Veritas Online

Ámbito Universitario

Escenario internacional, formación de los profesionales en Contaduría

Escenario internacional, formación de los profesionales en Contaduría
abril 01
07:26 2018

Hay transformaciones conceptuales fundamentales en los Pronunciamientos emitidos por el IAESB que orientan a una perspectiva actual para fortalecer a la profesión al adoptar estándares internacionales de alta calidad.

Desde hace 40 años, la Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés) ha impulsado la consolidación de un marco de referencia internacional que sirva al interés público y fortalezca a la profesión contable al propugnar por desarrollar, adoptar e implementar estándares internacionales de alta calidad. La indisoluble relación entre la formación profesional y el cumplimiento de los objetivos gremiales de IFAC dieron sentido a la creación, desde octubre de 1977, de un Comité de Educación, antecedente del actual Consejo de Normas Internacionales de Formación en Contaduría (IAESB, por sus siglas en inglés), cuyos trabajos se vinculan estrechamente con la presente contribución al ser los emisores de las directrices denominadas originalmente International Education Standards (IES).

Si bien la emisión de directrices de IFAC respecto a educación comenzó en 2003 con los IES 1 a 6, y se complementó en 2004 y 2006 con la IES 7 y 8, el proceso de evolución permanente ha implicado dar cabida a modificaciones de fondo en sus contenidos desde esas primeras versiones, tendientes a ampliar su aceptación global.

En 2017, producto del trabajo de la Comisión Mixta de Educación (COMMED) del Instituto Mexicano de Contadores Públicos y la Asociación Nacional de Escuelas y Facultades de Contaduría y Administración (ANFECA), se presentó la compilación de las últimas versiones de los Pronunciamientos Internacionales de Formación. Dicha publicación, que avanza en las etapas tendientes a obtener el aval como versión oficial al español, contiene la traducción de los ocho pronunciamientos emitidos por el IAESB. Al respecto, tomando como referencia la primera versión en español de las IES traducida por el Grupo denominado IberAm (formado por Argentina, México y España) en 2008, se destacarán solamente cuatro de las variadas transformaciones conceptuales fundamentales que orientan la perspectiva actual y que pueden profundizarse con el estudio de la reciente compilación de la COMMED (2017):

[1] Sustitución de la denominación Normas Internacionales de Formación para Contadores Profesionales por Pronunciamientos Internacionales de Formación. Debe considerarse que la palabra “norma” en español tiene una asociación más cercana a la obligatoriedad que el vocablo “pronunciamiento”. En este sentido, el cambio de denominación tiene dos efectos fundamentales: comunica de forma más efectiva la intención de IFAC de aportar un marco de referencia de buenas prácticas para la formación de los profesionales en Contaduría sin imponerse sobre regulaciones locales y, derivado de esto, fomenta la aceptación por parte de las instancias que participan en la educación de los contadores (p.e. las universidades).

[2] De contador profesional a profesional de la Contaduría. Una barrera para la aceptación de la primera versión de las IES fue partir de que un “contador profesional” exclusivamente era la persona que es miembro de un organismo miembro de IFAC (Banco Mundial, Manual de los Pronunciamientos Internacionales de Formación, 2008:15). Dicha concepción partía del contexto anglosajón y europeo donde las asociaciones gremiales son quienes autorizan el ejercicio profesional. Obviamente se trata de una realidad que no era aplicable a México y América Latina, donde los gobiernos delegan a las universidades e instituciones de educación superior otorgar el aval de la preparación profesional, y la colegiación profesional aunque deseable, es generalmente potestad del individuo. Actualmente se opta por la difusión del término “profesional de la Contaduría” con un espectro ampliado de capacidades y cumplimiento de disposiciones de conducta al definirlo como “un individuo que alcanza, demuestra y desarrolla más profundamente la competencia profesional para ejercer un rol específico en la profesión contable y a quien se le requiere cumplir con un Código de Ética, según lo indique la organización de profesionales en Contaduría o una autoridad certificadora”, (COMMED, Pronunciamientos Internacionales de Formación, 2017: 22).

[3] El cambio de la palabra “calificación” (Banco Mundial, 2008: 13) por “cualificación”, entendida como la consideración del punto en el tiempo donde “se considera que el individuo ha cumplido, y continúa cumpliendo, los requerimientos para su reconocimiento como profesional de la Contaduría” (COMMED, 2017: 20). La utilización del término inicial resultó confusa en el contexto de la literatura educativa, ya que la calificación es parte de una teoría de la medición centrada en aspectos cuantitativos, la cual se entiende como vincular una nota o número al cumplimiento de conductas observables (Díaz Barriga, El problema de la teoría de la evaluación y de la cuantificación del aprendizaje, 1993). Aunque la definición al español no cambió sustancialmente en las versiones de referencia, se considera que el uso de cualificación es más claro y neutral en función del ámbito de aplicación.

[4] De especial relevancia es la transformación en las IES que actualmente impulsan el enfoque de resultados de aprendizaje en sustitución del enfoque de entradas. Esta es una visión del IAESB que permea las últimas versiones de las IES y sus proyectos relacionados. El enfoque en los resultados del aprendizaje se relaciona al “contenido y profundidad del conocimiento, entendimiento y aplicación requeridos para cada área de competencia especificada” (COMMED, 2017: 22). Dicha visión pertenece a las teorías de aprendizaje centradas en el estudiante, donde más que un sistema de cuantificación de créditos o enunciación de los temas incluidos en un programa de capacitación y que un instructor o docente imparte, enfatiza lo que el estudiante logrará como resultado del proceso de aprendizaje. Los resultados se expresan usualmente como conocimientos, habilidades y actitudes. Esta visión pone en primer plano la vinculación entre los siguientes elementos con miras a promover una dinámica de mejora permanente que responda al interés público:

  • Los resultados de aprendizaje.
  • El diseño de los programas de formación/actualización.
  • La evaluación.

Como puede apreciarse, IFAC ha mostrado sensibilidad al contexto de operación de sus miembros en favor de una aceptación cada vez más generalizada de las IES como marco de referencia o buenas prácticas. No es un tema menor, pues la autorización de cualquier cambio requiere el cumplimiento de un proceso escrupuloso que ha dado lugar a las transformaciones que, como las ejemplificadas en el artículo, fueron precedidas de argumentos sólidos, análisis y debates en comisiones locales, nacionales e internacionales que involucraron, tanto a las organizaciones gremiales como a la academia.

 

L.C.C., L.D. y Mtra. Ma. de Lourdes Domínguez Morán
Integrante de la Comisión Mixta de Educación del IMCP
Profesora de Tiempo Completo en la Facultad de Contaduría y Administración, UNAM
mmoran@fca.unam.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: