Veritas Online

Económico y Financiero

El remanente de Banxico y los apoyos a Pemex

El remanente de Banxico y los apoyos a Pemex
abril 19
08:03 2016

La semana pasada se anunciaron diversas medidas que en general deberían mejorar la situación financiera del país y contribuir a fortalecer la estabilidad macroeconómica, de tal manera que esto permita generar un entorno que ayude a conducir a la economía por un camino hacia un mayor dinamismo en el mediano y largo plazo.

Por una parte, el pasado 11 de abril el Banco de México informó que su resultado neto ascendió a 378,235.8 millones de pesos (mp) durante el ejercicio 2015, de los cuales el Banco Central decidió canalizar 109,142.0 mp a incrementar su reserva de capital y otros 30,000 mp para incrementar la reserva de revaluación de activos. Los restantes 239,093.8 mp, que constituyen el remanente de operación, se entregaron de manera íntegra al Gobierno Federal, como lo marca el artículo 55 de la ley del Banco de México.

La buena noticia al respecto, es que esta será la primera ocasión en que este monto, contabilizado como ingreso no recurrente, tendrá un destino específico sin la posibilidad de utilizarlo, al menos directamente, de manera discrecional en gasto improductivo que no tenga ningún efecto positivo sobre la salud de las finanzas del país.

De acuerdo con los cambios realizados en 2015, la Ley Federal de Presupuesto y responsabilidad Hacendaria en su artículo 19 Bis, señala que del remanente de operación que el Banco de México entere al Gobierno Federal, cuando menos 70% se deberá destinar a la amortización de deuda pública, en tanto que el monto restante se asignará al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios.

De esta manera, en el Boletín de Prensa publicado por la Secretaría de Hacienda en cuanto a la asignación del remanente del Banco de México, indica que del total de los 239 mil millones de pesos (mmp) enterados, 167 mmp, que representa el 70% del total, se utilizarán para re-compra de deuda del Gobierno Federal y para disminuir el monto de colocación de deuda durante el 2016.

Al respecto, el Gobernador del Banco de México señaló que esto podría hacer que la deuda pública disminuyera entre 0.8% y 1.0% del PIB, lo que significaría una excelente señal en cuanto a la disponibilidad de las autoridades hacendarias por hacer lo posible para sanear al máximo las cuentas públicas. Sin embargo, este efecto se daría si el total de los 167 mmp se destinara íntegramente a la recompra de deuda. Pero de acuerdo con la distribución de este monto, solo 103 mmp de emplearán para la recompra de valores gubernamentales, mientras que los otros 64 mmp se utilizarán para que el Gobierno Federal disminuya su colocación de deuda en el mercado local, lo cual no implica el pago de deuda, sino simplemente reduce la posibilidad de aumentarla al incrementar la disponibilidad de recursos. De esta manera, el efecto sobre el total de compromisos del sector público estaría rondando el 0.5% del PIB, porcentaje inferior al estimado por el Banco de México.

Es evidente que reducir la deuda total del sector público en menos de un punto porcentual del PIB es insuficiente, después de que en los últimos cuatro años se ha incrementado en cerca de 10 puntos del producto, 20 veces más que el 0.5% en que podría reducirse este año.

Del 30% restante del remanente, 70 mmp se destinarán al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y 1.7 mmp para pagar aportaciones pendientes a organismos internacionales.

Si bien las señales que se perciben de estas medidas son buenas, es fundamental que la flexibilidad que esto representa para las cuentas públicas se refleje realmente en una asignación eficiente y transparente de los recursos públicos.

En este entorno, un aspecto que preocupa dentro de las finanzas públicas, es la situación de Pemex, que con la significativa caída de los precios del petróleo, quedó en evidencia el desequilibrio estructural que inició desde hace ya varios años. Por ley era imposible que se utilizara parte del remanente de Banxico para inyectarle a la empresa petrolera. Sin embargo, la flexibilidad presupuestaria que generó el ajuste al gasto y el remanente del banco central, permitió diseñar mecanismos para dotar de recursos a Pemex con el objetivo de fortalecer su posición financiera.

El 13 de abril la Secretaría de Hacienda dio a conocer las medidas de apoyo del Gobierno Federal a Pemex, las cuales le darán liquidez por 73.5 mmp y que consisten en: una aportación patrimonial a Pemex por 26.5 mmp y otros 47 mmp que provienen del intercambio de un bono que se le otorgó a la empresa petrolera en 2015 por títulos negociables para el pago de pensiones y jubilaciones.

Adicionalmente, se modifica el régimen fiscal de Pemex que le permitirá una mayor deducción de costos, toda vez que se ajusta el precio promedio del crudo que se utiliza para calcular el derecho que paga al erario, al pasar de un promedio de 3 dólares por barril a 6.10 dólares para lo obtenido en pozos en aguas someras y 8.30 dólares para posos en tierra. Con esto, se estima que al ahorro de Pemex podría ser de 50 mmp. De esta manera, el apoyo total sumaría 123.5 mmp.

Es importante señalar que los apoyos a Pemex están condicionados a que reduzca su pasivo circulante, deuda con proveedores y contratistas en los 73.5 mmp de apoyo directo que recibe por parte del Gobierno Federal. Sin duda, la empresa petrolera tiene un arduo trabajo que hacer en materia de lograr un acuerdo para modificar el contrato colectivo de trabajo que permita una disminución de las obligaciones por concepto de pensiones y jubilaciones en el mediano plazo, además de los avances que logre en el pago de sus adeudos a proveedores, que son parte de las condicionantes de los apoyos que recibe.

Es evidente que se requiere un programa de reingeniería total y reestructura en Pemex, que además contribuya a dar solución al déficit de más de 100 mmp al año en el sistema de refinación. Hasta el momento no hay un programa de alivio para este problema, por lo que no se sabe que pasará con el sistema de refinación, ¿se va a cerrar, a vender sus activos, o a buscar asociaciones?

Hasta ahora la única refinería rentable de Pemex es la ubicada en Deer Park en asociación con Shell, y es probable que esto sea resultado precisamente porque su operación está a cargo de la empresa norteamericana.

La transparencia es un tema fundamental en la solución de los problemas de la empresa petrolera mexicana. Esto viene a colación debido a que se sabe que en 2014 y 2016 se adquirieron dos plantas de fertilizantes, precisamente en momentos en los que la situación financiera era mucho más complicada por la escases de recursos y había otras prioridades de inversión. ¿Por qué se compraron? ¿Para qué se compraron? ¿A quién se le compraron? ¿Fertilizantes? ¿Pemex de nuevo en una actividad privada? ¿Lo decidió el Consejo de Administración? Si bien es cierto que las decisiones se concentran en el Consejo de Administración de Pemex, también es cierto que debe haber total transparencia. Decisiones como estas, el mal uso del patrimonio de la nación, es un crimen grave. Recordemos, el petróleo no es una fuente de ingreso, es patrimonio que debería, en todo caso, convertirse o transformarse en infraestructura, empleos permanentes y generación de riqueza, no es un ingreso para cubrir gasto corriente, es patrimonio que debe ser preservado de una forma u otra.

Seguir canalizando recursos a gasto corriente improductivo y a incrementar la acumulación de pasivos tras años de ineficiencia en la administración de Pemex, simplemente va en contra del principio del gasto público, que debe concentrarse en el bienestar de las familias.

MÉXICO

Después del inesperado repunte que tuvo la actividad industrial en enero, impulsado por el pronunciado incremento que reportó la actividad de la construcción, este sector ahora fue la razón principal de que durante el segundo mes del año el indicador general de producción industrial regresa a terreno negativo.

Datos desestacionalizados del INEGI, señalan que en febrero la actividad industrial del país registró una disminución mensual de 0.1%, con lo que su comparación anual fue de una modesta alza de 0.8%, porcentaje menor en siete décimas de punto porcentual al que reportó el mes previo.

Imagen1

La industria de la construcción fue la principal causa de este comportamiento al reportar una caída mensual de 2.5%, originada principalmente por la baja de 2.9% en el segmento de edificación.

Por su parte, la industria manufacturera tuvo su mejor desempeño en los últimos seis meses al crecer 0.5% mensual, aunque en términos anuales mantuvo su tendencia a la baja al mostrar una alza de solo 1.8%.

La minería, por su parte, se contrajo a un ritmo mensual de 0.2%, en tanto que la generación eléctrica, agua y distribución de gas doméstico, creció 1.2%.

Agenda Económica: Abril

Imagen2

Indicadores financieros semanales

Imagen3

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: