Veritas Online

Recientes

Empresas no éticas ¿Qué está mal?

Empresas no éticas ¿Qué está mal?
octubre 01
00:45 2014

Ganar a cualquier costo podría implicar no solo una gran multa, las consecuencias de actuar sin ética pueden abrir la puerta para que ello se convierta en una cultura corporativa.

A juzgar por los titulares de los periódicos, las corporaciones rompen las reglas rutinariamente. Walmart, Siemens, SNC-Lavalin y otras han sido acusadas de sobornar a funcionarios extranjeros. Goldman Sachs y JP Morgan han pagado grandes multas por engañar al cliente y/o al gobierno. Apple, RIM y otras compañías de tecnología fueron descubiertas por haber hecho retroactivas opciones de compra de acciones para empleados. Si usted fuese un accionista en alguna de estas empresas, valdría la pena mirar hacia atrás y preguntarse por qué objetaría o no tal comportamiento.

Una objeción para cometer actos contra la ley, es simplemente porque está mal. Si una corporación se involucra en actos contrarios a sus estándares de ética, está en libertad de no invertir en esa empresa. Como accionista activista puede trabajar para cambiar los estándares de gobierno, elegir nuevos directores, y luchar contra las conductas que usted objeta. No obstante, en los negocios, los argumentos económicos generalmente tienen más poder de persuasión. Es por esto que las personas que defienden un mayor balance de género en las juntas de administración citan estudios que demuestran que las compañías con más mujeres directoras logran una mayor rentabilidad sobre el capital social.

Los argumentos económicos que se plantean en contra de que las empresas rompan las reglas son las sanciones potenciales y la pérdida de la reputación. Las multas se están incrementando: JP Morgan accedió a pagar al Departamento de Justicia de Estados Unidos la impresionante suma de 13 mil millones de dólares. Sin embargo, podría argumentarse que la probabilidad de tener que pagar una multa grande en cualquier caso es pequeña.

A menos que haya eventos económicos adversos que causen que la inversión se eche a perder y que la compañía sea la que descubran participando en transacciones ilegales o no éticas, sobre una base de ajuste de riesgos, podría ser un buen negocio. Tal como señaló el Huffington Post, JP Morgan ya logró recuperar los 13 mil millones de dólares para sus accionistas en el elevado precio de sus acciones.

En los negocios, los argumentos económicos generalmente tienen más poder de persuasión que los estándares de ética

También se puede argumentar que puede valer la pena el riesgo de la pérdida potencial de reputación. Si la empresa es descubierta puede argumentar que “todos lo estaban haciendo”. Como resultado, la pérdida de reputación puede afectar a todo el sector de la industria.

CONSECUENCIAS

Sin embargo, hay un argumento más persuasivo. Se basa en las consecuencias adversas de una cultura corporativa que justifica cualquier tipo de engaño y que infringe las reglas con tal de ganar.

Las corporaciones que incumplen las normas requieren la participación de muchos de sus empleados. Sus empleos, ascensos, estatus, bonos, popularidad entre colegas y muchos otros incentivos están en juego. Una vez que participan u observan que se rompen las reglas podrían aceptar este comportamiento como si fuera la norma. Y es probable que no vean la diferencia entre hacer trampa a los clientes y/o reguladores, y hacer trampa a sus empleadores. El próximo paso lógico puede ser buscar formas “creativas” para ganar más dinero para ellos mismos.

JP Morgan perdió más de 6 mil millones de dólares del caso de negociación llamado la Ballena de Londres. Resulta poco probable pensar que los empleados que hicieron estas transacciones estaban conscientes de las reglas que habían roto, y por lo mismo se sintieron con el derecho de realizar estas transacciones dañinas para la compañía, pero ¿benéficas para ellos? Una vez que usted desencadena una cultura de ganar a cualquier costo, es difícil mantener el control.

>Este artículo es una reseña del original titulado “What’s wrong with unethical companies?”, publicado en CPA Maganize, marzo de 2014. Traducido para Veritas, del Colegio de Contadores Públicos de México, por Pilar Vidal.

AUTORA ORIGINAL: Karen Wensley (karen@wensley.ca) es conferencista en Ética Profesional en la Universidad de Waterloo y socia retirada de EY.

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: