Veritas Online

Extensión del Ejercicio Profesional

Empresas familiares: ¿Cómo lograr la continuidad?

Empresas familiares: ¿Cómo lograr la continuidad?
abril 29
14:51 2014

A pesar de que son el tipo de organización más numeroso en México, uno de los grandes retos es que logren construir las bases para subsistir a través de las generaciones.

Una empresa familiar es aquella que pertenece, es gestionada y controlada por una familia. Son consideradas como el tipo de empresas que predominan en el mundo, además actualmente quieren ser más competitivas y salir de sus países de origen.

En México, aproximadamente más de 90% de las compañías establecidas está bajo control y propiedad de familias. Por esto se reconoce su contribución al desarrollo económico, social y cultural de nuestro país.

Las empresas familiares conforman principalmente las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) en nuestro país, de ahí la importancia de que logren trascender en el tiempo y a las siguientes generaciones.

SUCESIÓN

En el entorno actual, estas organizaciones tienen que luchar por la subsistencia y la superación en un mercado en el que la eficiencia en los procesos, aunados a los precios y la calidad de los productos, “pesan” más que un apellido. Independientemente de esta lucha, las empresas familiares tienen que afrontar y resolver su propia problemática: la familia.

La empresa familiar es el resultado de la realización del sueño del o de los fundadores, van creciendo y desarrollándose conforme se dan las oportunidades y condiciones del mercado. Han subsistido aquellas empresas que han sabido fortalecer los pilares originales sobre los cuales se crearon: visión, misión, valores, liderazgo, cohesión, comunicación, filosofía de vida y empresa y orgullo familiar.

Recordemos que la perseverancia del fundador le ha permitido crear una empresa, abrir mercado y tener el reconocimiento y aceptación de los clientes, por lo que su estilo de liderazgo, experiencias y conocimientos deben continuar a través de las generaciones. Ese liderazgo es el que deben compartir sus sucesores y directivos para asegurar la coexistencia y superar las rivalidades.

No cabe duda, uno de los puntos más delicados en las relaciones familiares es la sucesión. Existe una resistencia natural del fundador a dejar su puesto. Esta situación es un serio punto de conflicto que no siempre es debidamente resuelto. En este caso la sucesión es la verdadera prueba de fuego para las empresas familiares, así que deben hacerle frente con plena conciencia.

Debe ser un proceso planeado, ordenado, definido e implementado de común acuerdo entre el fundador y la familia, mientras el primero esté con vida. La sucesión puede ser difícil, desordenada y complicada cuando el fundador fallece sin que se haya tomado una decisión definida.

PROTOCOLO

Otro instrumento con el que debe contar una empresa familiar es el protocolo familiar, el cual define las “reglas del juego” y compromiso de la misma. Regula la organización y gestión, así como las relaciones económicas y profesionales entre la familia, la propiedad y la empresa, con la finalidad de dar continuidad al negocio de manera eficaz, con éxito, a través de las siguientes generaciones familiares o incluso con la llegada de nuevos accionistas.

El protocolo familiar permite adelantarse a los posibles puntos de conflicto entre los miembros de la familia en su participación en la gestión y dirección de la empresa. Por medio de este, podemos definir situaciones como: el trabajo de los familiares, las remuneraciones y prestaciones, la participación o no de cónyuges o parientes políticos, la forma de gobierno, la venta de acciones, la participación de socios y consejeros en el consejo de administración, la salida a bolsa, la mediación de los conflictos, las reglas para la incorporación de nuevas generaciones y por supuesto la sucesión.

El diseño y aprobación de un buen protocolo familiar evitará diferencias, conflictos, abusos, desacuerdos y malas interpretaciones de aquellos que pudieran no querer respetar a los demás miembros de la familia.

Cuando el fundador crea su empresa, desea que tenga éxito y, por lo tanto, continuidad. Los fundadores exitosos generalmente necesitan tener perseverancia, una cualidad alimentada por una virtud fundamental: la esperanza.

La visión de un fundador debe ser guiada por la noble ambición de mirar más allá de su propia vida y tiempo, por lo que debe comenzar a construir las bases para que esta visión se concrete.

La principal responsabilidad del fundador o de los hijos en la segunda generación –o los primos en la tercera– es que la empresa familiar continúe. Esto se puede lograr a través de un buen liderazgo y comunicación entre los miembros activos en la empresa, trabajo en equipo, consenso para la toma de decisiones y fijando conjuntamente el rumbo de la empresa.

El protocolo familiar define las “reglas del juego” y compromiso de la misma. También evitará diferencias, malas interpretaciones o abusos entre familiares

RETOS

Algunos desafíos que enfrentan las empresas familiares, y que deben superar promoviendo una adecuada solución o cohesión, son:

[1] Mejorar la coexistencia de dos sistemas diferentes pero relacionados: la empresa y la familia.

[2] Sortear las carencias en cuanto al desarrollo de un sistema de gestión profesionalizado.

[3] Evitar una relación inadecuada de la familia y/o carente de una regulación formal con la empresa.

[4] Dejar de creer que por ser empresa familiar no es susceptible de incorporar las herramientas de protocolo de familia y gobierno corporativo, entre otros.

[5] Preparar con antelación y previsión la sucesión, ya sea del líder y, por lo general, dueño, director o gerente de la empresa, o de los otros familiares clave.

[6] No concentrar el poder decisorio en una o pocas personas. Deben ser capaces de incorporar profesionales externos a la empresa.

[7] La relación natural que hay entre empresa y familia, como la ocupación de cargos ejecutivos por miembros de la familia que influyen en la gestión y la hacen más vulnerable.

[8] Confundir la gestión con las emociones y la subjetividad que provoca esta relación, lo cual dificulta su desarrollo y exige incorporar cambios que permitan abordar efectivamente esta problemática.

[9] La estructura de la propiedad y la relación entre la familia y sus órganos de gobierno, que introducen un grado de complejidad adicional y distintivo a estas empresas.

Si bien no existen recetas “mágicas” para superar y resolver los desafíos derivados de la dinámica de la familia y la empresa, la pasión y convicción de sus líderes para lograr la continuidad de generación en generación suelen constituir sus principales ventajas competitivas.

Asimismo hay que saber diferenciar los temas de la familia y de la empresa y, en cada caso, tomar las decisiones específicas que correspondan y que permitan en el tiempo:

  • Promover la unidad y la armonía entre familiares y/o accionistas.
  • Contribuir a la permanencia de la organización.
  • Fortalecer el compromiso y la disciplina a los familiares y/o accionistas.
  • Favorecer el crecimiento y minimizar el riesgo de la empresa.
  • Establecer los derechos y las responsabilidades de los familiares y/o los accionistas.

La labor está en obtener la cohesión, armonía y comunicación familiar en torno a la realidad de la empresa, haciendo compartir la visión o el sueño de futuro de los familiares, con el fin de obtener las reglas que esa familia se da a sí misma para establecer sus relaciones presentes y futuras.

Por C.P.C. Benjamín Díaz Villanueva

Presidente de la Comisión de Asesores de Empresas

Familiares, en coordinación con la Universidad La Salle

benjamin.diaz@lasallistas.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: