Veritas Online

Metadata

El valor monetario de la información

El valor monetario de la información
septiembre 01
2020

En la actualidad, el activo más valioso para los negocios es intangible, ¿cómo convertir los datos en dinero?

Determinar y maximizar el valor de la información debería ser una práctica común en las organizaciones. Aquéllas que no lo hagan estarán desperdiciando el recurso más valioso en la era de la transformación digital. Esto tiene una profunda implicación en la manera en que se gestionan las empresas: deberá incorporarse la economía de la información como un precepto fundamental en la toma de decisiones.

Peter Drucker definió el valor de la información en términos de su relevancia y su propósito. Lo que significa que éste depende del contexto y de la percepción de quien la usa. A la par, es uno de los activos más valiosos y difíciles de valuar. No obstante, su indiscutible importancia, la gran mayoría de las organizaciones no son conscientes de los activos de información que poseen. Resulta desconcertante que al final de cada ejercicio se lleven a cabo inventarios físicos de los bienes muebles y las computadoras, pero nunca de los datos ni de la información disponible. Dice James Price, reconocido economista de la Universidad de Adelaida, dedicado a la valuación de información, que si las empresas gestionaran sus finanzas como administran sus datos, seguramente estarían quebradas.

Gran parte de esta visión sobre los activos se relaciona con lo que tiene un valor significativo desde la perspectiva contable: se valúa porque se reporta en el balance general. Valuar la información y hacerla parte del valor contable de la empresa es un reto que los nuevos tiempos le plantean a la Contaduría.

Concepto
El Diccionario de gestión de datos de DAMA (Data Management Association) define un activo de información como cualquier colección de datos, en cualquier forma o medio, dispuestos en un contexto significativo para los fines de los usuarios. También define gestión de los activos de información como la administración y organización formal de datos por parte de los usuarios, que proporciona contexto y crea activos de información.

Para aclarar qué sí es y qué no es un activo de información, se puede hacer una clasificación como se muestra en los recuadros a la derecha.

Infonomía
Este término es un concepto concebido por Douglas B. Laney a principios del siglo XXI, para expresar el comportamiento y la importancia de la información como un activo económico. Es la teoría, el estudio y la disciplina que afirma la importancia económica de la información. Constituye un marco para que las empresas moneticen, administren y midan la información como un activo real.

Esta nueva rama de la Economía se esfuerza por aplicar principios y prácticas de gestión económica y de valuación de los activos de información. Postula que los datos deben ser considerados una nueva clase de activo, en el sentido de que tiene un valor económico medible y otras propiedades que lo califican para ser contabilizado y administrado como cualquier otro tipo reconocido de activo, y que existen razones estratégicas, operativas y financieras significativas para hacerlo (Laney, 2018).

Métodos para monetizar la información
Lo primero que se viene a la mente cuando se dice “convierte tus datos en dinero”, es venderlos, lo que, en efecto, es una manera de monetización que genera un flujo de efectivo real. Pero si se piensa de una forma más amplia, venderlos es limitar el potencial económico de los activos de información. Existen también métodos indirectos de monetización que implican el uso de datos para reducir costos, mejorar la productividad, aminorar los riesgos, desarrollar nuevos productos, construir y consolidar ventajas competitivas en el mercado.

La mayoría de los casos de éxito de monetización de datos está en programas serios de analítica (analytics): generar conocimiento (insight) a partir de los datos dentro de la empresa, encontrar patrones de comportamiento (ciencia de datos) que promuevan la innovación y analizar grandes bases de datos (big data) para encontrar la mina de oro de las organizaciones.

Si bien aún puede haber espacio para la creatividad humana sobre cómo monetizar la información, los mecanismos para hacerlo están siendo suplantados por la tecnología (Laney, 2018). Y probablemente ahí radica otro problema. David Abbott, CEO (Chief Executive Officer) de la industria de la salud en Estados Unidos de América (EUA), dijo durante una entrevista: “Nuestra tecnología de información está muy avanzada, al punto de que es capaz de entregarnos basura a la velocidad de la luz”. Eso plantea un nuevo reto a las empresas: la gestión de los datos y la información como prerrequisito para monetizarla.

El diccionario de DAMA define gestión de datos como la función dentro de la organización encargada de desarrollar y ejecutar planes, políticas, prácticas y proyectos que adquieran, controlen, protejan e incrementen el valor de los datos. Sin lugar a dudas la información es el activo más valioso con el que cuentan las empresas hoy. Entender su valor económico y monetizarlo es una estrategia de negocio novedosa, imprescindible y crucial. El problema es que la mayoría no mide el impacto económico de la información. Entonces, como lo plantea Laney: ¿Cómo podrían afirmar que la están monetizando? No pueden. Sólo lo sabrían si calculan los beneficios económicos.

Mtro. Christian Vázquez Sánchez
Director de Analítica Estratégica y Gestión de Datos en SSI-Soluciones Software Inteligente
christianvs@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: