donde provienen los dividendos que distribuyan, para que dichos intermediarios realicen la retención correspondiente. Por lo que hace a los dividendos que paguen en especie, la regla 3.9.1 de la Resolución Miscelánea Fiscal establece las reglas sobre la forma en que debe efectuarse la retención y la información que deben contener las constancias que se expidan por dichos dividendos.
  3. Que las personas morales presenten la información que, en su caso, establezca el Servicio de Administración Tributaria (SAT) mediante reglas de carácter general. Cabe mencionar que a la fecha el SAT no ha publicado reglas adicionales relacionadas con la aplicación de este estímulo.
  4. Que la persona moral opte por dictaminar sus estados financieros, de conformidad con el artículo 32-A del Código Fiscal de la Federación (CFF). Respecto a este requisito, el propio artículo 32-A del CFF establece claramente quiénes son las personas que están en posibilidad de ejercer la opción de dictaminar sus estados financieros. Sin embargo, no se aclara si las personas morales que no están en posibilidad de ejercer la opción de dictaminar sus estados financieros por no ubicarse en alguno de los supuestos previstos en el citado artículo 32-A del CFF, están o no obligadas a cumplir este requisito. Cabe mencionar que las personas morales, cuyas acciones se encuentren colocadas en bolsa de valores concesionadas en los términos de la LMV, no están obligadas al cumplimiento de este requisito por así señalarlo la propia disposición.

Finalmente, de manera atinada en el último párrafo de las disposiciones en comento se aclara que el monto de este estímulo no se considera ingreso acumulable para efectos de la LISR.

C.P.C. Miguel Mauricio Urrutia Schleske
Integrante de la Comisión Fiscal del Colegio
mmurrutias@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: